Oh, Susana: Los daños que los medidores dejaron en la ministra

Imagen RUTA ENERGÉTICA 2018-202227109

La exministra de Energía, Susana Jiménez, junto al Presidente Sebastián Piñera.

La crisis desatada por la polémica de los medidores inteligentes dejó al gobierno de Sebastián Piñera con una considerable merma en su aprobación ciudadana. Sin embargo, la ministra de Energía, Susana Jiménez, fue la cara visible del problema.




El porrazo en bicicleta fue el 16 de abril.

Cuando la polémica por quién pagaría los nuevos medidores inteligentes de la luz -si los usuarios o las empresas- estaba en su momento más álgido, la ministra de Energía, Susana Jiménez, sufrió un accidente que la dejó en la clínica por lesiones menores y con licencia médica.

Dos días después de la caída, y a pesar de estar recuperándose, Jiménez recibió un llamado directo del Presidente Sebastián Piñera. En esa conversación, se le habría pedido que realizara un anuncio para intentar apagar el incendio de los medidores inteligentes, el cual recién esta semana se pudo controlar.

El llamado del Mandatario, durante su licencia médica, refleja una de las críticas que se han hecho tanto del oficialismo como de la oposición respecto del manejo del gobierno en los medidores inteligentes. Sobre todo, del protagonismo que adoptó Presidencia y el Segundo Piso en el asunto y cómo se expuso a Jiménez para aplacar las críticas.

"El gobierno ha sido poco claro con el tema de los medidores inteligentes. Se han realizado múltiples anuncios con el objeto de dar una solución a este problema sin que éstos sean soluciones efectivas. Hay que dilucidar qué tanta responsabilidad tiene la ministra en esto, aquí más bien yo creo que hay una falta de voluntad del gobierno y poco espacio para que el ministerio de Energía contribuya a una solución clara", dijo el senador, presidente de la comisión de Energía, Álvaro Elizalde.

De hecho, no fue casualidad que algunos parlamentarios oficialistas, como el senador Manuel José Ossandón (RN), pidieran la salida de Jiménez del gabinete a mediados de abril.

La cercanía de Jiménez con Piñera se habría fortalecido durante la campaña presidencial cuando ésta asumió como macrocoordinadora del programa de gobierno. Según se dijo en ese momento, llegó a ese puesto por su currículum y por su cercanía con el ex ministro Cristián Larroulet, forjada en Libertad y Desarrollo. Desde ahí, se le apunta como una de las ministras sectoriales más cercanas al Presidente.

Cuestión de olfato

Pero, ¿cómo quedó la ministra de Energía tras dos meses de polémica? Dirigentes de Chile Vamos creen que el tema de los medidores ya está zanjado, pero que Jiménez quedó debilitada. A pesar de eso, no ven razones para que salga del gabinete en el corto plazo.

"La ministra tiene gran expertise en la materia, pero no supo dimensionar el efecto político que iba a causar esta medida. Alguien con más olfato político habría hecho lo mismo que se hizo, pero un mes antes", señaló la senadora y presidenta UDI, Jacqueline Van Rysselberghe.

Más allá si desde el gobierno se expuso más de la cuenta a la ministra, las críticas a su gestión se vienen dando desde antes del tema de los medidores. En la industria energética, por ejemplo, que incluye a las distribuidoras, ven a Jiménez como una ministra "bien técnica" pero "desconfiada". Ese último punto tendría que ver que solo escucharía a su estrecho círculo de asesores, en su mayoría jóvenes.

El lunes 29, en tanto, fue la propia Jiménez quien anunció que se devolverá el dinero a quienes se les había alcanzado a cobrar los medidores nuevos y que el cambio del aparato será voluntario. Sin embargo, la merma en las encuestas, y que tiene a Piñera con un 50% de desaprobación promedio en varias mediciones, ya estaba hecha.

"El gobierno completo, en el principio de este tema, tuvo problemas en el manejo comunicacional, en la forma de abordar este punto y la ministra Jiménez no podía ser la excepción. Pero finalmente ella ha sido parte de la solución del problema", dijo el diputado Mario Desbordes, presidente de RN.

Lo que se viene

A pesar de que el ministerio de Energía no tiene incidencia directa en este tema, el alza de los precios de la luz -que se debería concretar en los próximos días- podría volver a poner el foco de críticas en Jiménez. Esto, porque el aumento, según estimaciones, llegaría a un 18% en las cuentas de la luz.

Por otra parte, durante la semana pasada, el ministerio de Energía entró en una nueva polémica, esta vez con el sector de energías renovables, luego de que la cartera anunciara una modificación del decreto que fija una ganancia mínima para las pequeñas centrales de energía limpia.

Este último tema, en tanto, se da luego de que el Ejecutivo diera a conocer el consejo presidencial de la COP25, la cumbre por el cambio climático a realizarse en Chile en diciembre. De hecho, muchos han notado la poca relevancia que se le ha dado a la cartera en este tema, en desmedro de Medio Ambiente o Ciencia.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.