Alejandra Kopaitic

Ingeniera ambiental y fundadora junto a Agustín Orozco de vayaconsumismo. Junto a varias otras cuentas de países hispanoparlantes colaboraron en una campaña llamada #JulioSinPlástico, para mostrar alternativas a los desechables.




1. ¿Existe realmente el talibanismo ecológico o estamos frente a una crisis tal que no se puede hablar de extremos?

En @vayaconsumismo tratamos de que la gente se motive de una manera paulatina, a medida que le vaya haciendo sentido, porque de esta forma cada cambio se va transformando en un hábito que luego es más fácil de mantener en el tiempo. Al mismo tiempo, es evidente que estamos en una crisis global socioambiental y por tanto se requiere un esfuerzo mayor, tod@s debiéramos estar alineados a impulsar cambios más grandes. Esto aplica tanto a nivel individual, colectivo y a niveles macro, como políticas organizacionales y públicas. Por lo tanto, sí urge actuar y abordar esta temática como una real crisis.

2. Instagram es una herramienta usada para abordar casi cualquier contenido: moda, fitness, gastronomía, ¿es realmente efectiva en el mensaje ecológico?

Resulta una buena puerta de ‘entrada’ a mucha gente, dados el formato abierto de contenido y las características que te ofrece la plataforma, sobre todo para interactuar con la gente (IGTV, en vivo, encuestas, etc.).

3. Gracias a ese uso como plataforma han llegado a profundizar en charlas y talleres.

Son muchas las empresas y colegios que quieren ir más allá en temas de sustentabilidad. Nuestras actividades tienen el propósito de difundir la actual crisis global socioambiental y cómo nuestras acciones cotidianas tienen un tremendo impacto en el planeta. La idea es que los participantes, de una manera cercana y contando también nuestra experiencia y proceso, se acerquen a esta temática y puedan adquirir algunas herramientas para empezar a vivir con menos basura, cuestionando sus hábitos de vida, de consumo y alimentarios.

4. ¿Existe coordinación con otros proyectos similares a nivel mundial? Cuéntanos sobre ‘Julio sin plásticos’.

Vayaconsumismo lleva más de 4 años en redes sociales, y algo que rescatamos y que nos encanta es la red de colaboración que se ha armado, sobre todo el poder conocer otros proyectos y personas que están en la misma sintonía que nosotr@s, tratando de darle urgencia a esta crisis y generar una sinergia para que los mensajes y propósitos lleguen con más fuerza a las personas.

Plastic Free July es un movimiento global que nació en Perth, Australia, en el año 2011. En el 2019 participaron más de 250 millones de personas de 177 países diferentes. Son muchas las personas comprometidas en la reducción de los desechables, pero se necesitan muchas más.

En esta oportunidad hicimos entre las varias cuentas un video y una campaña que estarán en redes sociales durante todo el mes de julio, mostrándole a la gente alternativas e ideas para evitar el plástico, sobre todo el desechable, y vivir de una manera más amigable con el planeta. #JulioSinPlástico.

5. Vayaconsumisno lleva tiempo invitando a cuestionar nuestra forma de consumir y alimentarnos, ¿qué nuevas perspectivas tienen pospandemia?

Sin duda, estar en cuarentena nos ha hecho reflexionar muchísimo, hoy nos vemos forzados a acostumbrarnos a las reuniones y actividades a distancia, y esto significa que se abren muchas oportunidades de colaboración y comunicación sin importar los límites geográficos.

Por otro lado, espero que la gente se haya dado cuenta de que no es que se ‘suspenda’ la crisis climática mientras estamos en pandemia, sino que el desconfinamiento debiera ir acompañado de acciones que permitan que los países se reactiven de una forma más sustentable. Esta pandemia también tiene su causa/raíz en la forma en que nos estamos relacionando con nuestro entorno, sobre todo con los animales. Urge poner énfasis en este tema y en cómo proyectamos esta nueva realidad.

6. ¿Saldremos de esto con una lección en autogestión?

Creo que mucha gente se ha dado cuenta de que tiene más habilidades de las que creía y que podemos depender menos de los supermercados y las grandes tiendas que antes de la pandemia. Hemos visto mucha gente aprendiendo a cocinar, a hacer su propio pan, aprendiendo nuevas cosas (en nuestro caso yo estoy aprendiendo a bordar, por ejemplo), y lo más lindo es que hemos visto a muchas personas con ganas de cultivar sus propios alimentos en casa y motivad@s con tener compost o vermicompost, para hacerse cargo de sus residuos orgánicos, ayudando de manera directa a combatir el cambio climático. Como dice nuestro lema, “más simples, más felices”.

Comenta