Mano derecha de Cristián del Campo, de pasado "scout" y bajo perfil: así es el nuevo provincial de los jesuitas

provincial-jesuita

Gabriel Roblero.

El sacerdote Gabriel Roblero es el menor de cinco hermanos. La nueva autoridad de la Compañía de Jesús pertenecía a la curia provincial de la congregación y conformó el círculo de estrechos asesores y consejeros del provincial saliente, Cristián del Campo.




Un correo electrónico enviado hoy viernes terminó con las especulaciones. Por esa vía, los jesuitas comunicaron que el nuevo provincial de la Compañía de Jesús y sucesor de Cristián del Campo será Gabriel Roblero, sacerdote de 45 años y maestro de novicios de la casa de formación que la Compañía tiene en Valparaíso.

La nominación fue, de cierta forma, sorpresiva. El nombre de Roblero no había trascendido en los últimos días como carta para encabezar la congregación, donde se hablaba de otros sacerdotes, como el delegado del provincial para la prevención de abusos y coordinador del equipo de vocaciones, Francisco Jiménez, y el capellán del Colegio San Ignacio El Bosque, Pablo Castro. 

Pero fue Roblero, el menor de cinco hermanos y exalumno del colegio San Ignacio El Bosque.

El nuevo provincial, quien asumirá su cargo el próximo 2 de septiembre, también participó como asesor en la Comunidad de Vida Cristiana (CVX) en su rama jóvenes y, según relató al sitio web de vocaciones de la congregación, su infancia estuvo marcada por su participación en los scout y por el tenis. 

Roblero es conocido por su "bajo perfil". Esto contrasta fuertemente con el "ethos" de una congregación acostumbrada a tener jesuitas en la primera línea de la opinión publica.  Ciertamente, se dice, no es aquel jesuita "con gran desplante" que se suele imaginar. Roblero es justamente lo contrario. Sus cercanos comentan que es ordenado, metódico, con mucho contenido teológico, de decisiones y pensamientos más bien académicos.

Su estilo "quitado de bulla", sin embargo, es muy valorado al interior de la comunidad jesuita. Sobre todo entre los laicos. Como ejemplo está su paso como asesor eclesiástico de la CVX, uno de los espacios más importantes de la congregación. Ahí le tocó acompañar a jóvenes durante años y su desempeño fue bien evaluado por su capacidad de convocar.

Roblero, a quien definen como un hombre de carácter "reflexivo", es también mano derecha Del Campo, quien encabezó la congregación durante los últimos seis años.

Por lo mismo, se habla de que el Superior General de los jesuitas, Arturo Sosa, apostó por la continuidad al designarlo como provincial.

De hecho, Roblero pertenecía a la curia provincial y junto al resto de los consultores de provincia, Roberto Saldías, Román Guridi y Juan Díazconformó el círculo de estrechos asesores y consejeros de Del Campo. 

Al interior de la Compañía hay una evaluación correcta sobre la forma en que se han enfrentado los casos de abuso sexual que golpearon a los jesuitas, al menos en el último año. Y en el diseño para enfrentar esta situación, Roblero fue un actor protagónico.

Entre los jesuitas cercanos a Roblero y que marcaron su formación inicial están Pedro Labrín, párroco de la parroquia La Santa Cruz, y Eugenio Valenzuela, exprovincial y quien pidió la dispensa del estado clerical este año, tras denuncias de presuntos abusos.

Comenta