Legislativas en EE.UU: ¿Un nuevo triunfo de Trump?

Democrats Take Control Of House, And Republicans Keep Majority In Senate In Midterm Elections

Zach Gibson/Getty Images/AFP

Los republicanos mantuvieron el control del Senado y la oposición demócrata recuperó la Cámara de Representantes. Pero esto no significa necesariamente una derrota para el Presidente.


Las elecciones no sólo se ganan por las expectativas, manipulables por uno u otro lado, sino que con los resultados en la mano. Y las cifras no mienten. En los comicios legislativos del martes en Estados Unidos, el opositor Partido Demócrata recuperó el control de la Cámara de Representantes al ganar 26 escaños. A su vez, el Partido Republicano de Donald Trump logró algo no menor: mantener la mayoría en el Senado –con al menos tres escaños más- al propinarle dolorosas derrotas a sus rivales demócratas en estados clave, como Indiana, Missouri y Dakota del Norte.

Tanto demócratas como republicanos intentaban mostrarse como los triunfadores de las legislativas, que repiten lo ocurrido en 2010, cuando Barack Obama perdió la Cámara Baja en las elecciones de medio término, pero mantuvo el control del Senado. Cuatro años después, en 2014, Obama perdió ambas cámaras. Por eso, los demócratas están esperanzados en reproducir esa racha. Además, en cuanto a los gobernadores, los republicanos perdieron siete estados, aunque ganaron en dos lugares que suelen definir las presidenciales: Ohio y Florida.

Y en esto último tuvo mucho que ver Trump, que desplegó decenas de actos partidarios en las últimas semanas de campaña. De hecho, el Presidente republicano viajó dos veces a Indiana, donde su candidato a senador dio vuelta la contienda. Lo mismo hizo en Missouri y Montana. A su vez, los demócratas ganaron en bastiones muy importantes al presentar candidatos del ala más progresista del partido, la que lidera Bernie Sanders, que fue reelecto senador por Vermont.

Por otro lado, estas elecciones lograron una elección récord de mujeres: 111 en la Cámara de Representantes, 27 más que las actuales. Políticos demócratas representantes de minorías étnicas y sexuales también lograron victorias. Pero pese a aquello, se trata de una elección balanceada, sin un ganador claro. Lo que sí, no tuvo lugar la "ola azul" que se esperaba, aunque los demócratas tenían pocas probabilidades de ganar en el Senado, que se renovó sólo en un tercio y en estados donde Trump ganó en 2016.

¿Qué viene ahora? El inicio de la carrera presidencial para 2020, con varias figuras demócratas bien perfiladas, como el caso del ex rockero Beto O'Rourke, que estuvo a un paso de vencer al ex precandidato presidencial Ted Cruz en Texas, un bastión tradicionalmente republicano. ¿Qué temas serán clave en la nueva legislatura? La trama rusa, el eventual debate sobre un impeachment a Trump, el presupuesto, el muro en la frontera con México y la reforma a la salud.

Desde los 90 en adelante, las elecciones de medio mandato se han transformado –con excepciones claro- en un plebiscito para el Presidente de turno. Le pasó a Bill Clinton en 1994, cuando perdió las dos cámaras del Congreso en la mitad de su primera gestión; a George W. Bush en 2006 y a Obama en 2014. Pero Trump tiene por ahora razones para festejar, aunque los estadounidenses hayan enviado una clara señal de que quieren un contrapeso a la Casa Blanca desde el Capitolio.

Comenta