Una batalla cuesta arriba: El giro comunicacional de La Moneda al que empujó el peak de contagios

El Presidente de la República Sebastián Piñera, el ministro de Salud, Jaime Mañalich; y el subsecretario de redes asistenciales, Arturo Zúñiga, ponen en marcha el nuevo Hospital Félix Bulnes, el 11 de abril.

El Presidente de la República Sebastián Piñera, el ministro de Salud, Jaime Mañalich; y el subsecretario de redes asistenciales, Arturo Zúñiga, ponen en marcha el nuevo Hospital Félix Bulnes, el 11 de abril.

Con un peak de contagios de 2.660 nuevos casos en las últimas 24 horas, esta mañana el ministro Jaime Mañalich se vio en la obligación de bajar la cortina a la estrategia de cuarentenas parcializadas en la RM que el gobierno defendía para no afectar el desarrollo económico. Desde la mesa social por el Covid abogan porque el gobierno dé un giro comunicacional que apunte a advertir a la población que hay un peligro real fuera de sus viviendas.




“Tenemos que suplicar, rogar que tomemos todas las medidas necesarias, que nos tomemos en serio que la ciudadanía tenga el mejor espíritu de comprensión”.

Aunque esta mañana insistió en las metáforas bélicas al asegurar que “la batalla por Santiago es la batalla crucial en la guerra contra el coronavirus”, este mediodía el ministro de Salud, Jaime Mañalich, apeló a la súplica para convencer a la ciudadanía que ante el alarmante aumento de contagios por coronavirus no es momento de relajar las medidas de prevención.

El informe epidemiológico dado a conocer esta mañana -que confirmó 34.381 casos a nivel nacional con un peak de 2660 contagios nuevos- obligó a la Moneda a aceptar una medida a la que se resistió por semanas: decretar cuarentena general en toda la Metropolitana, tal como lo venían pidiendo los alcaldes. Con el anuncio el gobierno estrenó un nuevo tono comunicacional, menos enfocado en resultados auspiciosos como fue hace unas semanas y que apunta a transmitir el peligro real que representa la rápida expansión del virus.

En La Moneda y en el Minsal se resisten a dar por fracasada la estrategia de cuarentenas sectorizadas y dinámicas a las que apostó desde que Chile entró a la fase cuatro de la pandemia. En el gobierno defienden que la modalidad ha dado resultados en el resto del país y citan con recurrencia el caso de Osorno, que dejó de ser uno de los focos más preocupantes de contagio. Pero el escaso respeto a la cuarentena orilló al Ejecutivo a un giro comunicacional.

Ante semejante agravamiento del cuadro pandémico La Moneda era esta mañana un hervidero de reuniones, análisis y hasta medidas domésticas de cuidado. Lo urgente ahora, cuentan en Palacio, es iniciar una amplia campaña comunicacional en la que se buscará “apelar a la responsabilidad” de la población. Pero también enfrentar las críticas al manejo del gobierno de esta fase de la crisis. Y es que sigue penando que desde el Ejecutivo se acuñara el concepto “nueva normalidad”.

En lo primero- de acuerdo a versiones extraoficiales que provienen del cuartel general del Ejecutivo- se espera que durante lo que queda de hoy se terminen de zanjar los detalles de una campaña que buscará plasmar el cambio de tono con que el Ejecutivo se dirigirá a la ciudadanía. Ésta debería estar lista entre hoy y mañana, y consistirá en un despliegue en varios niveles, incluyendo piezas audiovisuales y contenidos en redes sociales.

Según estas mismas voces, el acento estará puesto en insistir, llamar y convencer a la gente a que adopte una actitud responsable ante lo que está pasando y lo que viene. La idea va en línea con el tono utilizado esta mañana por Mañalich.

Uno de los puntos que están sobre la mesa es también recalcar que el gobierno tiene conciencia que son medidas muy duras y que no serán fáciles de seguir para quienes enfrentan la cuarentena general en condiciones muy adversas o bajo hacinamiento.

Eso sí, también hacen ver que dentro el tono con que se ha abordado esto en las conversaciones puertas adentro, se ha planteado que el gobierno tampoco puede tener una actitud soberbia. Y que se sabía que en algún momento había que tomar medidas drásticas como las anunciadas hoy, especialmente luego del informe epidemiológico conocido ayer.

En este punto subrayan en el gobierno que la autoridad ha tomado todas las prevenciones necesarias y que se ha asistido de especialistas, y que ha mirado indicadores y la realidad sociodemográfica de cada comuna. Pero que la actitud de muchos de no respetar cuarentenas y pedir demasiados permisos ha incidido en lo ocurrido.

Al momento de publicar esta nota aún no estaba decidido si como parte de este despliegue también el Presidente Sebastián Piñera se dirigirá nuevamente al país. Lo que sí ha sucedido es que se extremaron las precauciones en Palacio luego que se detectara a uno de los camarógrafos de los canales de televisión contagiado. Por ejemplo, se habrían restringido los accesos al Segundo Piso, donde laboran los asesores del mandatario, lo mismo que los cuidados sobre él.

La Mesa Social también pidió un cambio de tono

La necesidad de un cambio de estrategia comunicacional del gobierno fue tema en la reunión de la mesa social Covid de ayer en la que participan la presidenta del Colegio Médico de Chile, Izkia Siches; el rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi; el rector de la Universidad Católica de Chile, Ignacio Sánchez; el alcalde de La Granja y representante de la Asociación Chilena de Municipalidades (ACHM), Felipe Delpín; el alcalde de Estación Central y presidente de la Asociación de Municipalidades de Chile (AMUCH), Rodrigo Delgado; el alcalde de Pirque y presidente de la Asociación de Municipios Rurales (AMUR), Cristián Balmaceda; el ex Presidente del Colegio Médico, Enrique Paris; la ex ministra de Salud Carmen Castillo; y el representante de la OMS-OPS en Chile, Fernando Leanes.

Entre los integrantes de la instancia hubo consenso de que mayo será un mes duro y que el aumento de contagios en la RM obliga al gobierno a cambiar el mensaje. Se planteó que no es el momento de centrar los anuncios en la cantidad de camas o ventiladores que se han adquirido, sino que es necesario hacer entender a la ciudadanía que al no cumplir con las medidas de protección y distanciamiento social ponen en riesgos sus vidas.

“Hay que comunicar que la gente tiene que ponerse en el papel de que si es joven tal vez no le pase nada, pero si va a su casa con el virus y contagia a un adulto mayor lo va a matar. Insistir en el respeto a la cuarentena, el distanciamiento social y uso de mascarillas”, dice el doctor Enrique Paris, integrante de la instancia.

Ayer la mesa Social adoptó varias medidas para contribuir a la labor comunicacional del Ejecutivo. Primero se acordó establecer un contacto más estrecho con la prensa, de modo de transmitir más efectivamente el análisis que realiza el grupo.

Asimismo, se ultimaron los detalles del contenido de la página web de la Mesa Social que será difundida a través de la plataforma del gobierno y que busca poner a disposición de la ciudadanía los documentos de trabajo de la instancia y la labor de las submesas de trabajo.

Consultada por La Tercera PM, la presidenta del colegio Médico, Izkia Siches, coincide en la necesidad de nuevos énfasis comunicacionales. “Como Colegio Médico hemos solicitado de forma muy reiterada mejorar la comunicación de riesgo, pero hoy día con la situación crítica en que estamos tenemos que esforzarnos por disminuir los casos nuevos... Necesitamos mejorar el mensaje del gobierno, quizá a través de actores de la sociedad civil o rostros de comunicaciones que nos permitan montar bien el mensaje y, por otro lado, analizar bien las limitantes que tienen los ciudadanos para quedarse en confinamiento".

Refuerzo en Salud

Desde el Minsal aseguran que el sistema se ha reforzado para las semanas críticas que se vienen. Apuntan en particular al refuerzo en capital humano en la red de salud a través de la contratación 8 mil personas. 500 son médicos, 3500 profesionales de la salud y más de 2500 técnicos paramédicos además de personal que presta apoyo en áreas administrativas.

Apuntan también al incremento de capacitaciones para personal de salud. “A la fecha -dicen- hay 39 mil las conexiones a estas capacitaciones. De esas, 24 mil conexiones a las capacitaciones en intensivo; más de 2 mil en anestesia y 13 mil conexiones de atención primaria de salud”.

Comenta