Partituras chilenas: los compositores nacionales que destacan en el mundo

FOTOS-COMPOSITORES-CHILENOS

Javier Farías, Andrian Pertout y Carlos Zamora son tres de los compositores chilenos que destacan en el extranjero.

Los tres nacieron en Chile y sus obras son permanentemente interpretadas en el mundo. Todos viven de la composición; sus lenguajes son distintos y tienen una nutrida agenda de estrenos. Conozca a los tres compositores más programados en el mundo: Andrián Pertout, Javier Farías y Carlos Zamora.


Uno vive en Australia, el otro en Estados Unidos y el tercero, está haciendo un doctorado en Inglaterra. Los tres viven de la composición y sus obras son permanentemente interpretadas en los más disímiles sitios del planeta. Conozca a los compositores chilenos más programados en el mundo.

Andrián Pertout (Santiago, 1963) reside en Melbourne desde 1972, y es presidente de la Liga de Compositores Australianos. Durante el año pasado, se presentaron 30 obras suyas en una decena de países. Su catálogo supera las 200 obras, y su música ha sido tocada en 47 países. Las más interpretadas son Navigating the Labyrinth, para orquesta de cuerdas, L'Assaut sur la Raison, para orquesta sinfónica, Sonus Dulcis, de cámara, y Exposiciones, para piano de juguete. También le han encargado más de 30 piezas para documentales, cortometrajes, videojuegos y espectáculos en vivo.

Además de componer, desarrolla investigaciones sobre las conexiones entre las matemáticas, la ciencia y la música. "Lo intelectual es muy importante para mí, pero siempre busco que mi música se conecte, con el público o con la orquesta. La emocionalidad le da sentido musical a una partitura", dice Andrián Pertout, desde Melbourne.

"Mi lenguaje es ecléctico, porque algunas cosas son muy experimentales y otras son un poquito más accesibles. Nunca me meto en un camino derecho, siempre estoy explorando ideas. Para mí la estética es una cosa abierta", profundiza.

Actualmente, el chileno está componiendo una obra para el Festival de Tashkent, que le encargó la Sinfónica de Uzbekistán, y en mayo la Sinfónica Simón Bolívar estrenará otra comisión que le hicieron. Su vínculo con Chile jamás lo ha perdido: el año pasado le estrenaron aquí El amor a la sabiduría, y Hacia los vientos norteños, homenaje a Jorge Peña Hen, y en noviembre hará con Luis José Recart la segunda edición del festival Puente Interoceánico.

"No es fácil vivir de la composición, pero lo sigo intentando. Afortunadamente todos los años me encargan obras, y además uno se apoya en otros proyectos", cierra Pertout.

Javier Farías (Santiago, 1973) ganó el primer lugar en los concursos de composición "Michele Pittaluga", "Andrés Segovia" y "2 de agosto", sus obras han sido grabadas en 24 discos y reside en Washington desde 2012.

Durante el año pasado, fueron interpretadas 15 piezas suyas en Chile, y 50 en el resto del mundo. Con un catálogo de 80 obras, desde obras para guitarra sola hasta orquestales, hay dos emblemáticas. Una es la Sonata para guitarra, con la que ganó el concurso Michelle Pittaluga. "La considero como mi obra para guitarra mejor lograda. La hice hace quince años y todavía no logro superarme", reconoce Javier Farías, desde Washington.

Otra emblemática es Arauco, por fuerte, principal y poderosa, que dio a conocer con el influyente Ensamble de Guitarras de Chile, que él fundó en 2007.

"El 2 de Julio estaré presentando mi obra Andean Suite junto a Apollo Chamber Players en Houston, y el Cuarteto Latinoamericano y Alturas Dúo van a estrenar una suite en homenaje a Blanca Varela en Estados Unidos, en diciembre", adelanta Farías. Asimismo, el 31 de marzo en el Municipal de Santiago Romilio Orellana tocará su obra La Paloma Volará.

"Vivo de la composición, pero en este momento también estoy haciendo varios proyectos con guitarra eléctrica, como intérprete", apunta. El más grande es Along Walk, una serie de composiciones principalmente corales, que creará a partir de relatos de inmigrantes que han entrado a Estados Unidos.

"Yo no haría música si no logro conseguir despertar emociones. Es mi objetivo principal", confiesa, y reconoce: "Yo creo que sí hay rasgos chilenos en mi música. Cuando compongo desde la guitarra en general siempre aparecen elementos que vienen de donde yo soy. Muchas veces aparecen sonidos y ritmos propios de la cultura musical chilena o latinoamericana en general".

Carlos Zamora (Calama, 1968), está en York, Inglaterra, terminando un doctorado. Ha compuesto desde 1987, y posee un catálogo de 90 obras, el 90% de ellas estrenadas. Tiene piezas de cámara, sinfónicas, sinfónico-corales y operáticas. El año pasado, se interpretaron 45 obras suyas, en Latinoamérica, Estados Unidos y Europa.

Algunas de sus obras son verdaderos clásicos: Tres Zikuris Atacameño, Tenebrae Factae Sunt, el Cuarteto de Cuerdas N°2 y sus Quintetos de Vientos. Pero la que más ha sido interpretada, sin duda, es Víctor Jara Sinfónico: todos los años se presenta, por lo menos dos o tres veces, en algún lugar de Chile.

El año pasado, cinco mil personas asistieron cuando la Nueva Orquesta Nacional —formada por la primera generación de la Sinfónica Nacional Juvenil— la interpretó el 10 de noviembre en la plaza del GAM. "También se tocó en Villa Francia, Renca, Coquimbo y Talca. Algunas de esas funciones estaban programadas, pero se multiplicó a mil por el estallido social. Eso me llena de alegría, porque no estando yo en Chile, fue una manera de estar presente", comenta Carlos Zamora, desde York. Las funciones continuaron, y las hubo en el Museo de la Memoria, y en el Teatro Nescafé, por ejemplo.

Asimismo, la comisión que le hizo el colectivo Femme Vocal, de una versión para coro femenino a cappella de la Cantata Santa María de Iquique, no sólo se estrenó el año pasado, sino que fue repuesta cinco veces, en el contexto de las movilizaciones.

Él mismo había venido un poco antes, a conducir un concierto por la paz, en el cual dirigió a 170 músicos en dos obras suyas de gran formato: In Memoriam Víctor Alarcón y Un canto por la paz, un estreno absoluto.

Para este año, se programó en Toronto su Cantata por la Paz y Víctor Jara Sinfónico, pero además, en junio se estrenará en Moldavia su Concierto para clarinete y cuerdas. Además, el 15 de abril se presentará en Santiago su Concierto para oboe y cuerdas, y hoy mismo, en York, James Redelinghys le estrenó Cinco Compases para Clarinete.

Comenta