Instituto de Trasplante UC CHRISTUS alcanza los 500 trasplantes hepáticos, un hito a nivel nacional

La cifra histórica alcanzada da cuenta del esfuerzo, avances tecnológicos y programas implementados por el equipo profesional para enfrentar los bajos índices de donación que existen en nuestro país. Una luz de esperanza para quienes esperan por un trasplante hepático en Chile.




“A mi hermana Isabella le encontraron una enfermedad autoinmune cuando tenía 13 años. En ese entonces, vivíamos en Brasil y a ella le dio una apendicitis que fue tratada en un recinto médico de allá. En medio de las operaciones los doctores se dieron cuenta de que mi hermana tenía un hígado con cirrosis y que la hepatitis se la autoproducía su cuerpo”, cuenta la ingeniera comercial, Camila Crino (33).

Desde entonces y por 15 años, Isabella (27) recibió un tratamiento médico que la protegía de la enfermedad autoinmune que atacaba su hígado. “Pese a ello, siempre existió la posibilidad de que ella no pudiera revertir su afección y el hígado terminara más afectado. Por eso, todo el tiempo estuvimos evaluando la posibilidad de un trasplante hepático”, dice.

Camila comparte que siempre supo que sería la donante de su hermana, pues no solo eran parecidas físicamente, sino que además tenían el mismo grupo sanguíneo. Una decisión que había tomado de manera consciente. “Hace seis meses Isabella comenzó a decaer y en ese momento el doctor que la trataba en el Hospital Salvador nos dijo que estábamos llegando a un punto de no retorno”, comenta.

Isabella fue derivada entonces al Hospital Clínico UC CHRISTUS, donde fue atendida por el equipo médico del Instituto de Trasplantes de dicha institución. “En ese momento me hice todos los exámenes para saber si era compatible con mi hermana, y el resultado fue positivo. Fue así como el 31 de agosto nos internaron y el 1 de septiembre comenzó la operación que duró 14 horas. Entré yo primero y después mi hermana, y los doctores nos contaron que cuando despertamos de la anestesia lo primero que hicimos fue preguntar por la otra”, recuerda Camila.

Hoy, a casi dos meses de la intervención, las dos hermanas se recuperan en el hogar que ambas comparten. Camila cuenta que ha sido muy bonito vivir el proceso de recuperación juntas y que su hermana “regresó a la vida”. Por su parte Isabella revela que: “Cuando supe que mi hermana sería mi donante, me preocupé porque tenía miedo de que algo inesperado le pasara. Sin embargo, la fortaleza de Camila me ayudó a estar más tranquila. Hoy entre ella y yo hay un lazo todavía más fuerte, algo trascendental que no se puede explicar con palabras”.

Dar vida

En septiembre de este año, el Instituto de Trasplante UC CHRISTUS alcanzó los 500 trasplantes hepáticos desde que comenzó a realizarlos, el año 1994, cifra que solo ha sido alcanzada a nivel nacional por este recinto médico. Un número que da cuenta de las historias de esperanza y éxito como la vivida por Isabella y Camila.

“Es un récord histórico nacional porque somos el primer centro que ha llegado a los 500 trasplantes hepáticos a punta de un gran esfuerzo de un tremendo equipo multidisciplinario”, cuenta con orgullo el doctor Martín Dib, jefe del Instituto de Trasplantes UC CHRISTUS.

Lo cierto es que el aumento de trasplantes de hígado ha crecido paulatinamente en el Instituto. Según el facultativo, en los años 90 realizaban entre uno a cinco anualmente; en 2015 subieron a 30 al año, y desde el 2019 han realizado más de 50 trasplantes hepáticos al año, por 3 años consecutivos. Por eso, cuando alcanzaron los 500 trasplantes hepáticos, fue una cifra trascendental y motivo de mucha alegría para todo el equipo médico.

Así lo cuenta Dib quien comparte que: “Fue muy significativo porque además en septiembre hicimos la Ceremonia de Inauguración del nuevo espacio físico del Instituto de Trasplantes UC CHRISTUS. Son más de 60 profesionales que están involucrados en el equipo multidisciplinario de trasplantes hepáticos, entre cirujanos, anestesistas, hepatólogos, enfermeras, arsenaleras y más gente que está tras bambalinas. Hay muchos integrantes del equipo que se esfuerzan para dar una segunda oportunidad de vida a pacientes que están en lista de espera”.

En Chile existe una lista de espera nacional para trasplante hepático con alrededor de 160 pacientes. Sin embargo, no hay suficientes donantes, por lo tanto, hasta un 35-40% de los pacientes que están en ella se mueren antes de recibir un hígado. “Debido a esa situación, en los últimos 5 años hemos desarrollado un programa de trasplante hepático con donante vivo, es decir, que el potencial receptor le pide a algún familiar (consanguíneo hasta cuarto grado y pariente político hasta el segundo grado) la donación de la mitad del hígado”, detalla Dib.

Isabella y Camila son parte de dicho programa, así como tantos otros pacientes que han logrado seguir viviendo gracias a la donación de algún pariente. “De los 500 trasplantes con donantes vivo, hemos realizado 40 trasplantes de adulto a adulto y 22 trasplantes de adulto a niño”, señala el facultativo.

Sobre cuáles han sido los avances en materia de trasplantes, Dib explica que: “creo que el mayor avance tecnológico y técnico que hemos tenido ha sido el trasplante con donante vivo. El hecho de que con una persona viva podamos obtener dos hígados, en donde dos mitades se regeneran al 100% de lo que era el hígado original, es impresionante. También se ha avanzado mucho en las técnicas de anestesia de trasplante, en la técnica quirúrgica de la cirugía y en la terapia de inmunosupresión que necesitan los pacientes para no rechazar el nuevo órgano”.

Después de haber alcanzado una cifra tan significativa, Martín Dib expresa con optimismo que el equipo espera que en los próximos años aumente la cantidad de donantes en el país. “Desde el año pasado está rigiendo la Ley del Donante Universal, en la que todos somos donantes, excepto los que legalmente estipulen lo contrario. Esperamos que puedan aumentar la cantidad de donantes fallecidos efectivos en Chile y al mismo tiempo aumentar también los donantes vivos, para así aumentar la esperanza de vida y disminuir la mortalidad de los pacientes que están en lista de espera”, concluye.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.