Tercera PM
Presenta:

Las preguntas clave para entender el camino de Chile hacia la organización del Mundial

El Presidente Sebastián Piñera anunció que el país postulará con Argentina, Uruguay y Paraguay para organizar la cita planetaria de 2030. De inmediato surgen interrogantes.


Chile se sumó a la candidatura conjunta con Argentina, Uruguay y Paraguay para postular a la organización de la Copa del Mundo de 2030.

El Presidente Sebastián Piñera hizo el anuncio oficial durante la tarde del jueves, una iniciativa que de inmediato encontró respaldo desde distintos sectores.

El tramo antes de que la FIFA decida quién albergará la competencia que se desarrollará dentro de 11 años todavía es largo, sin embargo hay una serie de interrogantes que surgen desde ya en torno al anuncio chileno.

¿Cómo se distribuye el financiamiento?
Brasil 2014 costó US$ 12 mil millones, mientras que Rusia 2018, US$ 14 mil millones. ¿Cómo se financia la competencia cuando hay cuatro organizadores? El único antecedente histórico de una sede conjunta fue en 2002, cuando Corea del Sur y Japón fueron los anfitriones. Actualmente, eso sí, todavía persisten las dudas sobre la forma en que se distribuyeron la financiación.

En el caso de la eventual Copa de 2030, entonces, la duda surge natural. ¿Se dividirá en partes iguales el costo total de la operación? ¿Se hará una distribución proporcional a los encuentros que recibirá cada país? Y luego: ¿Cómo se financia el costo interno? ¿Cuánto dinero sale el Estado y cuánto de la ANFP y el fútbol?

¿Cuántos beneficios conllevan un certamen de este tipo?
La fuerte inversión que debe realizarse, a priori, tiene un amplio retorno para cada organizador. El impacto económico justifica el gasto, sin embargo, no ha ocurrido así en todas las ediciones. En Rusia, por ejemplo, tras el torneo que ganó el representativo de Francia destacaron que la repercusión inmediata fue insignificante, aunque valoraron el aumento de los capitales extranjeros que ingresaron al país y que dejaron una ganancia a largo plazo. En Brasil, no obstante, todavía sufren con la imposibilidad de recuperar los recursos invertidos, por ejemplo, en la construcción de estadios, que brillaron en la Copa de 2014, pero que luego se volvieron “elefantes blancos”, abandonados y generando una millonaria merma.

¿Con quién compite Chile?
La única candidatura también confirmada para 2030 es la que encabeza Marruecos. A los africanos se les podría sumar España y Portugal, para formar otra postulación masiva. En el Reino Unido, en tanto, Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte, analizan una candidatura grupal; mismo caso de Grecia, Bulgaria, Serbia y Rumania.

¿Cuáles son los plazos?
Falta más de una década para el Mundial de 2030, sin embargo los plazos transcurren rápido en este contexto. El último antecedente de una asignación de parte de la FIFA fue en junio de 2018, justo antes de la última competencia, disputada en Rusia, donde se oficializó a Canadá, Estados Unidos y México como los organizadores del certamen de 2026. Según esos plazos, el anuncio de 2030 debería efectuarse a más tardar en 2024.

Los países norteamericanos, eso sí, habían anunciado oficialmente su postulación apenas a comienzos de 2017, por lo que el panorama es incierto en este sentido.

¿Cómo se gana el Mundial?
Si algo influye en la asignación de una sede es el lobby y las relaciones públicas. Además de un proyecto que garantice la inversión, la unidad de todos los actores políticos y deportivos para impulsar la iniciativa, y estadios acordes a los estándares internacionales actuales (y un sinnúmero de otras cuestiones de seguridad, vialidad, acceso, conectividad, capacidad hotelera e infraestructura de todo tipo), lo relevante es influir en los que influyen.

Las autoridades, del país y del fútbol, deben demostrar que existe la capacidad organizativa y de gestión para realizar el campeonato y, los cuatro países, deben probar que pueden amalgamar sus voluntades para sacar adelante el torneo más importante de fútbol a nivel mundial.

Seguir leyendo