Muy personal: Hansel Silva

Director ejecutivo de la Corporación Aldea Rural nos cuenta cómo a organización le dio una nueva vida al Windsor, un cine emblemático del centro de Concepción.




1. ¿Qué es y qué cosas ha hecho Corporación Educacional Aldea Rural?

Es una corporación que nace en Concepción, conformada por empresarios agrícolas y ganaderos que busca mantener las tradiciones de las zonas rurales y el tremendo patrimonio material e inmaterial que representa. Partimos en el 2010 salvaguardando las casas de adobe del pueblo de Rere, restauramos la Casa Cano, una casa patronal con profunda historia y que hoy es museo y centro cultural y legado Bicentenario del Gobierno de Chile año 2015. Luego desarrollamos diversos convenios de cooperación con municipios de Santiago a Chiloé, y finalmente el año 2019 habilitamos el ex Cine Windsor de Concepción transformándolo en sala de arte y centro cultural.

2. ¿Cómo llegan a este cine en abandono?

En 2017 nuestra corporación comienza el trabajo de promover exposiciones de nivel en la Región del Biobío. Gracias a un convenio con la Fundación Guayasamín traemos a Chile una importante colección del pintor ecuatoriano, y seguimos con Dalí, Goya, Matta. La necesidad de una sala de exposiciones propia y con los espacios adecuados nos lleva a arrendar el edificio del antiguo cine, con el compromiso de transformarlo en una sala de arte con actividades gratis para la comunidad y de esta manera desarrollar nuestra agenda de exposiciones y trabajo.

3. Un pequeño resumen de la historia del Windsor.

El Cine Windsor se construye en 1948 por parte de la familia Akel en Concepción. Ellos fueron dueños además del Cine Regina y Explanada. Ubicado a una cuadra de la plaza, es un lugar privilegiado y de gran presencia en la memoria penquista. Fue cine, cine erótico, lugar de culto cristiano, hotel y finalmente sufrió el abandono por una década, hasta que lo habilitamos y lo transformamos en sala de arte y centro cultural.

4. ¿En qué estado se encuentra actualmente y qué posibilidades entrega?

En una primera etapa se encuentran habilitados el foyer y primer piso de la sala. Teníamos contemplado en el segundo piso establecer un café y sala de reuniones. Pero por los desórdenes sociales y la pandemia está congelada esa parte.

5. Háblanos de la colaboración con el proyecto Vermut.

El proyecto Vermut es liderado por un grupo de jóvenes arquitectos y periodistas de Concepción que investigan la historia de los cines que existieron en las galerías del centro penquista; generamos un convenio de colaboración que entregaba a la comunidad una exposición de esta historia latente en nuestra sala Windsor y que culminó con la exhibición gratuita de películas chilenas. Fue un éxito durante el verano. Fue muy motivante ver las largas filas del público para entrar y revivir la mejor época del Windsor.

6. Tenían buenas exposiciones programadas que se suspendieron, ¿de qué manera siguen su actividad en este momento de confinamiento?

En marzo vino el cierre a público de la sala por decreto, pero nuestro equipo continuó trabajando y sumamos el tremendo desafío de incorporar la tecnología y plataformas virtuales en nuestro quehacer; para el 18 de junio tenemos autorización sanitaria para realizar la inauguración de la exposición “Día Cero”, de la artista Natalia Guajardo. Incorporaremos cápsulas explicativas de su obra y charlas, además de conversatorios en línea. En mayo lanzamos el concurso de cuentos “Tu cuarentena cuenta, cuenta tu cuarentena”, con gran éxito y cuya premiación será en septiembre.

7. ¿Creen ustedes que hay un aprendizaje para las organizaciones culturales tras esta crisis?

Esta pandemia dejó en evidencia la necesidad de incorporar las plataformas digitales en nuestro trabajo; nos enfrentamos a nuevos desafíos y competencias, porque la industria cultural debe modernizarse, y por cierto debemos cumplir el rol social de ser el reflejo de nuestra comunidad y un casa común para todos.

@saladearteexcinewindsor / @corporacionaldearural

Comenta