Tercera PM
Presenta:

Ulloa en la mira: el polémico perfil del intendente del Biobío que quedó en capilla tras el anuncio del toque de queda

Foto: Agenciauno

Desde el mundo político dicen que la reacción responde a su personalidad, marcada por acusaciones de "autoritarismo" por parte de RN, lo que le ha costado una serie de críticas al gobierno tras su designación.


“No me digas lo que tengo que hacer”. Con esta polémica frase reaccionó el ministro del Interior, Andrés Chadwick, ante la insistencia del intendente del Biobío, Jorge Ulloa, de que terminaran la conferencia de prensa que las autoridades realizaron este miércoles en la región, producto de los incendios forestales que se mantienen activos en la zona.

Y aunque después ambos, riéndose, señalaron que era un tema menor, había tensión en el episodio. Chadwick y Ulloa se conocen desde hace décadas y, según reconocen en el gobierno, tienen un fluido contacto. Por eso, el episodio de ayer llamó más la atención.

Esta “descoordinación” fue la que motivó la visita de Chadwick al Biobío para “poner orden en los protocolos”, explican fuentes del Ministerio del Interior, ya que en La Moneda nadie estaba enterado del anuncio que realizó durante la mañana del martes el jefe de Defensa Nacional de la zona, el contraalmirante Carlos Huber, que luego fue confirmado por Ulloa. En Santiago, el subsecretario Rodrigo Ubilla se enteró de esta información por televisión, por lo que inmediatamente se comunicó con la autoridad para revertir la medida.

En el gobierno esta situación causó “extrañeza” debido a la buena comunicación que tendría el intendente con las autoridades del Ministerio, por lo que muchos buscan explicación a este impasse en el polémico perfil del ex diputado que lo ha perseguido durante su gestión como representante del Presidente Piñera en la región.

Fuego amigo

Desde que asumió como intendente, Jorge Ulloa también ha tenido que enfrentar las críticas de la facción regional de Renovación Nacional, cuyos dirigentes lo han acusado de actuar con un “personalismo extremo”, y de “no ejercer liderazgo”, pidiendo incluso que fuera removido de su cargo.

“El señor Ulloa no tiene cultura de coalición, no tiene sentido de equipo. Ha sido avasallador e impertinente y con un severo desconocimiento de la realidad política nacional”, aseguró en agosto del año pasado el secretario general del partido, Felipe Cisternas, luego de que políticos de la zona acusar a la autoridad regional de “denostar públicamente a figuras de RN”.

Sobre esta polémica, el intendente dijo haberse sentido “incómodo”, y desestimó las críticas: “No se ajusta a la realidad, basta con mirar la crítica y darse cuenta hacia donde apunta. Uno se da cuenta que no es real”.

Los coletazos de la Ley de Pesca

El diputado también enfrentó polémicas durante la tramitación de la Ley de Pesca, debido a su presunto vínculo con la Asociación de Industriales Pesqueros del Biobío (Asipes). Esto, porque una de sus asesoras, Leticia Hirane, emitió boletas por $5,5 millones entre abril y agosto de 2009 al gremio.

En entrevista con Diario Concepción, en agosto del año pasado, el intendente desdramatizó la situación, aclaró que nunca ha sido citado a declarar y expresó su respaldo a la funcionaria: “Una cosa es que lo mencionen y otra son las responsabilidades y mientras no tenga ninguna situación anormal tiene mi apoyo”.

Controversia por su nombramiento

“Me voy a atener a lo que el presidente y su proyecto buscan”. Esta fue la frase que en febrero del año pasado utilizó el recién nombrado intendente del Biobío, Jorge Ulloa, al ser consultado por las críticas que suscitó su designación por parte de políticos de izquierda, organizaciones de Derechos Humanos y también por militantes de Evópoli que expresaron no sentirse representados por su figura.

Esto, porque Ulloa, quien se desempeñó como parlamentario por 28 años ininterrumpidos en Talcahuano y Hualpén y es una de las figuras fuertes de la UDI en la región, es un reconocido admirador de Augusto Pinochet, cuya fotografía incluso estaba colgada en una de las paredes de su oficina del Congreso de Valparaíso.

De hecho, la carrera política del profesor de historia ha estado marcada por su vinculación al régimen militar, del que participó en 1988 cuando se convirtió en alcalde de Lebu. Diez años después, en 1998, viajó a visitar a Pinochet a Londres cuando fue detenido por crímenes de Derechos Humanos, llevándole un oso de peluche.

En el Congreso realizó varias alocuciones para defender “el legado” de Pinochet. En 2014, cuando se debatía sacar su nombre de la medalla que entrega el Ejército para reconocer la tradición de la familia militar, Ulloa expresó que se trataba del “personaje público más importante del Siglo XX en Chile”. Y luego, en 2017, cuando la Cámara aprobó quitar los monumentos alusivos a la Junta Militar, el entonces diputado dijo que con esto se pretendía “hacer desaparecer la historia”.

Desde la Cámara, además, mostró en varias oportunidades su rechazo al cierre del Penal Punta Peuco donde están encarcelados militares que cumplen condenas por crímenes de Derechos Humanos. En 2013 el ex jefe de la DINA, Manuel Contreras, dijo en una entrevista que “el único político que me ha venido a ver es Jorge Ulloa, que es mi amigo”. Y en 2015, tras la muerte de Contreras, el en ese entonces legislador pidió que se le rindieran “honores militares”.

Seguir leyendo