Ximena Peralta (CS): “Tenemos la responsabilidad de construir la mejor relación posible y dejar de tener esta frontera entre las dos coaliciones de gobierno”

Foto: Mario Tellez

Ad portas de que este mes sean las elecciones internas de la colectividad en que milita el Presidente Gabriel Boric, Peralta -quien va como vicepresidenta en la lista que compite el diputado Diego Ibáñez- aborda el desafío que tienen como partido. "Hay un sentido de responsabilidad muy firme en apoyar al Presidente Boric", asegura.


El próximo 22 y 23 de octubre serán las elecciones internas del partido del Presidente Gabriel Boric: Convergencia Social. En esa oportunidad, el diputado Diego Ibáñez competirá y, en esa lista, lo acompaña la militante Ximena Peralta -quien es de la corriente interna Desbordar lo posible, que representa el Mandatario- como vicepresidenta. En esta entrevista, Peralta aborda los desafíos que tienen como coalición de gobierno y se aleja de la idea de que el Frente Amplio sea una colectividad única. “Creo que si es que estamos o no inscritos ante el Servel como un partido, solamente puede ser consecuencia de una conversación política y de trabajar en común políticamente y no al revés”, dice.

Convergencia Social tiene falta de liderazgo en dirección nacional. La expresidenta del partido, Alondra Arellano, después de su receso para enfocarse en su campaña, no volvió. ¿Qué tanta relevancia tiene esta elección donde se renuevan a nivel nacional y regional todos los cargos?

Hoy día Convergencia enfrenta desafíos muy grandes y también muy bonitos. Tenemos la tarea de poner al partido al día con su crecimiento. Nosotros hemos multiplicado la militancia en los últimos meses y, por lo tanto, tenemos un desafío prioritario en hacernos cargo plenamente de eso. Pero más en lo político también tenemos la tarea de potenciar el Frente Amplio como nuestro primer círculo de fiato político, fortalecer también Apruebo Dignidad y el conjunto de partidos de gobierno, la idea ya no de establecer fronteras, sino más bien puentes (...). Con eso te quiero decir que esta elección interna es muy importante para la Convergencia, pero creo que la proyección de esta elección interna puede ser importante en general para nuestro sector político.

La figura del Presidente Gabriel Boric es atractiva para la militancia y él es mucho más popular que el mismo partido. ¿Hay expectativas de que sea una participación mayor a la que tiene Comunes o RD?

Yo pensaría que sí, aunque no creo que sea competencia.

El sector de Gabriel Boric y el que representa es minoritario en la interna de la colectividad, pero desde el momento en que lo pasaron al Tribunal Supremo por apoyar el acuerdo constitucional de 2019 ha pasado mucha agua bajo el puente. ¿Hay una idea de mayor disciplina y de lealtad hacia el Presidente?

Yo percibo que existe un sentido de responsabilidad muy asentado en nuestra militancia y también en el sector social político que apoya a este gobierno, teniendo conciencia de las dificultades que afrontamos, no solamente dificultades del campo político, sino dificultades muy materiales: la inflación, la crisis económica, la dificultad en materia de seguridad, todas esas cuestiones. Por tanto, hay un sentido de responsabilidad muy firme en apoyar al Presidente Boric y a su equipo, y en general a este gobierno que le da una oportunidad a Chile. Así lo veo yo. Ahora, esa lealtad evidentemente no significa que los partidos se confundan o se disuelvan en el gobierno, sino que son proyectos políticos de largo plazo. En ese sentido, desde mi punto de vista, Convergencia ha actuado con una excelente mixtura de esas dos cosas: de ser un proyecto político por sí y de generar el apoyo político, el respaldo al gobierno en este momento. Y también, además, se ha tomado como muy prioritaria la tarea de afianzar el sujeto social, que es aquel que nuestro gobierno busca proyectar, aquella nueva forma de vinculación colectiva que nosotros buscamos proyectar.

¿Es también importante fortalecer la interna de ustedes y su proyecto político, más allá de dar el respaldo político al Presidente?

Nosotros decidimos fundar el Frente Amplio como espacio político y también a Convergencia como partido en la idea de que era necesario un referente político nacional que permitiera que aquella forma de militancia social en la que estábamos, por ejemplo, la militancia estudiantil, feminista, sindicales, ecologistas, se articularán en un proyecto político nacional, en la idea de de buscar un referente, una herramienta que pudiera dar una pelea tanto social como también institucional por los cambios que nosotros estábamos buscando. Eso sigue plenamente vigente.

A propósito del rearme del Frente Amplio y esta rearticulación como espacio político, ¿ustedes apuestan, en el mediano o largo plazo, a la idea de partido único?

Yo pienso que Convergencia Social es un proyecto político cohesionado y coherente en sí. Es claro que es nuestro primer anillo de partidos con los cuales trabajamos es el Frente Amplio y eso es lo queremos mantener. La reflexión que nosotros tenemos es que el objetivo sea la unidad política de Frente Amplio. Esa unidad política se puede dar, por ejemplo, a través de un trabajo mucho más firme y decidido en la mesa de conducción del Frente Amplio, la mesa nacional de Frente Amplio. Pero nosotros tenemos la idea de que lo primero es generar esta articulación de mayor unidad política, para luego conversar sobre cuáles debieran ser las consecuencias orgánicas de eso.

Para decirlo en fácil, es más largo plazo.

No. Para decirlo es fácil, yo creo que si es que estamos o no inscritos ante el Servel como un partido, solamente puede ser consecuencia de una conversación política y de trabajar en común políticamente y no al revés. Creo que es mucho más importante la unidad política que logremos, porque también si es que es un proceso que se apuntala o se apura con ansiedad, creo que puede traer más problemas que soluciones.

Ya van a cumplir siete meses estableciéndose con el modelo de un gobierno y dos coaliciones, con el Socialismo Democrático. Esa articulación no siempre ha sido fácil, hay diferencias en el programa. Por ejemplo, en lo relativo al TPP11, que no fue una discusión que haya salido porque está en el programa, sino porque la ministra Carolina Tohá lo instaló como tema. ¿Ustedes como Convergencia Social dónde han encontrado mayor fluidez?

Yo creo que la conversación se ha dado al calor del trabajo político común, territorialmente hablando. En ese sentido, la segunda vuelta presidencial y también la campaña del Apruebo fueron muy importante para nuestras militancias generaban una sinergia y un trabajo común. Creo que eso es muy importante para este encuentro, porque nos equivocaríamos pensando que el diálogo por arriba, entre las directivas de los partidos, va a ser aquel que va a zanjar una relación que es compleja, por cómo comenzó, porque también existen tironeos cotidianos. Pero a nivel territorial en general se ha tenido esta confluencia y trabajo común. Cuando uno trabaja en común, va generando unidad política en ese trabajo. Respecto del diálogo con los dirigentes de partidos, yo también creo que la campaña del Apruebo y en general enfrentar en conjunto las dificultades de estos tiempos, van generando una confianza distinta. Yo no sé si te podría decir que el mejor interlocutor está en tal o en tal otro partido, porque yo pienso que en los partidos del Socialismo Democrático hay gente que quiere tender puentes y también hay gente que quiere dinamitar los puentes. Eso no lo veo más en un partido que en otro, sino que lo veo un poquito mixto. Lo que sí identifico es que tenemos la responsabilidad de construir la mejor relación posible y dejar de tener esta frontera entre las dos coaliciones, porque nos podemos llevar hasta el final de gobierno discutiendo cada uno en su trinchera, pero si es que profundizamos la conversación, si la conversación es sobre el programa, sobre lo que es el gobierno, yo creo que tenemos bastante en común.

Con el ajuste ministerial, ustedes analizaron como Frente Amplio que se le dio mayor preponderancia al Socialismo Democrático, que está muy bien reflejado en las dos nuevas ministras: Uriarte y Tohá. ¿Qué sacan en limpio?

Yo veo en las ministras Uriarte y Tohá la mejor disposición para trabajar en función de los propósitos del gobierno. En ese sentido, no veo en ninguna de ellas una idea de buscar representar más al Socialismo Democrático que el gobierno en su conjunto. En ese sentido, yo veo que también el cambio de gabinete fue un movimiento que nos va a permitir compartir también la responsabilidad en términos más equilibrados, porque antes era muy común la posición de que estando el Socialismo Democrático en una posición disminuida, entonces no todos éramos igual de responsables.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Los “desaparecidos no localizados” se dispararon de 265 a 10.366en 2021, acumulando un total de 108 mil casos desde 1964.