Odebrecht ahora complica a Alan García: ¿Otro PPK en Perú?

El secretario de la Presidencia durante la segunda gestión de Alan García fue acusado de recibir US$ 4 millones de parte de la constructora brasileña. La semana pasada, Pedro Pablo Kuczynski fue enviado a prisión por otra línea de investigación del caso que ha remecido a Perú.


En Perú suelen decir que Alan García tiene más de siete vidas: entre 1985 y 1990 lideró un gobierno que llevó al país al abismo, pero en 2006 se convirtió nuevamente en Presidente, con una gestión exitosa; a comienzos de los 90 evitó ser detenido por el régimen de Alberto Fujimori y se autoexilió en Colombia y Francia; también debió reconocer a un hijo extramarital y finalmente la ciudadanía terminó aplaudiendo aquel gesto. Sin embargo, por estos días las cosas comienzan a complicarse para el líder del APRA. Esto, porque la prensa peruana reveló que su secretario de la Presidencia, Luis Nava, recibió nada menos que US$ 4 millones de Odebrecht, el escándalo que la semana pasada mandó a la cárcel a otro expresidente peruano: Pedro Pablo Kuczynski.

“Si me detienen, me detienen pues, aquí estoy”, advirtió el propio Nava, que consideró que los arrestos preliminares -como el que sufrió PPK- se pueden prestar para “abusos y atropellos”. Pero el problema para Alan García es que la investigación contra Nava, que destapó el portal IDL Reporteros, lo salpica de alguna manera, por lo que se estrecha el margen que ha tenido hasta ahora para zafar del caso que también complica a Alejandro Toledo -prófugo de la justicia peruana-; a Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia -que estuvieron nueve meses en prisión- y a Keiko Fujimori, que cumple una condena de 36 meses acusada de lavado de dinero.

De acuerdo con IDL Reporteros, Nava recibió transferencias millonarias de Odebrecht de acuerdo con documentos de la Caja 2 de la empresa brasileña. De esta cantidad, US$ 1,3 millones fueron depositados a la offshore Ammarin Investment Inc., del ex vicepresidente de Petroperú Miguel Atala Herrera. La mayoría de estos montos están relacionados con la construcción de la Línea 1, 2 y 3 del Metro de Lima. “Ante las nuevas denuncias contra los señores Nava y Atala esperaré sus descargos y el interrogatorio y respuestas de Jorge Barata el martes 23 de abril”, escribió durante la mañana Alan García en su cuenta de Twitter.

En el APRA estiman que ahora quieren enlodar a García a través de terceros. “Para nosotros, hay una orientación para llegar a Alan García a través de terceros; hasta este momento no hay una sola sindicación de los brasileños respecto a un gasto ilícito que haya cometido el presidente García a diferencia de otros”, afirmó el dirigente aprista, Omar Quesada. Aunque hasta ahora no se han encontrado pruebas directas que compliquen al ex jefe de Estado (2006-2011), el caso Odebrecht y sus derivados han golpeado su imagen. Y más aún, tras apuesta fallida de refugiarse en la embajada de Uruguay en Lima, estrategia que no le dio resultado.

Según el diario limeño La República, “el Ministerio Público maneja la tesis que Alan García habría recibido dinero de la constructora Odebrecht para su campaña presidencial de 2006. Esto según la declaración de Jorge Barata y la evidencia de aportantes falsos en dicho proceso electoral”. Por esa causa (“aportes a la campaña electoral”) se está investigando la figura de “lavado de activos” y García tiene impedimento de salir del país. El “aporte” de la empresa brasileña habría sido de US$ 200 mil. En paralelo, por el “caso Metro”, los supuestos delitos investigados son por tráfico de influencias, lavado de activos y colusión agravada. Por este caso, el expresidente también tiene prohibido abandonar Perú. En ambos casos el fiscal al mando es José Domingo Pérez.

Seguir leyendo