Parten masivas vacunaciones por el Covid-19 para incentivar a los jóvenes

Fotos: Sergio López.

Este jueves, alrededor de 200 estudiantes de la Universidad Andrés Bello fueron vacunados en el Campus República, en la primera acción en una casa de estudios y como parte del plan del Gobierno para aumentar la cobertura de vacunación en el segmento etáreo más desprovisto actualmente de inoculación y uno de los más propenso a hospitalizaciones.




Esta semana partió la vacunación contra el Covid-19 para quienes tienen entre 23 y 25 años y el Gobierno ha comenzado a reforzar el llamado a concurrir a lugares de inoculación, debido a que la curva de inoculación ha ido descendiendo a medida que le va tocando a la población más joven: mientras los mayores de 50 han respondido masivamente y superan el 85% de vacunados, en el segmento de 40 y 49 años la cifra llega a un 74% que tienen la primera vacuna y la cifra cae al 51,3% entre los 18 y 39 años.

Una de las iniciativas en esa línea fue la jornada masiva de vacunación que se hizo este jueves 3 para estudiantes de la Universidad Andrés Bello, en el Campus República, en la primera activación de vacunación que se realiza en un establecimiento educacional en Chile, a alrededor de 200 estudiantes de esa casa de estudios, que recibieron las vacunas CanSino y Pfizer.

El Ministro Secretario General de Gobierno, Jaime Bellolio, asistió al punto de partida de esta iniciativa e hizo un llamado a todos los estudiantes de Chile a que se vacunen. “Vacunarse es seguro, es muy importante, protege a uno mismo pero también a los demás. Es un acto de solidaridad. Una persona que está vacunada tiene un tercio de posibilidades de contagiarse y un décimo de posibilidades de enfermarse gravemente y entrar a una UCI. No hay dónde perderse. Obviamente, hay que ir a vacunarse. Son seguras, eficaces y gratuitas”, afirmó el vocero de gobierno.

El Rector de la Universidad Andrés Bello, Julio Castro, manifestó su compromiso con la vacunación y destacó la oportunidad de la UNAB de iniciar este proceso en los centros de estudio. “Estamos muy contentos que partan aquí. La vacunación es algo de vital trascendencia para el desarrollo de las medidas que permitan paliar la pandemia. Como universidad no podíamos mantenernos al margen, porque el mundo nuestro es el mundo de los jóvenes, y queremos impulsar significativamente y apoyar al Gobierno en todas las medidas que signifiquen aumentar la cobertura de vacunación en este grupo”. En esa línea, dijo que “que con esta iniciativa y otras que vendrán por parte del Gobierno, muy pronto lograremos que los jóvenes generen una cultura de aceptación de la vacuna, como uno de los mecanismos de solución del problema de la pandemia”.

El Rector de la UNAB, Julio Castro (a la izq.) y el Ministro Secretario General de Gobierno, Jaime Bellolio (a la der.) fueron parte de las autoridades presentes en la jornada de vacunación.

El gimnasio de la Andrés Bello, en calle Sazié, recibió desde temprano a los alumnos que iban a vacunarse. El amplio espacio, el agendamiento previo y la coordinación de los diversos estamentos generó un proceso ordenado y rápido.  “Me parece súper bien, ha sido muy coordinado y rápido. Antes pensaba que tenía que ir a otro centro, hacer fila, así que preferí hacerlo por la universidad. Me llegaron unos correos, me confirmaron la hora y vine. Han estado todas las medidas como corresponden, el distanciamiento social, alcohol gel en todos los lugares”, afirma Julián Martínez, alumno de Geología de la UNAB que estaba en la fila para ser inoculado.

Bárbara Flikiber, estudiante de kinesiología, valoró la oportunidad: “Me pareció espectacular. Tengo amigas de otras universidades y no es lo mismo. También que sea la vacuna CanSino, que es solo una dosis, es súper efectivo, entras y en cinco minutos estás vacunado. Me parece un privilegio”.

Francisco Jorquera, estudiante de Derecho de la UNAB que fue al vacunatorio, reconoce que inicialmente no se iba a inocular. Veía muchas filas en los distintos lugares, entonces no. Cuando la universidad me mandó un correo para vacunarme me pareció bien, porque se reducía solamente al círculo de los estudiantes. Entonces vine y estaba todo expedito, me vacuné inmediatamente”, dice el estudiante, quien cuenta que fueron citados por rangos horarios de 30 minutos.

Buscando acercarse a la meta

La Seremi de Salud Metropolitana, Paula Labra, destacó la labor de coordinación entre todos los involucrados en esta nueva acción sanitaria, lo que permitirá acercarse a una meta de vacunados en los públicos objetivos. “Tenemos que llegar al 80% para que podamos ganarle a la pandemia y tengamos mayores libertades. Es por eso que además de todos los puntos de vacunación que tienen las distintas comunas, hemos dispuesto estos móviles que ya conocemos, que han ido a obras de construcción, a predios agrícolas y ahora en un convenio con el INJUV, estamos llegando a distintas universidades, siendo hoy la primera la Universidad Andrés Bello”, dijo la Seremi.

Matías Silva, presidente Centro de Estudiantes de Medicina UNAB Santiago, destacó esta nueva estrategia para llegar con la vacuna a los más jóvenes. “Es importante que las y los estudiantes puedan acercarse a cumplir el plan de vacunación. Debemos aprovechar este tipo de bondades. Desde el área de las carreras de la salud, debemos ser agentes activos en incentivar la promoción en salud. Es trascendental tener un proceso así, que está extendido a nivel nacional hace mucho tiempo. Invito a todos mis pares coetáreos y a todos mis compañeros y compañeras estudiantes del área de la salud, a que se vacunen”, señaló.

Según cifras del Minsal, hasta el 2 de junio se habían administrado 18.903.346 de dosis y 10.928.685 de personas han recibido por lo menos su primera dosis. Quienes han completado su proceso de vacunación con dos dosis o unidosis, son 8.180.288 de personas. Respecto a los grupos etáreos, entre 70 y 79 años, la cobertura de la vacunación es de un 88,6% a nivel nacional. Esa alta cifra contrasta con el grupo entre los 18 y los 39 años, donde la cifra apenas sobrepasa el 50% para quienes tienen la primera dosis.

En lo referente a hospitalizaciones, los menores de 39 años han mantenido estabilidad en los últimos meses y representan hoy el mayor número de admisiones a Unidades de Cuidados Intensivos en Chile. Un tema que preocupa al Gobierno. “Necesitamos que los jóvenes vayan a vacunarse. Sé que hay personas que dicen ‘oye, si con esto no les pasa nada a los más jóvenes, es un dolor de cabeza y un par de días con fiebre’. No, lamentablemente no es así”, dice el Secretario de Estado. “Las personas que hoy día más están entrando a las UCI son personas más jóvenes, algunos con comorbilidades o personas que no han completado su proceso de vacunación o que no habían iniciado su proceso de vacunación. Por lo mismo, para bajar el riesgo personal del Covid, pero para bajar el riesgo y la circulación del virus nacional, necesitamos que más personas se sigan vacunando”, añade Bellolio.

Los cerca de 200 alumnos que llegaron para la inoculación fueron divididos en franjas horarias cada media hora, evitando así las aglomeraciones y filas.

Experiencia internacional

En otros países se están implementado diversas estrategias para atraer al segmento juvenil a los procesos de inoculación, que van desde música, comida y tragos gratis, hasta el sorteo de tablets para los que estén vacunados. Expertos de diversos países coinciden en el “sentido de invencibilidad” que tienen los de menor edad son parte del problema detrás del desinterés por vacunarse. Algunos países han desarrollado campañas de comunicación específicas para los jóvenes, apuntando a experiencias de sus pares con el Covid-19 y apelando a la solidaridad y empatía con los mayores, para cuidarlos a ellos también.

En Israel, por ejemplo, en marzo pasado el municipio de Tel Aviv tuvo un punto de vacunación frente a un concurrido bar, en la plaza Dizengoff, donde ofrecían un trago gratis a cambio de una dosis de vacuna. Y funcionó: al segundo día había filas de jóvenes para vacunarse.

En Italia van contra el tiempo: como se acerca la temporada de verano y ya el año pasado estuvo el país cerrado, este año quieren abrirse nuevamente al turismo. Hasta esta semana se vacunaban a razón de 500 mil personas diarias, pero los menores de 29 años eran el segmento que menos vacunaciones presentaba. Una de las llamativas acciones que se han hecho es que solo podrán entrar a discotecas de Roma a quienes presenten su carnet de vacunación.

Pero es en Estados Unidos donde las acciones para convencer a los jóvenes de vacunarse han sido las más variadas. Una de las estadísticas que manejan es que los “millennials” (entre 25 y 38 años) son quienes más viajan y algunas aerolíneas han adelantado que exigirán la vacunación para subirse a un avión. Pero hay más acciones. En el condado de Orange, por ejemplo, recurrieron a profesionales médicos, atletas y rostros de TV para convencer a los de 20 y 30 años.

A fines de abril pasado, el gobernador del estado de Virginia Occidental, en EE.UU., creó una campaña para incentivar a quienes tienen entre 16 y 35 años: darles un bono de ahorro de US$ 100. La gobernación de Nueva York, en tanto, sortea 50 becas de cuatro años para estudios universitarios entre los adolescentes que se vacunen antes del 7 de julio. Y un promotor de concierto de rock en Florida anunció hace unas semanas que el precio de los tickets para futuros conciertos de su productora costarán 18 dólares para los vacunados y mil dólares para los no vacunados. Medidas que van hacia un mismo horizonte: captar al segmento joven, el más esquivo a la vacunación mundial que se está realizando para detener el avance del Covid-19.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.