Tercera PM
Presenta:

Pasada de cuentas en el PS: Diputado Díaz acusa “operación” de mesa de Elizalde por intento de pasarlo al Tribunal Supremo

El caso amenaza con detonar un conflicto en la plana mayor del Partido Socialista, donde es archiconocida la rivalidad que enfrenta hace décadas al congresista con el senador y jefe del colectivo, Álvaro Elizalde. Animadversión que recrudeció en mayo del 2015, cuando la entonces Presidenta Michelle Bachelet reemplazó a Elizalde en la vocería de Gobierno precisamente por Díaz.


Se podría decir que ya estaba advertido desde el mismo día que fracasó la acusación constitucional contra los tres ministros de la Corte Suprema: que lo iban a pasar a instancias disciplinarias del partido por la excusa que dio para no ir a votar. El asunto fue comentado esa misma noche en la bancada de diputados socialistas, y finalmente ayer dirigentes de la V Región pidieron al Tribunal Supremo abrirle un expediente a Marcelo Díaz.

El caso amenaza con detonar un conflicto en la plana mayor del Partido Socialista, donde es archiconocida la rivalidad que enfrenta al congresista con el senador y jefe del colectivo, Álvaro Elizalde. Ambos arrastran una enemistad hace años, pese a lo cual pudieron pactar una tregua que permitió a Díaz integrar como vicepresidente la mesa que preside el senador por El Maule.

Con todo, con el correr los meses ambos no han logrado echar cal a su antigua animadversión. Ésta se remonta hace décadas, y recrudeció en mayo del 2015, cuando la entonces Presidenta Michelle Bachelet reemplazó a Elizalde en la vocería de Gobierno precisamente por Díaz. Quienes fueron testigos recuerdan que el primero se enteró de la decisión cuando vio llegar a su adversario a Palacio.

Al parlamentario se le imputa haberse pareado y no haber votado en ese caso por hacer un viaje al extranjero para asistir a un matrimonio, que fue la versión que circuló profusamente esa noche en el comité PS. En el registro de permisos sólo quedó consignado -en todo caso- que el diputado se acogió a la causal “permiso por motivos particulares sin goce de dieta”. Caso distinto, por ejemplo, es el del diputado del mismo partido Raúl Leiva: “Misión oficial con aviso de salida del país”.

La situación de Díaz quizás podría haber pasado inadvertida en otro escenario, pero además esa misma noche el también diputado PS Marcelo Schilling rompió su pareo sin previo aviso y votó, lo que permitió rechazar la cuestión previa y prolongar la contienda hasta la votación de fondo, que a la larga se perdió por cinco votos. Aunque hubo diputados DC y PR que votaron en contra en este último caso, de no haber existido pareos el desenlace pudo haber sido mucho más ajustado.

Eso mismo fue lo que le costó críticas esa noche en su bancada, las que manifestó, entre otros, el diputado Fidel Espinoza. El escrito -firmado por Consuelo Pizarro, presidenta regional Valparaíso del PS e integrante de la comisión política del partido, y dos de sus antecesores, Nicolás Venegas y Tomás Vásquez– denuncia que “como se ha sabido públicamente esta ausencia estaría asociada a un viaje de descanso, vacaciones de Fiestas Patrias, lo que sin duda genera gran molestia en nuestra militancia”, y recalca que en dicho juicio político “nuestra bancada, salvo el diputado Díaz, tuvo una destacada participación acrode con el compromiso permanente del PS con la defensa y promoción de los derechos humanos”.

El escrito además recuerda que “el diputado Díaz fue respaldado el año recién pasado en su candidatura, pese a estar declarando como imputado en una investigación por mal uso de fondos públicos, en el marco de la investigación que afecta al ex ministro Jorge Insunza”.

Y cierra pidiendo al TS que “abra un expediente tendiente a clarificar todos estos lamentables hechos y tome las medidas disciplinarias pertinentes a finde enviar una clara señal del compromiso de las y los socialistas con los derechos humanos y quede claro que la conducta del diputado es personal y no representa a las y los militantes del partido”.

“La directiva intenta ahogar cualquier opinión divergente”

Enterado de las acusaciones, el diputado manifestó a La Tercera PM que “no me cabe ninguna duda que esta es una operación digitada desde la propia Mesa del Partido Socialista, que intenta ahogar cualquier opinión divergente. Pero me siento completamente tranquilo con mi conducta pues respaldé desde un comienzo la acusación constitucional, estuve presente en la Conferencia de Prensa en la que se dio a conocer y en diversas entrevistas señalé que toda la Bancada Socialista estaba respaldando sin matices tal acusación”.

Añadió que “desafortunadamente se mantuvo en el aire la fecha de votación hasta casi el final. De hecho, hasta el día martes del Presidente a cargo de la comisión encargada de analizar la acusación le informó a la bancada que se votaría el día viernes 14 de septiembre. Ante esa incertidumbre opté por parearme para asegurar, tal como ocurrió, que mi eventual ausencia no influyera en el resultado de la votación, lo que en efecto así ocurrió. Recién el día miércoles 12 se informó que la votación tendría lugar el día siguiente”.

Dice que ante tal hecho “procuré, desafortunadamente sin éxito por las fechas de que se trataba, postergar mi partida lo que fue imposible por la falta de disponibilidad de espacios en los vuelos”. Y luego remarcó que “la acusación constitucional no se perdió por mi voto sino que fue derrotada por un amplio margen, lo cuál me confirma que detrás de esta presentación lo que hay es una operación política destinada a dañarme por parte de los que penalizan constantemente el debate al interior del PS”.

¿Se viene nuevo round?

Consultado Elizalde, se excusó de hacer declaraciones de momento ya que aún no conoce la presentación. En todo caso, en su círculo desestiman toda intención como la que denuncia el diputado, insisten en que no han tratado el tema en la directiva y recuerdan que si fuera por eso no habrían pactado con él para que integrara la mesa.

Las posibilidades de que este conflicto no siga escalando son exiguas. Pasado mañana sábado hay pleno del Comité Central del PS, y allí , Díaz tiene contemplado volver a insistir que se transparente la información financiera respecto de gastos del partido, concretamente el balance y ejercicio financiero del últim0 año.

En julio último, Díaz firmó una carta dirigida a Elizalde y Santander junto a otros disidentes de la mesa -como Gonzalo Durán, Ernesto Águila, Michelle Peutat, Carmen Andrade, Jaime Pérez de Arce y otros-, en la que pidieron “información detallada sobre gastos en honorarios, con indicación del nombre de quién o quiénes han emitido boletas a nombre del Partido, señalando el monto de cada una de ellas, su fecha de pago y la información relativa a los servicios prestados y la fecha de la realización de los mismos. Todo ello en atención a la reciente rendición del Partido ante el Servel”.

También solicitaron “antecedentes relativos a adquisiciones y compras del Partido, con indicaciones de los proveedores” y la “inversión del último año en regiones así como en compra, reparación y arriendos de sedes”. Díaz cree que la solicitud de pasarlo al PS es una vendetta en respuesta a estas demandas.

Seguir leyendo