Pulse GL76 y GL66: Resistencia, diseño y rendimiento para todas tus necesidades

Equipado con la última generación de procesadores Intel, una tarjeta gráfica de la serie RTX 30 y un renovado sistema de refrigeración, la serie Pulse está creada no solo para impactar al momento de jugar sino que también para brillar con su diseño futurista.




El mundo de la tecnología es tan diverso que muchas veces sus productos se enfocan en resaltar un atributo en particular para atraer a una audiencia, dejando detrás el resto. Pueden haber computadores muy potentes pero que no son atractivos a la vista ni fáciles de usar o al revés, donde se privilegia el estilo pero se degrada la performance.

Pero hay un tipo de usuario exigente, que busca que su computador cumpla con todos los requisitos que se pueden pedir: que tenga un buen diseño, un buen rendimiento y tecnología de punta. Y en esa intersección es donde podemos encontrar la línea Pulse de MSI, dos notebooks lanzados por la compañía pensados para el mundo gamer y de la creación de contenidos.

Los Pulse GL76 y GL66 poseen una estética futurista gracias a su chasis de titanio gris y sus líneas de diseño creadas por el diseñador digital Maarten Verhoeven que le dan una apariencia única tanto por fuera como por dentro. Se trata además de equipos robustos y resistentes, con un peso que va desde los 2 kg dependiendo del modelo y que en su interior trae todo lo que necesitas para jugar los últimos títulos o editar fotos y videos de manera veloz.

El corazón de esta apuesta de MSI es el procesador i7-11800H, parte de la onceava generación presentada este año por Intel y que traen todo el poder de sus 8 núcleos y 16 hilos de procesamiento para ejecutar las tareas más pesadas sin ningún tipo de apuro.

Pero ningún equipo gamer está completo sin una tarjeta gráfica y la línea Pulse trae configuraciones pensadas para trabajar con la serie RTX 30 de Nvidia, en particular las RTX 3050 y 3060, diseñadas para sacar el máximo rendimiento a jugadores casuales e intermedios apoyados de las últimas mejoras en tecnología para mejorar las gráficas de los juegos, como lo son el ray tracing y el DLSS.

Por supuesto que para mantener un equipo portátil con la potencia de un procesador y una tarjeta de última línea, controlar la temperatura es todo, por lo que la serie Pulse incorpora un nuevo sistema llamado Cooler Boost 5, un sistema térmico dedicado para la CPU y la GPU con hasta 6 tuberías de calor que aumentan el diámetro interno del tubo para que el más calor sea distribuido por sus 2 ventiladores y una pasta térmica exclusiva de MSI.

Con teclados retroiluminados, paneles Full HD y con tasas de refresco de 144 Hz, la serie Pulse de MSI es una gran elección para jugadores, ya sea que busquen la portabilidad de las 15.6 pulgadas del Pulse GL 66 o el mayor espacio y comodidad para trabajar de las 17.3 pulgadas que ofrece en Pulse GL 76.

Para más información sobre donde puedes adquirir estos modelos puedes visitar este link.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.