Palma Salamanca: La inminente resolución del asilo en Francia

Autor: Ivonne Toro

El exfrentista Ricardo Palma Salamanca.

Hoy la justicia francesa volvió a aplazar la audiencia que revisaría su extradición a Chile, para cumplir condena por el asesinato de Jaime Guzmán. El ministro de Justicia, Hernán Larraín, admitió su preocupación. Adujo que estos procesos en el extranjero "dificultan que en Chile se haga justicia".


Estaba en tercero medio en el Colegio Latinoamericano cuando el 28 de marzo de 1985 se produjo el secuestro de Santiago Nattino, Manuel Guerrero y José Manuel Parada. Ese día, Ricardo Palma Salamanca vio conmocionado la abrupta y violenta intervención de los agentes que ingresaron a la fuerza, en una station wagon Opala sin patente, tomaron a Guerrero y Parada e hirieron a quemarropa al profesor Leopoldo Parra. La madre del “Negro”, Mirna Salamanca, contó en una entrevista con The Clinic que este hecho lo marcó. Ella lo había dejado poco antes en clases y volvió  al colegio al enterarse de lo ocurrido: “Ricardo me abrazó fuerte cuando lo encontré. Estaba exaltado, su mirada estaba llena de rabia (…) Ese día en Ricardo cambió algo. Pensó que no se podía quedar con las manos cruzadas y debía actuar. Y así lo hizo”.

El presenciar la detención ilegal, que culminó con los profesores degollados, habría sido decisivo para que el joven ingresara al Frente Patriótico Manuel Rodríguez y seis años más tarde se convirtiera en uno de los protagonistas del crimen del senador UDI Jaime Guzmán Errázuriz. Por este hecho, Chile solicita la extradición del exfrentista, que fue aplazada hoy a la espera de que se resuelva su petición de asilo humanitario en Francia. Esto último estaría, según confirman fuentes ligadas a Palma Salamanca a La Tercera PM, ad portas de ser concedido, aun cuando hace un par de días el propio Presidente Piñera habló sobre el caso con su par francés, Emanuel Macron.

La condena

Según la investigación realizada en Chile, y que sustenta la petición de extradición a Francia, Palma Salamanca fue uno de los autores material del asesinato de Guzmán Errázuriz el 1 de abril de 1991, aunque en la planificación realizada con el organismo subversivo, según se consigna en la investigación, su rol debía limitarse a la vigilancia. Por este delito, el secuestro de Cristián Edwards y el ajusticiamiento de agentes, está condenado en Chile 30 años de prisión y dos cadenas perpetuas.

Cumplió condena tras su detención en 1992 en la Cárcel de Alta Seguridad, desde donde se fugó en helicóptero en 1996 para vivir en la clandestinidad. Su última identidad conocida fue Esteban Solís Tamayo. Con este nombre, vivía hasta el año pasado en México donde ejercía como especialista en el rubro del arte, vendiendo pinturas y realizando exposiciones en galerías especializadas. Colaboraba, además, como fotógrafo con la revista Espiral, dirigida por Ramón Guerra, la identidad que utilizaba Raúl Escobar Poblete, el “comandante Emilio”, quien el 9 de junio de 2017 fue detenido en ese país en el marco de una investigación por secuestro. En febrero de este año, Esteban Solís, alertado por la detención de Emilio, partió a Francia. Allí fue detenido y el Gobierno chileno inició los trámites de extradición. Allí,también, volvió a ser Ricardo Palma Salamanca.

Hoy la Corte de Apelaciones de París resolvió aplazar la audiencia sobre esta materia. Es segunda vez que esto ocurre, luego de que los magistrados suspendieran en marzo, por “motivos internos de la Corte”, el procedimiento.
Esta vez, el abogado del exfrentista, Jean Pierre Mignard, pidió esperar a que la Oficina de Protección de Refugiados y Apátridas (OFPRA) se pronuncie sobre la petición de asilo del exfrentista, su ex pareja Silvia Brzovic y sus hijos. La OFPRA cerró en julio de este año la ventanilla de entrega de información sobre este caso y se estima que la decisión en primera instancia se conocerá en los próximos días.

La determinación descolocó al Gobierno. Hace unos días, en su gira el Presidente Sebastián Piñera le había comentado a su par, Emmanuel Macron, la relevancia que la causa tiene para Chile. El ministro de Justicia, Hernán Larraín aseveró que “siempre vemos con sorpresa que hay cierto tipo de investigaciones que se llevan adelante en el extranjero que dificultan que en Chile se haga justicia (…) esperamos y confiamos en que la justicia francesa va a acoger lo que los tribunales chilenos le han solicitado”.

La confesión

Palma Salamanca, a través del Comité Pro Asilo, envió hoy una declaración en que asegura que el proceso judicial que se siguió en Chile en su contra estuvo viciado. El ex frentista dice que estuvo detenido y desaparecido durante varios días, “siendo negando a familiares e instancias de derechos humanos. A los 9 días de detención, fue visitado por abogados de derechos humanos conociéndose recién mi ubicación”. Recalca que fue asediado e insultado.

En esas circunstancias, habría confesado su participación en la muerte del senador. En un testimonio de 16 páginas -que finalmente no firmó por recomendación de su abogado- detalla que intentaron interceptar a Guzmán en Campus Oriente de la Universidad Católica, pero él se percató de su presencia, por lo que lo interceptaron en la calle:

“Al cabo de algunos minutos, vimos salir por la puerta del estacionamiento el automóvil Legacy de color gris metálico, en que se movilizaba habitualmente el Senador, el cual vira hacia el poniente por Battle y Ordoñez, aproximándose hacia el paradero, a poca velocidad, lo que nos permite darnos cuenta que en su interior viene Guzmán, sentado al lado del conductor. Cuando a esta misma velocidad el vehículo se encuentra casi frente a nosotros, desenfundamos nuestras armas y nos adelantamos del resto de la gente hacia el automóvil, al mismo tiempo, quedando yo ubicado más al poniente y enfrentando en diagonal al vehículo, mientras que Emilio, separado de mí como a un metro, más hacia el oriente, enfrenta la ventana del copiloto, momento en el cual adoptamos posición de tiro, empuñando las pistolas con ambas manos y disparamos contra el objetivo, a la vez que el vehículo continúa su marcha. Recuerdo haber disparado, aproximadamente seis tiros, al igual que Emilio, salvo que éste, una vez que se aleja el auto y mientras atravesamos Battle y Ordoñez, efectúa unos disparos al aire. Seguidamente corrimos por Regina Pacis hacia el lugar donde estaba estacionado el taxi, el que abordé por el lado del copiloto, mientras que Emilio se sentaba al volante”.

La confesión sin rúbrica quedó consignada en el expediente. Allí figura que Palma Salamanca habló frente al detective Jorge Barraza, el excomisario de la PDI que estuvo a cargo de la Brigada Investigadora de Organizaciones Criminales y que falleció esta semana procesado en una causa de derechos humanos, y con el mito de haber sido policía clave de la transición.

Seguir leyendo