La implementación de opciones de pago electrónico asoma como el gran desafío del comercio para este 2022

En un contexto donde los chilenos prefieren evitar el contacto físico a la hora de realizar sus compras, la responsabilidad recae en los negocios, que deben pensar en su salto hacia lo digital y proponer soluciones a la altura de lo que exige el nuevo usuario cibernético.




Desde el primer mes de confinamiento hasta hoy, procesos que antes eran eminentemente físicos fueron encontrando un lugar de desarrollo con amplias oportunidades en el mundo virtual. Así pasó con el comercio, pues la pandemia obligó a que las compras por internet se hicieran tan diarias como el uso de redes sociales.

En 2020 las ventas electrónicas crecieron un 55% en relación al 2019, marcando un alza sin precedentes, según datos entregados por la Cámara de Comercio de Santiago (CCS). Durante 2021 y el primer trimestre de 2022 las cifras, lejos de estancarse, siguieron demostrando que las costumbres de compras siguen avanzando hacia lo digital.

“El confinamiento llevó la intensidad de compra online a sus máximos probables, que fue cerca del 80% de los usuarios. Luego de eso la intensidad bajó, ya que había libertad para ir a comprar de manera presencial. Sin embargo, durante marzo y abril de este año las cifras dan cuenta que, aunque hemos vuelto a la movilidad plena, las tasas de penetración vuelven a acercarse al peak, puesto que a pesar de que las personas tienen la oportunidad de ir a comprar a tiendas físicas, optan por seguir comprando de manera online”, analiza George Lever, gerente de Estudios de la CCS.

Esta realidad, lejos de ser pasajera, se está marcando como una tendencia que obligará a que las tiendas deban sumarse desde ya a este vertiginoso proceso, tal como lo explica Ximena Baeza, director commercial & B2B Products de Mastercard para el Cono Sur. “Durante la pandemia los consumidores adoptaron un comportamiento de compra digital que quedó instalado. De estudios realizados durante el último año observamos que, por ejemplo, un 81% de los usuarios indican que tienen la intención de comprar más a través de plataformas sociales en el futuro”, señala Baeza, añadiendo que “si a esto se le suma el marcado crecimiento de la inclusión financiera, que ha permitido que a través de tarjetas de prepago y crédito sean más las personas que puedan acceder a pagos digitales, para los comercios se hace cada vez más imprescindible cubrir estos requerimientos”.

Las palabras de Baeza están en el mismo tono que las expresadas por María Teresa Vial, presidenta de la Cámara de Comercio de Santiago, quien expuso durante la apertura del eCommerce Day Chile, que “en pleno 2022, el mercado del comercio electrónico se encuentra más robusto y maduro, con nuevos emprendedores, consumidores y trabajadores, interactuando con mayor rapidez e intensidad, y bajo buenas prácticas que convierten a Chile en un modelo a nivel regional e incluso mundial”.

Está tan asentada la predisposición digital en las compras de los chilenos que Ximena Baeza se atreve a pronosticar una realidad que se asemeja a la de los países líderes en la materia. “El mercado chileno continuará desplazando al efectivo y se transformará en una de las industrias vanguardistas de Latinoamérica y el Caribe”, proyecta.

En este contexto, donde los chilenos prefieren evitar el contacto físico a la hora de realizar sus compras, la responsabilidad recae en los negocios, que primero deben pensar en su salto hacia lo digital, y luego proponer soluciones que estén a la altura de lo que exige el nuevo usuario cibernético.

“Lo importante es hacerlo simple. Parece complicado, pero cualquier tienda lo puede hacer”, aclara Ximena Baeza.

Procesos de pagos digitales rápidos, confiables y cómodos

“En su minuto fue una táctica de sobrevivencia, tanto para el comercio como para los consumidores, pero una vez que adoptamos el hábito, se convierte en una forma de vida”. De esta manera definió George Lever –en conversación con Radio Pauta– los comportamientos comerciales de los chilenos como consecuencia de la pandemia.

El análisis del gerente de Estudios de la CCS solo viene a corroborar que la obligada tendencia de los últimos dos años se instaló como una realidad, y que pone en jaque a aquellos negocios que están reacios a sumarse a esta transformación.

“Pensar en la digitalización de la empresa es fundamental, desde ofrecer sus productos en estos canales hasta aceptar pagos digitales. Migrar las operaciones que tradicionalmente se hacen en forma física a la virtualidad puede parecer una tarea titánica, pero puede ser más simple de lo que se espera”, comenta Ximena Baeza, directora de Productos Comercial & B2B de Mastercard para el Cono Sur, compañía que ofrece amplias soluciones para las pequeñas, medianas y grandes empresas.

‘Aliados Digitales’, se llama la serie de recursos y herramientas que Mastercard Chile pone a disposición de los negocios que quieran entrar al vertiginoso mundo que están exigiendo los clientes nacionales.

‘Mercado Pago’, es una de las soluciones más accesibles para las tiendas que quieran ofrecer sus productos o servicios por Internet, o incluso, utilizando sus redes sociales. “Cobrar online es para ti”, dice el slogan de este partner de Mastercard, que ofrece facilitar todos los procesos que los usuarios esperan encontrar para tener un pago rápido, cómodo y confiable.

“Hoy por hoy, afortunadamente, las pymes pueden salir airosas en este escenario. Lo importante es la adaptabilidad, teniendo siempre presente que lo podemos hacer simple”, enfatiza Ximena Baeza.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.