De Colección: Angell

Limpia: Las formas de Angell atrapan las miradas. El perfil del marco ha suavizado sus curvas y la estructura prescinde de todo elemento que disturbe la visual. Incluso la batería se ha reducido en tamaño y tiene una forma que se hace parte continua de la bicicleta.

Un ángel ha llegado a la ciudad. No tiene alas, pero sí dos ruedas que te harán volar y soñar con un mundo más limpio y una ciudad fácil de recorrer.




ORA ITO/ 2019

Los sueños construyen el futuro, y esta compañía apuesta por darte la seguridad que necesitas para cumplirlos, el confort necesario para esa aventura y preocuparse además por el lugar donde todo esto sucede: la ciudad. Esa es su inspiradora declaración de principios que se plantea pensando en hacer de las dos ruedas un medio de transporte masivo que ayude a descontaminar nuestras urbes.

Esta belleza es el eslabón que faltaba en la evolución de la bicicleta eléctrica. Son tantas sus bondades que te vas a enamorar. Vamos por parte.

Una bici urbana, mecánica, pesa alrededor de 14 kg, que ya es harto que mover más el peso de uno, en una ciudad no plana. Una eléctrica pesa cerca de 20, 22 kg, por la batería , ¡que es como llevar rocas en la mochila!

Este angelito, siendo eléctrico, pesa solo 13.9 kg, y eso es porque está construido con aluminio de alta resistencia, carbono y su batería removible pesa menos de 2 kg. Es pequeña, liviana y discreta. Da una autonomía de 70 km, se carga en solo 2 horas e incorpora un sistema de bloqueo automático para evitar robos. Además se conecta al computador de la bici. Este se comunica mediante una pantalla integrada táctil que te informa todo: los tiempos, la calidad del aire, los niveles de la batería, calorías, velocidad, cuál de los programas de asistencia escogerás y cuál modo de pedaleo, free ride, sport o navigation (que te indica la mejor ruta a tu destino).

Tiene luces traseras con indicador de frenada e intermitentes como los autos, reconoce al usuario y se desbloquea con el código personal. Por si todo esto no bastara, además trae seguimiento antirrobo por Bluetooth. Alcanza 25 km/h y tiene alarma como un auto. ¿Se puede pedir algo más a una bici? No parece haber otra tan completa. Bueno, por algo cuando Ora Ito, su diseñador, y el empresario Marc Simoncini (fundador de Meetic) se reunieron, pensaron hacer la mejor bicicleta del mundo y parece que lo lograron. ¡No es una bici… es una nave espacial con ruedas!

www.angell.bike

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.