M. Cristina Escudero, la DC de la comisión técnica constituyente: "Lo particular de nuestro proceso es que el Presidente no es protagonista"

CRISTINA ESCUDERO

29.11.2019 ENTREVISTA A LA CIENTISTA POLITICA CRISTINA ESCUDERO FOTO: JUAN FARIAS

La abogada sostiene que, a diferencia de las experiencias recientes de otros países del continente, el gobierno de Sebastián Piñera "no está en la mesa de negociación".




La abogada María Cristina Escudero integró el comité de sistematización del fallido proceso constituyente durante el gobierno de Michelle Bachelet y ha dedicado gran parte de su carrera a estudiar estos fenómenos en América Latina. Hoy representa a la Democracia Cristiana en la comisión técnica que redactará la reforma constitucional para iniciar el camino hacia una nueva Carta Fundamental.

Al respecto, señala que el proceso que se está empezando en el país tiene muchas similitudes con otras experiencias en Latinoamérica, salvo una: la falta de protagonismo del Presidente y del Ejecutivo.

-¿Han sido positivos los recientes procesos constituyentes en América Latina?

-Es difícil medir el éxito de un proceso constituyente. Si es sacar una Constitución y terminar con un texto, todos los países lo hicieron. Si hablamos de contenidos, todos lograron plasmar ciertos anhelos ciudadanos que existían en ese momento. Por ejemplo, en el caso de Colombia, tenían un problema de violencia muy acentuado, pero después del proceso constituyente ese problema de violencia no bajó, aunque sí lograron una institucionalidad más fuerte, porque fue un proceso con mucha legitimidad, lo cual nos habla de que el proceso es tan importante como la Constitución que se tiene que redactar. Si tienes un problema de legitimidad institucional, como en Chile, hay que validar la instancia donde vas a tomar las decisiones más importantes.

-¿Lo que sucede hoy en Chile es comparable con la experiencia de otro país?

-Hay dos similitudes: casi todos esos procesos constituyentes se iniciaron por un reclamo ciudadano de inclusión y que la clase política no logró responder a tiempo, como en Chile, además de un reclamo por una asamblea constituyente. Si hubiésemos hecho en el gobierno pasado, la situación en la que se hubiese dado el proceso constituyente hubiese sido mucho más controlada o más institucional y con menos tensiones.

-¿Hay algo que hace particular el caso chileno?

-Sí, en los otros casos, el Ejecutivo era muy fuerte y fue el que lideró el proceso constituyente. Acá, en este momento hay más un pacto de partidos, y el Ejecutivo no es el que está empujando, y no está al mismo nivel de protagonismo que ha tenido en los otros procesos. La particularidad del proceso constituyente chileno es que el Presidente no es protagonista. No quiere decir que el Ejecutivo no se suba a esto en algún momento, pero todas las iniciativas de participación ciudadana que tuvieron los otros procesos constituyentes, con excepción del argentino, y la instalación de la asamblea constituyente, fueron muy empujadas desde el Ejecutivo.

-¿Y por qué se da esta particularidad?

-Son distintas situaciones. Tenemos  un Ejecutivo con demasiadas dificultades de gobernabilidad en este momento por la agenda de seguridad pública, muy tensionado con los temas del día a día, y porque no fue parte de sus promesas de programa. Entonces, también tiene que innovar en su oferta al país. Ahora, no es un ausencia total, no es que el Ejecutivo esté en contra, porque no lo está, y su sector político está participando y está llegando a los acuerdos. La diferencia del proceso constituyente chileno es que el Presidente no es el que está en la mesa de negociación.

Comenta