No suenan los teléfonos de la oposición: El flanco que Rodrigo Delgado mantiene abierto a dos semanas de su llegada a Interior

Pese a los vínculos de cercanía con varios, en la centroizquierda resienten que a dos semanas de haber asumido no se haya contactado con las directivas de los partidos ni haya estrechado lazos con figuras claves relativas a su cartera. Esto, a pesar de que al asumir aseguró que iniciaría una serie de conversaciones con el sector. La única excepción, dicen, es Fuad Chahin, con quien mantiene una relación de amistad y se reunió el lunes en La Moneda.




“Quiero conversar con la oposición para presentarles cuál es mi forma de trabajar y que conozcan ciertas definiciones, porque uno tiene que predicar con el ejemplo: si uno le pide a la ciudadanía que seamos tolerantes y comprensivos, debemos ser capaces de conversar con todos”. Esa fue una de las primeras definiciones del ministro del Interior, Rodrigo Delgado, a pocos días de asumir el cargo el pasado 4 de noviembre.

Sin embargo, a dos semanas de sus dichos, en la centroizquierda resienten que el nuevo jefe de gabinete no haya tomado contacto con las directivas de los principales partidos políticos y tampoco con las bancadas y comités parlamentarios. La excepción, dicen en el sector, ocurrió el lunes de esta semana, jornada en la que se dio la única reunión que ha sostenido con un timonel de la oposición al recibir en La Moneda a su amigo y compañero en la comunidad palestina, Fuad Chahin (DC).

Y si bien el titular de Interior mantiene una relación con distintas figuras del sector ligadas a su trabajo municipal y su llegada fue bien vista desde la centroizquierda, más allá de Chahin, en las directivas de los partidos aseguran que aún no ha hecho mayores esfuerzos por estrechar lazos ni abrir líneas de comunicación con ellos. Un flanco que mantiene abierto, dicen en el sector, a pesar del poco tiempo que lleva en el cargo.

En ese sentido, en la centroizquierda advierten que su mayor debilidad es la falta de nexos con el Congreso. “No existe”, comentaban el lunes algunos legisladores del sector en Valparaíso, donde destacaban que Delgado aún no se ha involucrado en ninguna discusión relevante.

Por ejemplo, en la centroizquierda subrayan que si bien el 10 de noviembre el ministro viajó junto al Presidente Sebastián Piñera a La Araucanía, tampoco ha tomado la iniciativa para reunirse con los legisladores opositores que representan la zona. “El día que asumió me llamó sólo para saludarme y quedar contactados. Pero nada más, no hemos conversado”, dice el senador Francisco Huenchumilla (DC).

Pese a que en la oposición valoraron su llegada y su sello más “ciudadano”, en el sector manifestaron sus dudas respecto de si su impronta implicaría un cambio en la forma en que el gobierno enfrenta los temas relativos a Interior. “En los 98 días de Pérez nunca hablé con él, en las dos semanas de Delgado tampoco”, dice el senador por La Araucanía, Jaime Quintana (PPD).

La diputada Andrea Parra (PPD) pone un matiz. La legisladora por esa zona asegura que si bien no fue Delgado quien se puso en contacto, ella tomó la iniciativa de pedirle una reunión que podría concretarse esta o la otra semana. “Se mostró súper abierto”, dice, a la vez que subraya que “tampoco podemos pretender que en un par de días el ministro del Interior, sin expertise en este tema, pueda hacerse cargo de toda la problemática que tiene la región”.

Los parlamentarios de las comisiones de Seguridad de ambas cámaras, en tanto, también advierten que el ministro aún no ha abordado con ellos sus definiciones en materias clave como la reforma a Carabineros y a la Ley de Inteligencia, aunque sí ha sostenido un diálogo más directo con el presidente de esa instancia en la Cámara de Diputados, Miguel Ángel Calisto. “No he tenido contacto con el ministro del interior, me imagino que estará lleno de cosas o estará conversando con otras personas”, sostiene Felipe Harboe (PPD), mientras que al ser consultado el senador José Miguel Insulza (PS), quien también integra la instancia, descartó cualquier contacto con Delgado. Pese a esto, el ministro está citado para esta tarde a la Comisión de Seguridad de la Cámara Alta, donde se espera que dé sus primeros lineamientos.

En Interior, en todo caso, sostienen que los primeros días del ministro estuvieron enfocados en armar a su equipo interno, en interiorizarse en los temas propios de la cartera y también en aterrizar lo que será “el trato” con Chile Vamos. De hecho, Delgado los primeros días agendó reuniones con los timoneles de los partidos del bloque y, posteriormente, con los jefes de bancada.

Asimismo, aún está terminando de armar su equipo interno. Como jefe de prensa asumió Adolfo Alcantara, mientras que nombró a Gonzalo Guerrero como jefe de gabinete. Esta semana, además, llegó a Interior Andrés Chacón -quien era el director ejecutivo de la Amuch y trabajaba con Delgado- como jefe de asesores en reemplazo de Gonzalo Arenas. En ese sentido, afirman que ahora el foco estará puesto en agendar citas con la oposición.

En el oficialismo, en todo caso, miran con atención los pasos de Delgado y a algunos les preocupa que mantenga un rol al margen de los temas relevantes de la coalición, por ejemplo, que no esté involucrado en las tratativas del 10%. En todo caso, otros defienden al nuevo secretario de Estado y afirman que es muy pronto para evaluarlo y que continúa en instalación.

Un poco antes del cierre de esta edición el jefe de gabinete de Delgado se contactó con el presidente del PPD, Heraldo Muñoz.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.