Regulación de precios de medicamentos

Como gremio de la innovación farmacéutica estamos totalmente de acuerdo con una política de regulación de precios de los medicamentos bajo un esquema de cobertura, donde esta regulación sea un pilar de contención de gasto fiscal.




En el marco de lo que será la discusión sobre el derecho a la salud que se llevará a cabo en la Convención Constitucional cabe preguntarse ¿cómo podemos avanzar hacia una salud más solidaria y equitativa en Chile?

En medio de la pandemia, hemos sido testigos de un ejemplo concreto de cómo una política pública de salud que se basa en la equidad logra resultados exitosos, poniendo a disposición de toda la población el acceso a la vacunación, sin discriminación por capacidad de pago y protegiendo a todos de manera equitativa.

Tal como los programas de vacunación, los medicamentos son también un pilar fundamental del derecho a la salud. Precisamente, hoy se discute en nuestro país un proyecto de ley que, bien intencionado, busca regular los precios de los medicamentos para su acceso a los ciudadanos, pero sin considerar que al igual que las vacunas, los medicamentos son parte esencial del acceso a la salud y, por lo tanto, esto no puede depender de la capacidad de pago de las personas y sus familias.

En esta materia es clave mirar la experiencia comparada de los países que han avanzado en establecer un sistema en los que los medicamentos se encuentran regulados con el objeto de mejorar la salud y la calidad de vida de la población, a través de la cobertura de todos los medicamentos: innovadores y genéricos bioequivalentes con altos estándares de calidad.

Como gremio de la innovación farmacéutica estamos totalmente de acuerdo con una política de regulación de precios de los medicamentos bajo un esquema de cobertura, donde esta regulación sea un pilar de contención de gasto fiscal. De modo que los medicamentos sean parte de los seguros públicos y privados de salud y no dependa su acceso del ingreso individual, tal como ha sido el proceso de inmunización, donde fue el Estado el garante de una vacunación universal.

Hoy resulta fundamental la construcción de políticas públicas que abran paso hacia un sistema de salud más solidario y equitativo, que garantice el acceso a medicamentos a todos por igual. La innovación farmacéutica no tiene sentido si no llega a las personas que lo necesitan por depender de su capacidad de pago. Desde la Cámara de la Innovación Farmacéutica hacemos un llamado a todos los actores a colaborar en este objetivo, que creemos que es posible, si diseñamos una regulación que aborde y solucione el problema de fondo de este debate: el acceso a cobertura universal con una debida regulación de precios como política de contención del gasto fiscal.

* La autora es vicepresidenta de la Cámara de la Innovación Farmacéutica – CIF Chile

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.