Comunidad indígena Yalquincha busca convertir su territorio en Zona de Interés Turístico

Los habitantes de Yalquincha, una localidad ancestral de la región de Antofagasta, buscan que el lugar que habitan sea reconocido oficialmente como un foco turístico: piensan que mejorará la economía del sector, además de lograr un avance en materia de conservación del ecosistema local.




Luis Plaza (46) nació y se crió en Yalquincha, valle a siete kilómetros de Calama, ubicado en la quebrada del río Loa. Desde hace un año, él se desempeña como presidente de la Comunidad Indígena de Yalquincha. Cuando se le pregunta qué es lo que hace especial al sector, responde: “En realidad, todo”. Y agrega que nombrar cada uno de los atractivos que tiene su tierra sería difícil.

La comunidad que él preside es el vestigio de una cultura precolombina milenaria, de origen quechua. La directora del Sernatur de Antofagasta, Irina Salgado, explica que fueron los primeros habitantes que llegaron a la zona y que se asentaron en torno al río. Aunque no todos hablan el quechua, hasta el día de hoy mantienen sus tradiciones, como los solsticios y los canales de regadío y el pago a la tierra, en que se agradece a la Pachamama por todas las actividades que el sector les permite, como la agricultura, la ganadería y el turismo.

Del cariño que Plaza y otros comuneros sienten por el valle, nacen las ganas de declarar Yalquincha como Zona de Interés Turístico (ZOIT). Él está convencido de que el sector cumple con las condiciones para ser un foco de visitantes, pues es reconocido por sus construcciones basadas en la técnica del doble muro, con techos de totora y soportes de chañar. Además, en las cercanías de la quebrada del río Loa, se puede encontrar petroglifos tallados y pintados.

El alcalde de Calama, Daniel Agusto, afirma que la idea de declarar algunos sectores de la comuna como ZOIT nació en 2016, cuando comenzaron a trabajar en la “ruta turística de la provincia”, para destacar sus lugares emblemáticos. Salgado explica que el valle tiene un rol clave en el turismo en la región, pues es la puerta de ingreso al Alto el Loa, una zona de 15 localidades entre las que están Chiu-Chiu, el Pucará de Lasana y los géysers del Tatio.

La gestión en conjunto por Yalquincha

Tras un año de trabajo en conjunto entre la municipalidad de Calama, la comunidad de Yalquincha, la empresa de energías renovables Acciona, Sernatur y Chile Consultores, el pasado 18 de diciembre se hizo entrega a la subsecretaría de Turismo del documento de diagnóstico que permitirá al valle de Yalquincha postular como ZOIT. Desde esa fecha, la Subsecretaría tiene un plazo de seis meses para oficializar la designación.

El documento pretende posicionar al sector como prioridad para la ejecución de programas y proyectos públicos, además de beneficiarlo con la asignación de recursos, para que el valle logre reunir las condiciones necesarias para convertirse en un foco turístico. “Hay un convenio con Subdere y se puede postular a fondos concursables para efectos, por ejemplo, de mantención, conservación, infraestructura para las personas que viven ahí”, explica Daniel Agusto, alcalde de Calama.

A un kilómetro y medio de la comunidad de Yalquincha, Acciona opera su planta fotovoltaica Usya. La empresa es consciente de que sus vecinos estaban ahí desde antes, por lo que han procurado convivir en armonía. “La comunidad indígena habita en la rivera del río Loa, ahí tienen ganado, sus cultivos y viven de esa actividad. Y también desarrollaban el turismo, aunque informalmente”, afirma Lexy Amparo Jorquera, coordinadora de relacionamiento comunitario de Acciona.

Aunque Jorquera reconoce que durante los primeros años la compañía tuvo que realizar varios intentos para lograr establecer el diálogo con la comunidad, debido a los temores que existían sobre los posibles impactos que podría generar en el territorio la operación de la planta, finalmente el acercamiento fue posible cuando ambas partes coincidieron en que se podía proteger el territorio a través de una declaratoria de ZOIT. Así, se logró impulsar un proceso colaborativo, en el cual Acciona se comprometió a financiar el diagnóstico del potencial turístico de la zona.

El futuro turístico de Calama

Actualmente, la región de Antofagasta solo tiene una ZOIT: San Pedro de Atacama. Yalquincha podría ser la segunda, e impulsaría el turismo indígena, patrimonial, de aventura y astronómico que se desarrollan de forma informal. Por eso, Luis Plaza, el presidente de la comunidad, asegura que es fundamental trabajar más que nunca en cuidar el valle y lograr que esté “cuidado, bien bonito y bien vegetado”.

Para el edil de Calama, convertir zonas de la comuna en sectores turísticos potenciaría sus tradiciones, el patrimonio y el bienestar del ecosistema. ”Es una gran oportunidad para preservar nuestros sitios ancestrales e históricos que tenemos en la comuna de Calama, que está tan necesitada precisamente de cuidado y protección de la biodiversidad”, afirma.

El alcalde Agusto enfatiza que la postulación de Yalquincha es solo el inicio de un proceso virtuoso, porque tienen la intención de ampliar la ZOIT a otros pueblos ancestrales del Alto el Loa, todos con un alto potencial turístico y patrimonial.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.