Propietarios de viviendas sociales de Las Condes exigen dejar de lado los prejuicios