Residencias sanitarias: 210 mil personas egresan en 10 meses y hoy tienen ocupación de 72%

El tiempo promedio de espera desde la solicitud hasta el traslado a nivel nacional es de 28,8 horas.

Establecidas para que casos confirmados o sospechosos puedan aislarse, el promedio diario de llamadas que recibe el Ministerio de Salud solicitando cupos es de 1.588. Actualmente hay 207 residencias en todo el país -el mayor número desde que comenzó la pandemia- y el tiempo de espera para ser ingresado es de 28,8 horas aproximadamente.




Cinco días después de haberse contagiado, a mediados de febrero, Angélica Ruiz (51) decidió contactar a la línea telefónica 800 726 666, habilitada por el Ministerio de Salud (Minsal), para que las personas puedan solicitar un cupo en una residencia sanitaria si son casos confirmados o sospechosos de Covid-19. Llamó un jueves y ese mismo día por la tarde fue trasladada en un móvil a un hotel en Providencia. “Fue la mejor opción para no estar con el miedo de contagiar a los demás, vivo con dos adultos mayores”, comenta. Estuvo 10 días y luego fue dada de alta, pues presentó un PCR negativo.

Las residencias sanitarias son recintos hoteleros que cuentan con habitaciones con baño individual para que cada residente pueda cumplir con su aislamiento, el cual puede durar hasta 14 días. Según el conteo del Minsal, desde julio de 2020 hasta abril de 2021 han egresado 210.309 personas de ellas. Solo en abril el Minsal recibió 9.528 llamadas a nivel nacional para solicitar un cupo, o sea, un promedio diario de 1.588 llamados.

Hoy el sistema está en su máximo. A lo largo del país existen 207 residencias habilitadas en hoteles y hostales de diferentes categorías, de las cuales 24 están dentro de la RM. Se trata del mayor número desde que comenzó la pandemia. En la última semana cuatro residencias se han inaugurado en las regiones del Biobío, La Araucanía, Arica y Parinacota y del Maule. “Estas permiten aislar de forma segura a los casos positivos, probables y a los contactos estrechos que no cuentan con las condiciones necesarias en su hogar, evitando así los posibles contagios y frenando los brotes. Este fortalecimiento tiene como objetivo cumplir con la alta demanda que se ha presentado las últimas semanas”, explica la encargada nacional del Programa Residencias Sanitarias, Camila Gotelli.

A partir de julio de 2020, cuando la pandemia se encontraba en el peak de su primera ola, las residencias pasaron de estar administradas por la Subsecretaría de Redes Asistenciales -entonces encabezada por Arturo Zúñiga- a quedar en manos de la Subsecretaría de Salud Pública -que dirige Paula Daza-. Desde entonces, se contabilizan 10 meses de la estrategia, pese a que estas dependencias comenzaron a operar en marzo del año pasado. El cambio de gestión se generó luego de que Contraloría y el Ministerio Público abrieran una investigación ante eventuales conflictos de interés en los contratos que se celebraron entre las residencias y el Minsal, las que derivaron en un duro informe que publicó la entidad que comanda Jorge Bermúdez en febrero de este año.

El informe criticó la gestión de Zúñiga: planteó que hubo una muy mala administración, tildándola de “caótica y descontrolada”, y que no hubo aplicación de criterios parejos y uniformes. El exsubsecretario defendió la iniciativa: “Es un poco mezquino para todo lo que estamos viendo”, dijo en febrero.

Según el reporte diario del 2 mayo del Minsal, a la fecha existen 14.886 camas totales en las residencias, las cuales están ocupadas en un 72% a nivel nacional. Además, en las residencias se preparan cuatro comidas al día, hay televisión de cable y acceso ilimitado a internet. El personal de salud también está disponible las 24 horas y realizan controles de signos vitales al menos dos veces al día. En caso de ser necesario, el residente puede ser derivado a un centro de salud si presenta una complicación médica.

Desde hoteles cinco estrellas a moteles

De las 14.886 disponibles en las residencias, 3.168 están disponibles.

El 4 de abril, María Jesús Heisele (23) regresó de Estados Unidos y fue derivada a un hotel de tránsito para cumplir con su aislamiento obligatorio hasta el 9 de abril. Ese día, al enterarse de que hubo un caso positivo en su vuelo, estuvo más de dos días sin saber si sería trasladada o no a una residencia sanitaria. Finalmente fue derivada al hotel de cuatro estrellas Plaza El Bosque, ubicado en Las Condes. Hospedarse ahí por una noche cuesta más de 80 mil pesos, pero Heisele no tuvo que pagar, pues las residencias sanitarias son gratuitas. “Mi cama tenía dos plazas, el baño estaba siempre limpio, tenía hasta secador de pelo. Todo era ultracómodo”, destaca.

Sobre el tipo de residencias, en su mayoría son hoteles (85%), pero también figuran hostales (7%), moteles (5%) y otros (3%). Con respecto a su calificación, estas son de dos estrellas (9%), tres estrellas (64%), cuatro estrellas (24%) y cinco estrellas (3%). Además, los residentes pueden evaluar su estadía, cuyo promedio nacional alcanzó en marzo un 97% de satisfacción.

Respecto de los traslados y los destinos a los cuales son enviados quienes solicitan un cupo, estos se determinan según el tiempo de traslado, la cercanía del recinto y las vacantes disponibles. Desde el 31 de marzo hasta el 7 de abril se realizaron 2.039 traslados en Santiago, lo que equivale a 291 traslados diarios. Estos traslados son coordinados por la Seremi de Salud de cada región, los cuales pueden efectuarse desde los centros de atención primaria, desde un centro de salud o desde un domicilio hacia una residencia.

Reforzamiento de estrategia TTA y tiempos de espera

Tomás Paz (24), quien se encontraba de vacaciones hace una semana en Tierra del Fuego, Región de Magallanes, el 5 de marzo recibió la llamada urgente de una trazadora del Minsal. Por ella se enteró de que en el avión en el cual viajó junto a su hermano había una persona contagiada con Covid-19, por lo que tenía que hospedarse en una residencia sanitaria habilitada en el Hotel Barlovento, en la comuna de Porvenir, para hacer la cuarentena preventiva por 11 días.

“Fue todo bastante confuso, nos obligaron a presentarnos en una residencia, si no seríamos buscados por Carabineros”, cuenta Paz. Finalmente, él y su hermano alojaron ahí solo cinco días, “nos tuvimos que ir antes porque nadie se hacía responsable por nuestro vuelo de vuelta a Santiago”, explica. Agrega que desde el Minsal no le brindaron ayuda ni ningún tipo de certificado para facilitar el trámite que implicaba cambiar de fecha su vuelo y se fueron del hotel sin haberse realizado un test previamente.

El reforzamiento en la estrategia de Testeo, Trazabilidad y Aislamiento (TTA) del Minsal ha influido en el aumento de los residentes en estas dependencias sanitarias. Si en febrero se aislaban cerca de 3.500 casos activos, actualmente en las residencias sanitarias se hospedan 4.581 casos activos.

Por otra parte, el promedio es de 28,8 horas para ser trasladado desde que se realiza una solicitud de ingreso. No obstante, hay regiones como la Metropolitana que presentan mayores alzas de contagio, por lo que pueden pasar aproximadamente entre 36 y 48 horas de espera. En cambio, en regiones como Los Ríos, Los Lagos, Ñuble, Aysén o Atacama los tiempos de traslado son menos de 24 horas. Actualmente, se está priorizando el traslado de casos positivos y probables, pero sin exceder las 48 horas de espera. También, la dotación de furgones para realizar traslados en la Región Metropolitana incrementó de 23 a 32.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.