Las gestiones de Tohá con Carabineros para acercarse a la familia del cabo Salazar

Gentileza Carabineros.

La ministra del Interior llegó hasta Concepción en un vuelo que compartió con el propio general director, Ricardo Yáñez. Aunque la familia había rechazado todo tipo de apoyo público del Ejecutivo en el responso y funeral del carabinero fallecido, se estableció un contacto a través de la institución uniformada que permitió el arribo de la autoridad a las exequias.


Hasta las 6.30 de la mañana no había claridad si correspondía que la ministra del Interior, Carolina Tohá, viajara o no a Concepción para participar del responso del cabo Álex Salazar, quien falleció el 14 de marzo, luego de ser atropellado por un conductor en estado de ebriedad. Después de varias gestiones con Carabineros se logró el arribo de la autoridad a las exequias.

El caso se transformó en algo incómodo para el gobierno, más allá de la preocupación que siempre genera la caída de un policía. Este caso es diferente, admiten en el gobierno y Carabineros, a partir de una serie declaraciones cruzadas que partieron el lunes.

Fue el general director, Ricardo Yáñez, quien lanzó primero. “Ya basta, ya basta. Si queremos tener un país seguro, si queremos vivir en paz, entreguemos las condiciones, entreguemos las herramientas y trabajamos juntos porque las normativas y leyes entreguen las herramientas suficientes para que el carabinero salga a trabajar con tranquilidad y pueda tener la certeza de que lo que va a hacer no va a ser cuestionado ni por el Ministerio Público ni por las autoridades”, dijo el lunes 13.

Sus dichos generaron molestia en la ministra del Interior, quien ese día lo llamó para dejarlo citado a una reunión en La Moneda a primera hora del martes donde le pidió explicaciones por estas declaraciones, además de señalarle que no era la forma para plantear este tipo de inquietudes. Sin embargo, a pocas minutos de cerrar la reunión, el cabo que estaba en riesgo vital falleció.

Esto abrió un flaco complejo de resolver, pues justo cuando el gobierno le llamaba la atención a Yáñez, este sufría la pérdida del mártir 1.231 de la institución. En el alto mando de la institución, y más aún en la tropa de los grados más bajos, resintieron el mal timing de La Moneda, y no dejó contento a prácticamente a nadie.

Pero, faltaba un episodio más. La viuda del cabo Salazar se refirió en duros términos al gobierno, descartando que pudiera recibir a sus representantes en la despedida de su esposo: “Yo no confío en este gobierno y lo dije, se lo dije al general director. Los mismos políticos que hoy día nos gobiernan son los mismos que hace años atrás avalaban la violencia, conseguirlo todo a través de la violencia”, sostuvo Marly Victoriano.

Además, agregó que “yo no confío en el gobierno, yo sé que va a quedar allí porque el Presidente no ha tenido los pantalones de venir a dar la cara acá y presentarse y por último ofrecer las condolencias, sino que envía mensajes”.

Un vuelo con el general director

A pesar de estas declaraciones, en el gobierno no quisieron abrir otro flanco, aunque tomaron sus precauciones. La ministra Tohá se acercó la familia del cabo Salazar, a través de la institución uniformada, de manera cuidadosa y respetando la postura que transmitió la esposa del policía fallecido.

Había dos escenarios que se podían dar: ir y protagonizar un tenso encuentro con la familia, pero por otro, si no asistía, la posición de Interior ante Carabineros nuevamente quedaba debilitada. En el gobierno recalcan que Tohá siempre ha participado de estas instancias, desde que llegó a la cartera.

Pero, las dudas persistían. Así lo trasmitió al menos el subsecretario del Interior, Manuel Monsalve, durante la noche del martes 14 de marzo: “Lo que va a hacer (el gobierno) es respetar las decisiones de la familia”. Misma situación que repitió durante esta mañana.

Tohá, en tanto, a las 6.20 de la mañana decía en Radio Cooperativa que “no vamos a entrar en ninguna polémica. Es una persona (la esposa del cabo Salazar) que acaba de perder a su marido y necesita nuestro apoyo, no es una discusión que vamos a dar, menos en este momento. Todos los elementos relativos a la presencia el gobierno se han ido conversando con Carabineros, y así será y se va a definir qué es lo más oportuno, teniendo todos los cuidados con la familia”.

Finalmente, el asunto se destrabó pasadas las 9.00 de la mañana. La ministra finalmente obtuvo una buena señal por parte de Carabineros y emprendió viaje hacia Concepción con el general Yáñez, en el mismo vuelo, dejando -por ahora- las tensiones de un caso que sigue- inquietando a la tropa policial.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.