Los desafíos de Chile en el deporte de alto rendimiento y el rol de las universidades

La imagen de Fernando González y Nicolás Massú, en el logro deportivo más importante de la historia chilena: la medalla de oro en doble de tenis. Fue el primer oro nacional en unos Juegos Olímpicos.

En un nuevo conversatorio de Mirada Educativa, estuvimos con el Subsecretario del Deporte, Andrés Otero; la Decana de la Facultad de Educación y Ciencias Sociales de UNAB, María Gabriela Huidobro; el tenista y triple medallista olímpico, Fernando González; el gimnasta y medallista panamericano Tomás González; y el voleibolista de playa, medallista panamericano y estudiante universitario Marco Grimalt. Revisa aquí el video, si es que te lo perdiste.




Han pasado casi dos meses desde que finalizó la actuación nacional en los Juegos Olímpicos de Tokio, y cuando las luces se apagan, los deportistas siguen entrenando pensando en mejorar su rendimiento y tiempos para enfrentar las nuevas competiciones. Este es un buen momento para enfrentar posturas a la estructura que rige a la actividad física de alto rendimiento y sobre el rol que tienen las universidades para apoyar a los deportistas que hoy deben combinar estudios superiores con sus carreras como deportistas de élite.

“Los desafíos de Chile en el deporte de alto rendimiento y el rol de las universidades”, fue el más reciente conversatorio de la sección Mirada Educativa, conducido por la periodista exseleccionada nacional de natación, Romina Cannoni, y que reunió al Subsecretario del Deporte, Andrés Otero; la Decana de la Facultad de Educación y Ciencias Sociales de UNAB, María Gabriela Huidobro; el tenista y triple medallista olímpico, Fernando González; el gimnasta y medallista panamericano Tomás González; y el voleibolista de playa, medallista panamericano y estudiante universitario Marco Grimalt.

¿Cuáles son los conceptos centrales que deberían armar el camino del deporte de alto rendimiento y dar resultados concretos? Para Tomás González, lo fundamental es la educación a diversos niveles el soporte que falta. “Me extraña que no haya entrenadores nacionales para cada deporte fijo. Las federaciones deben luchar para que aprueben un head coach y yo, que estuve a cargo de la federación de gimnasia, nos costó mucho. Eso es lo básico y es algo que no hemos podido garantizar”, dijo en la charla.

Por la misma línea, Fernando González apunto a reforzar la educación y cambio de mentalidad desde la etapa escolar, pero siempre poniendo al deporte como un juego cuando no son niños, para no estresarlos con las competencias. “Se dice deporte y se piensa de inmediato en las medallas. En mi caso, dejando todos los logros, el deporte ha sido una de las herramientas más importantes como deportista y persona para formarme”, aseguró.

Considerando los recientes eventos de Tokio 2020, de los 58 atletas del Team Chile que participaron, la delegación de universitarios más numerosa fue la de la Universidad Andrés Bello, con 10. Independiente de los resultados, todos enfrentan el desafío de combinar dos carreras: la del deporte de alto rendimiento con los estudios superiores tradicionales. María Gabriela Huidobro, Decana de la Facultad de Educación y Ciencias Sociales de la Universidad Andrés Bello, dijo en el conversatorio que el sistema educativo le exige mucho tiempo a los estudiantes en la sala de clases, y a las universidades se les exige indicadores que a los deportistas son difíciles de cumplir, entre algunos puntos como cursar cierta cantidad de semanas, o que egrese en una cierta cantidad de tiempo. Son dificultades que deben ajustarse a las dos carreras que corre paralelamente cada estudiante.

“No basta con ofrecer becas si la carrera lo va a consumir en su tiempo libre. Hemos flexibilizado ítemes, entendiendo que para un deportista la universidad no es su prioridad, y hay que armonizarlo con la actividad deportiva, crear una cultura que involucre a todos”, destacó la académica. En ese sentido, desde el Ministerio del Deporte han señalado que para conseguir podios en las competiciones de alto rendimiento es un proceso de al menos 10 años, que requiere tiempo y que debiese tener efectos a partir de los JJOO de Los Ángeles 2028. El subsecretario Otero destacó que los planes de desarrollo estratégico no se pueden pensar a corto plazo, y que los frutos que esperan cosecharse en Santiago 2023 deben ir de la mano de seguir fortaleciendo el plan olímpico y paralímpico, donde se hizo un trabajo metodológico, junto con avanzar en el plan de head coachs; actos que se fueron reflejando paulatinamente en los juegos panamericanos de Guadalajara, Toronto y Lima, siendo este último el evento que más medallas dejó entre el equipo local.

Para Marco Grimalt, que está en tercer año de Ingeniería en Administración de Empresas, en la UNAB, pasa alrededor de seis meses fuera del país, lo que le hace difícil ser un alumno regular a los estudios superiores. En su caso, puede congelar o elegir los ramos que desee optar, eligiendo algunos en formato vespertino u online, siendo un plus para él, ya que comparte con trabajadores que estudian en sus tiempos libres. “El enfoque que le dan a las clases es distinto, y la comunicación con los profesores es fundamental, para hacerlos partícipes, que sean parte de mi equipo deportivo. Uno no pude que le hagan las pruebas, pero sí que respeten los tiempos”, declara.

Si quieres revisar más sobre este conversatorio, dale play a este video.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.