Claudia Pascual (PC): “Sería de una incoherencia sin límite decir que me gusta el Senado ahora que soy senadora”

Claudia Pascual, senadora electa del PC.

Es partidaria de avanzar hacia un modelo parlamentario con una sola Cámara. Si bien dice que es un debate que depende de la Convención Constitucional, señala que su voto estaría disponible para poner fin al Senado. En todo caso, cree que es importante cuidar las formas en toda discusión, sin caer en descalificaciones, pero tampoco en eufemismos.




La noche del domingo pasado, Claudia Pascual (48) tuvo una conversación sincera con el presidente del PC, Guillermo Teillier, quien fue su compañero de fórmula para tratar de cambiar la historia de 49 años en que los comunistas estuvieron fuera del Senado.

“Le dije que estaba incómoda, pero él me dijo: por qué, si lo importante era que nosotros llegáramos al Senado y usted lo va hacer muy bien”, comenta la senadora electa, quien admite que no fue fácil competir con el timonel de su colectividad, “a quien le tengo un cariño enorme y mucho respeto”. Sin embargo, los votos solo alcanzaron para que ella saliera electa.

Pascual y el diputado Daniel Núñez serán los primeros senadores comunistas desde 1973. “Siento una responsabilidad grande. Me ha tocado ser la primera concejala en Santiago y la primera ministra desde el golpe. Siento un peso histórico del punto de vista de que tu trabajo permita que otros y otras lleguen”, dice.

¿Eso obliga a tener una conducta especial, ser más cautelosa o, al contrario, ser más osada?

Una tiene que ser leal a su propia condición personal. Tengo convicciones profundas, que defiendo, pero siempre trato de argumentar y defender, sin caer en descalificaciones. De la descalificación, de la violencia verbal, al combo y a otras formas de violencia, se llega demasiado rápido y eso no ayuda a generar espacios en la política. Lo que no significa decir las cosas por su nombre. Hay que argumentar, pero no caer en descalificaciones.

A propósito de la frase de la transversalidad, que expresó Gabriel Boric y que motivó un tuit del PC pidiendo explicaciones, Ud. dijo que hubo acciones desafortunadas de lado y lado. ¿Cree que fue desafortunado que Daniel Núñez dijera que había que clausurar el Senado? Es distinto a decir me gusta la unicameralidad.

Me lo han preguntado. Estoy convencida que las y los comunistas estamos por la unicameralidad. Hoy día hay dos cámaras que han dilatado enormemente la tramitación de proyectos. Desde esa perspectiva, yo haría una institucionalidad más moderna. Entonces, sí, yo comparto la unicameralidad, pero ese debate depende de la Convención Constitucional.

Exparlamentarios DC y PS han propuesto la unicameralidad, pero hablar de “clausura”, tiene una connotación fuerte. El senador Carlos Montes dijo que fue “agresivo” ese concepto.

No sé, habría que preguntarle a Daniel, por qué usó ese concepto.

Sobre cuidar las formas, la presidenta del Senado, Ximena Rincón, dijo que en esta nueva etapa se requería bajar la beligerancia, no usar caricaturas. ¿Coincide?

Efectivamente, dar debates en base a caricaturas, independiente de cuál sea el tema, nunca aporta. Otro tema es que en pos de cuidar la conversación, uno deje de decir las cosas. A veces las dos cosas se confunden. No hay por qué usar garabatos o descalificaciones, pero a veces hay que catalogar las cosas como corresponde. No hay que caer en la caricatura, pero tampoco hay que utilizar tantos eufemismos, con los que a veces terminamos edulcorando realidades bastante duras.

Algunos ven un contrasentido en que promuevan la unicameralidad, en vista de lo que le costó al PC volver al Senado.

No lo siento como un contrasentido. No es incoherente proponer cambios al Parlamento. Si eso pasa por tener que votar para poner fin al Senado, sí, voy a estar disponible para eso. Sería de una incoherencia sin límite, decir que me gusta el Senado, ahora que soy senadora, no lo toquemos.

En su triunfo, nota una demanda de recambio generacional. También en su momento la diputada Vallejo fue la más votada.

Nosotros tenemos una cultura de votación que es distinta. Históricamente se ha dado que los más votados no siempre son el presidente ni el secretario general del partido. A Gladys y Volodia también le pasó.

¿Pero existe esa demanda?

Hay un sentimiento de que tenemos que estar a la altura de los nuevos tiempos con dirigencias acordes aquello. Eso puede pasar por recambios dirigenciales, que no son necesariamente etario. No todo se resuelve en clave edad. Hay militantes de más tiempo, militantes más jóvenes, militantes nuevos de más edad.

¿El resultado de Gabriel Boric lo esperaba?

No, uno nunca espera un resultado así, cuando se la juega por una campaña. El resultado denota una nueva lectura. Tenemos que hacer un llamado a todas las personas y fuerzas que votaron Apruebo y encantar y reencantar a quienes no se sintieron convocados en primera vuelta.

¿Espera que el PC tenga un rol protagónico dentro de La Moneda o más secundario?

La verdad, yo estoy pensando hasta el 19 de diciembre. Por una cosa muy sensata, que aprendí de un dicho popular, no es bueno vender queso, cuando uno no ha comprado la vaca. Ganemos las elecciones.

Me desahució automáticamente la siguiente pregunta: si le gustaría que los socialistas entrasen a un eventual gobierno de Boric.

Creo que esas son definiciones que se pueden discutir, pero después del 19 de diciembre.

¿Y con la DC y el PPD? Ud. trabajó con militantes DC.

Tuve experiencias muy buenas y otras no tan buenas. Trabajé con militantes de la toda la Nueva Mayoría. Por lo tanto, cuando uno tiene un programa al que adscribe es más fácil trabajar. A eso, a priori, no me niego.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.