Cómo funcionará el comercio cuando termine la cuarentena

Tras el anuncio del plan Paso a Paso impulsado por el gobierno, los comerciantes se preparan para poder funcionar a medida que avanza el desconfinamiento. Cuando eso pase, todas las acciones destinadas a prevenir el contagio deben estar incorporadas en la cotidianidad. Comprar en el retail, salir a comer e, incluso, recibir los servicios que ofrecen pequeñas empresas está siendo posible progresivamente. Pero no será igual que antes.




Ir al supermercado se ha transformado en un ritual. Si en 2019 era común frustrarse porque olvidaste la bolsa reutilizable en la casa, hoy –aunque a distinta escala de urgencia-, pasa lo mismo con las mascarillas. No queda otra que devolverse, porque sin ella no puedes entrar. En el supermercado debes esperar tu turno, te toman la temperatura, te desinfectan las manos y ya no puedes seleccionar uno a uno el pan que quieres comprar, pues viene envasado. Llegas a tu casa y debes desinfectar los productos uno por uno, envase de salsa de tomate por envase de salsa de tomate. 

Como nunca cesaron sus funciones ni dejaron de recibir público, los supermercados han debido adaptarse en la marcha. A pesar de que las medidas de seguridad son estrictas, la cadena Walmart ha optado por mantener en cuarentena preventiva y con goce de sueldo a alrededor de siete mil de sus trabajadores pertenecientes a la población de riesgo -embarazadas, mayores de 60 y enfermos crónicos-, para así reducir los riesgos a los que están expuestos. 

Walmart también se encargó de reforzar su propuesta digital para evitar contagios entre quienes ingresan a sus locales. Para evitar filas, la empresa implementó un sistema para agendar la ida al supermercado vía web en todo Chile (lider.cl/agenda). También se puede usar la aplicación de Líder para ver el conteo de clientes que entran y salen a los supermercados. Además, para evitar la necesidad de pasearse por los pasillos de los locales, Walmart cuenta con 65 estaciones "Pickup", habilitadas a lo largo del país. A fin de año llegará a las 100.

Cambio en el comportamiento

Desde el inicio de la crisis sanitaria, Walmart ha implementado en sus locales medidas preventivas para evitar contagios, tales como la instalación de pantallas acrílicas en el área de cajas, entrega de alcohol gel en las zonas de pago, el distanciamiento social en casinos y buses de acercamiento para los trabajadores.

El ingeniero en Prevención de riesgos y académico de la Universidad Andrés Bello, Luis Salamanca, sostiene que, aunque las tiendas de retail y los restaurantes cumplan con las medidas de seguridad que exige el gobierno, también debe haber un cambio en los hábitos de las personas. "Ya perdimos la normalidad. Hay que tener muy claro que lo que vivimos hasta el 2019 no va a volver a ser, por lo menos hasta el 2025. Hay que acostumbrarse a eso", plantea. 

Salamanca considera que las señales preventivas de los supermercados son claras, pues existe un aforo de personas que pueden circular en ellos según su capacidad. Sin embargo, esto debe ir de la mano del esfuerzo de las personas por usar sus mascarillas. El prevencionista ha trabajado en estudios que muestran que algunas personas tienden a ocupar una misma mascarilla hasta seis veces a la semana, y lamentablemente no se preocupan de cambiarla o lavarla cuando corresponda. 

Salir a comer en medio de la pandemia

Luego de que la autoridad sanitaria informara que en la fase IV del plan Paso a Paso los restaurantes tenían que abrir con un aforo del 25%, desde la Asociación Chilena de Gastronomía (Achiga) manifestaron a la subsecretaría de Turismo que en la mayoría de los casos se haría inviable económicamente la reapertura de los restaurantes. 

El presidente de Achiga, Máximo Picallo, se encargó de hacer ver a la autoridad que el aforo porcentual era regresivo para negocios pequeños, pues en locales de cuatro a seis mesas, solo podría funcionar una de ellas. Se llegó al acuerdo de que la reapertura propia de la cuarta fase debería cumplir una de dos condiciones: un aforo no mayor al 25% o que las mesas estén separadas por dos metros entre ellas. 

Mientras continúe el toque de queda, los restaurantes deben funcionar con un solo turno. "Tenemos personal y estructura para dos horarios. Los arriendos de los locales corren al 100%, entonces cuando tienes restricciones de aforo o con el distanciamiento que te achica la capacidad de público, y además un toque de queda, es complejo que sea rentable", explica Picallo, quien también es dueño del restaurante Elkika. 

Como la comida es algo de primera necesidad, algunas cadenas de esta industria que trabajan con delivery pudieron continuar sus operaciones desde los inicios de la pandemia. La pizzería Papa John's no cerró en ningún momento y desde un principio adoptó todas las medidas recomendadas por las autoridades de salud.

Aunque por ser un local de comida el protocolo higiénico ya era estricto, se reforzaron los protocolos. Aumentaron la cantidad de dispensadores de alcohol gel, entregaron mascarillas y controlaron la temperatura al inicio y salida de los turnos. Además, desde marzo los colaboradores que calificaban dentro del grupo de riesgo, han estado en sus casas con goce de sueldo. Hoy, la cadena cuenta con un plan de acción integral capaz de abordar todas las fases del plan Paso a Paso y se prepara para que sus locales se integren en cada una de las fases. 

Para hacer llegar las pizzas de forma más eficiente, implementaron un sistema de pick up y reparto de libre contacto para reducir los riesgos de colaboradores y clientes. Además, según explica Javier González, gerente general de Papa John´s Chile, durante los meses de cuarentena se observó un aumento del uso de servicios de delivery de comida. "Durante el confinamiento y producto de las restricciones sanitarias nuestro delivery creció más de un 60%, mientras que la venta online lo hizo sobre un 57%", comenta. La cadena trabaja con repartidores propios y también de las aplicaciones Rappi, Uber Eats y Pedidos Ya. 

Para el prevencionista de riesgos Luis Salamanca es fundamental que al recibir un producto para el consumo a través de un repartidor, el sello esté intacto. En el caso de productos no comestibles, lo ideal es higienizar no solo el contenido, sino también el empaque antes de que entre a la casa. 

El desafío para las pymes

Sylvia Cid es la dueña de dos emprendimientos. En 2013 fundó Construpaisajismo (Construpaisajismo.cl), empresa dedicada a la mantención y construcción de áreas verdes que debió suspender sus actividades cuando se decretó cuarentena obligatoria en toda la provincia de Santiago. Dejó uno de sus proyectos a medio hacer. Se trata de un parque en el sector de Alto Macul, en La Florida. El terreno de ocho mil metros cuadrados estaba listo para la plantación, con senderos delimitados y el riego automático instalado. Pero nada se ha podido hacer desde mayo hasta la fecha. 

Actualmente está a la espera de que termine la cuarentena en las comunas en que tienen trabajos programados. Piensa continuar sus actividades con medidas como el uso personal de cada kit de herramientas, desinfecciones de herramientas eléctricas después de cada uso, horario diferido en la mañana para evitar el traslado en hora punta en el transporte público y desinfección constante del baño químico. 

El segundo de sus emprendimientos recibió visitas por última vez el viernes 20 de marzo. Se trata de El Huaso XL, en Haydn 5497, San Joaquín. El local tiene 15 años y ella es la dueña hace cuatro. Es reconocido en el barrio como uno de los primeros en ofrecer comida rápida, como churrascos con doradas papas fritas como acompañamiento predilecto. 

A Cid le gusta que familias enteras ocupen las mesas de su local, ese es el ambiente que busca. Pero la pandemia lo cambió todo. Si antes prefería no trabajar con delivery, por ahora es la única opción. Recién el viernes 31 de julio pudo reabrir para repartir. Ella confía en que la gente nuevamente podrá entrar y comer ahí. Actualmente trabaja en conjunto con la Mutual de Seguridad en las adaptaciones que tendrán que hacer dentro del local, para respetar el distanciamiento entre mesas que exige el gobierno y poder repuntar con su emprendimiento.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.