Rodrigo Muñoz, infectólogo del Hospital Clínico Magallanes: “Estuvimos al límite... en Punta Arenas no se aplana la curva”

El especialialista aborda la realidad de esta zona, que con 248 casos cada 100 mil habitantes, presenta la tasa de contagios más alta del país. También se refiere al último viernes, cuando el sistema estuvo a "dos ventiladores" de colapsar, al estado de los pacientes hospitalizados y a los test positivos en el personal de la salud. También esboza cómo podría darse el peak en esta región, eventualmente durante mayo.




Durante esta semana, el Hospital Clínico de Magallanes recibió seis nuevos ventiladores mecánicos. Esto, luego del primer día de alarma “real" por un posible colapso asistencial. Eso ocurrió el pasado viernes 10, cuando la región más austral estuvo a punto de copar los 21 ventiladores con pacientes graves, lo que implicó efectuar dos aeroevacuaciones hacia la Región Metropolitana.

Si bien los actuales casos “positivos” en hospitalización están en buen estado, para el infectólogo del Hospital Clínico de Magallanes, Rodrigo Muñoz, la preocupación es la curva de infectados, la que “no tiende a aplanarse, así que no nos atrevemos a celebrar ”, afirmó.

El médico desglosa también los motivos por los cuales, a su juicio, la comuna de Punta Arenas figura con la tasa de contagio más alta del país por número de habitantes (248,9), y que los mantiene con proyecciones “propias” sobre el peak de contagios, en este rincón de Chile donde siempre es invierno.

El pasado viernes, ¿es efectivo que no pudieron recibir a todos los pacientes graves por el hecho de no tener ventiladores mecánicos suficientes?

A la fecha no le hemos negado atención a nadie; hay pacientes que no van a ventilador, como los de enfermedad terminal, por ejemplo. El hito del viernes fue un momento de tensión, pero pudimos disponer de toda la infraestructura y dar óptima atención a todos los pacientes hospitalizados.

Pero estuvieron al borde del colapso…

Al límite. Tuvimos durante el día un aumento de casos, con 19 pacientes en ventilación mecánica, mientras teníamos capacidad para 21. Decidimos extender recursos. Evacuamos a dos pacientes vía aérea hacia la capital para absorber a eventuales pacientes nuevos. Cada aeroevacuación tiene un costo entre $ 8 y $ 10 millones.

Punta Arenas no tenía un alza de fallecidos hasta los últimos tres días. Ahora hay seis decesos. ¿A qué cree que se debe este fenómeno?

Efectivamente, seis fallecidos no parece una cantidad elevada, pero tuvimos un muerto diario esta semana y eso es porque el número de contagios no se ha frenado. Tenemos la tasa más alta del país, 248 por cada 100 mil habitantes. Y Punta Arenas es la comuna que tiene 407 casos de un total de 444 en toda la Región. Solo le puedo decir que tenemos a muchos pacientes.

¿Nunca existió control de trazabilidad?

Desde nuestros equipos de infectología creemos que el virus llegó antes a Punta Arenas que al resto del país, ya que la temporada de cruceros fue muy activa, con flujo de tres mil personas al día durante tres meses. Sobre el primer infectado, el paciente inglés, hospitalizado en Coyhaique, tuvimos secundarios trazables. El resto pareció asintomático. Y en cosa de diez días el brote no tuvo control.

¿Cómo evalúa la gestión de la red sanitaria en la zona?

Nosotros nos preparamos bien como región, en el sentido de que coordinarnos todos los mecanismos. Como hospital nos transformamos en el hospital de Covid-19 de la ciudad y aumentamos tres veces el número de ventiladores. Además, no hemos tenido restricciones para efectuar los test.

¿Cuál es el estado de salud de los actuales pacientes hospitalizados?

Tenemos 25 pacientes hospitalizados en una unidad de cuidados leves. Son personas que potencialmente podrían agravarse. Y en la UCI actualmente hay 16 pacientes con ventilación mecánica. Todos ellos se consideran graves y pocos con evolución favorable, pero es imposible efectuar predicciones.

Actualmente, ¿cuántos funcionarios de la salud registran COVID-19?

Tenemos un número importante de funcionarios contagiados que son parte de este hospital. Son alrededor de 70, pero hasta el momento se ha podido seguir trabajando sin problema, con un grado de tensión eso sí de quienes hacen turnos. Porque, además, esos turnos se han debido extender.

A su juicio, ¿cuál es la principal preocupación en la región?

Que el viernes de tensión que tuvimos pueda repetirse. La llegada de pacientes ha seguido de forma activa, sin variación, así que la preocupación persiste. Además, llevamos recién dos semanas de cuarentena.

¿Punta Arenas tiene una curva distinta a la nacional?

Me parece que no tenemos el mismo comportamiento que el resto del país. Acá ha sido casi todo distinto. En Punta Arenas no se aplana la curva, no nos atreveríamos a celebrar. Hay que ver resultados, de acuerdo al comportamiento de los próximos días, porque recién se nos extendió la cuarentena.

El gobierno ha señalado que la fecha de peak para la enfermedad podría ser más adelante en el calendario de lo previsto, por los resultados de las cuarentenas. ¿Qué proyección tienen ustedes?

Piense usted que esta región tiene temperaturas máximas de 12 grados, que son las mínimas en Santiago. Siempre es invierno. Nuestro peak va a ocurrir tres semanas antes que en la zona central. Así es que nos aproximamos a uno posible en mayo. Pero reitero que todo esto es especulativo.

Comenta