Beluá: Un emprendimiento familiar creado con las riquezas del mar del norte

Dirigido por una familia de cuatro personas en plena caleta de Chanavayita, en el litoral sur de Iquique, la Pyme que cuenta con una propuesta turística basada en el potencial y los recursos marinos que ofrecen las caletas del norte, ha logrado impulsar su trabajo gracias al Programa de Desarrollo Productivo que Collahuasi desarrolla colaborativamente con distintos sindicatos de la zona.




Para Judith Seymour y su familia, la vida junto al mar se ha convertido en toda una experiencia que los define como grupo. Judith era dueña de un restaurant vegetariano en la ciudad de La Serena hasta que un día, motivados por darles una mejor calidad de vida a sus dos hijas, decidieron emigrar aun más al norte, estableciéndose en la caleta de Chanavayita en el litoral sur de Iquique, región de Tarapacá.

“Belén y Lua nos motivaron a hacer este cambio, para dedicarles tiempo de calidad y darles una crianza respetuosa. Así pensamos como familia crear un trabajo que nos mantuviera más unidos y conectados en las labores del día a día, algo muy difícil de lograr trabajando en el área urbana”.

De esta manera uniendo los nombres de sus dos hijas, junto a su esposo Luis Araya crearon Beluá, una empresa que basa todas sus actividades en lo que puede entregar el mar: desde experiencias turísticas hasta productos gastronómicos innovadores.

El espíritu del mar

Hasta antes de la pandemia, Beluá funcionaba prácticamente en una zona de confort. Trabajan de manera directa con restaurantes en Iquique a quienes entregaban los productos frescos que Luis extrae del mar y, en paralelo, ofrecían servicios turísticos como clases de cocina, hospedajes, programas de relajación, buceo y tours por la bahía del segundo balneario más grande de Iquique después de Cavancha.

Pero la llegada del Covid-19 hizo que muchos de los restaurantes con los que trabajaban cerraran. Eso los obligó a reinventarse y replantearse como negocio, apostando al delivery de sus productos. Hablamos de platos preparados envasados al vacío, productos del mar y su más reciente creación de sal de mar con especias marinas, todo creado de manera artesanal con los productos que extraen.

“Estamos vendiendo directamente con un servicio de delivery a la ciudad. Adaptamos nuestra camioneta con coolers y contenedores para mantener las temperaturas y así atendemos a nuestros clientes que aún conservamos”, nos dice.

Sin embargo, la creatividad no bastaba para el cambio necesario para Beluá y allí es donde entra el Programa de Desarrollo Productivo de Compañía Minera Doña Inés de Collahuasi, iniciativa de colaboración entre 11 sindicatos de pescadores del borde costero sur de Iquique y la empresa. El programa busca avanzar en la creación y consolidación de emprendimientos que permitan dinamizar la economía local y generar nuevas oportunidades para sus socios y familias.

Judith es parte de uno de los Sindicatos desde hace 4 años, por lo que tomó la oportunidad de participar del programa como una manera de fortalecer su emprendimiento familiar. Este apoyo incluyó acompañamiento, asesoría, capacitación y financiamiento para su proyecto.

“Se trata de una iniciativa que busca contribuir a la autonomía y autogestión de las comunidades, a través de la instalación de capacidades para generar emprendimientos sostenibles, ideados y manejados por los propios vecinos”, explica María Claudia Caqueo, supervisora de Relacionamiento del Entorno de Collahuasi.

En particular, el aporte sirvió a Judith para diseñar un sitio web que incluye un carrito de compra y así agilizar el proceso de venta en línea, junto con aumentar el capital de trabajo a través de maquinaria que hace más fácil el proceso de elaboración de sus productos.

Por lo pronto, esperan que el aumento del turismo producto de los nuevos avances del Plan Paso a Paso frente al Covid- 19 permitan seguir entregando sus experiencias turísticas como buceo apnea, paseos de pesca en lancha y excursiones a sitios arqueológicos, mientras disfrutan de un exquisito plato servido directamente desde mar a la mesa de Beluá.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.