Bill Gates detalló las 5 innovaciones que considera claves para superar al coronavirus

El co-fundador de Microsoft cree que para hacer frente a la pandemia son claves los tratamientos, vacunas y exámenes, además de iniciativas como el restreo de contactos y políticas para reabrir la economía.


Durante los últimos años el co-fundador de Microsoft, Bill Gates, ha hablado en varias oportunidades sobre cómo el mundo necesita prepararse para enfrentar una pandemia y ahora que el nuevo coronavirus mantiene en alerta al todo el mundo, el empresario no se ha guardado sus impresiones al respecto.

Además de criticar el manejo de algunos países ante la crisis y esbozar que escenarios como el provocado por el COVID-19 podrían repetirse en 20 años más, este jueves Gates quiso compartir un listado de innovaciones que, a su juicio, serán necesarias para superar al coronavirus.

Para plantear su punto Gates comparó a la actual pandemia con una Guerra Mundial.

“La pandemia de coronavirus enfrenta a toda la humanidad contra el virus”, escribió Gates. “Esto es como una guerra mundial, excepto en este caso, todos estamos del mismo lado”.

Siguiendo esa analogía, el empresario sostuvo que tal como distintas creaciones fueron necesarias para acabar con la Segunda Guerra Mundial, ahora es preciso que se produzcan diversas innovaciones para salir de esta situación.

“Durante la Segunda Guerra Mundial, una cantidad asombrosa de innovación, incluyendo radares, torpedos confiables y descifrado de códigos, ayudó a terminar la guerra más rápido”, señaló Gates. “Esto será lo mismo con la pandemia”.

En ese sentido, Gates divide en cinco categorías a las innovaciones que considera necesarias para sortear la pandemia provocada por el nuevo coronavirus.

Estas son las áreas que Gates define como claves:

Tratamientos

De acuerdo a Gates, para que la gente se sienta segura para asistir nuevamente a lugares masivos es necesario que exista un tratamiento que sea efectivo en la mayoría de la población.

“Es difícil saber con precisión cuál es el umbral, pero sospecho que es algo así como el 95%; es decir, necesitamos un tratamiento que sea un 95% efectivo para que las personas se sientan seguras en grandes reuniones públicas", escribió Gates. “Aunque es posible que una combinación de tratamientos tenga más del 95% de efectividad, no es probable, por lo que no podemos contar con eso. Si nuestros mejores tratamientos reducen las muertes en menos del 95%, aún necesitaremos una vacuna antes de que podamos volver a la normalidad”.

Pero Gates sabe que encontrar un tratamiento que sea así de efectivo podría tardar.

“Cada semana, leerá sobre nuevas ideas de tratamiento que se están probando, pero la mayoría fracasarán. Aún así, soy optimista de que algunos de estos tratamientos reducirán significativamente la carga de la enfermedad”, sentenció.

Vacunas

“La única forma de regresar el mundo a cómo estaba antes de que apareciera el COVID-19 es una vacuna altamente efectiva para prevenir la enfermedad”, dice Gates. Pero el mismo empresario reconoce que no es una tarea fácil.

Después de todo, según precisa, “el tiempo de desarrollo típico para una vacuna contra una nueva enfermedad es de más de cinco años" y aunque ese proceso se puede acelerar en algunos aspectos perfectamente podría tardar hasta 18 meses en convertirse en realidad.

Exámenes

Otro aspecto en el que Gates pone énfasis son las pruebas para diagnosticar el COVID-19.

“Se ha prestado mucha atención al número de exámenes que se realizan en cada país. Algunos, como Corea del Sur, hicieron un gran trabajo al aumentar la capacidad de prueba. Pero el número de exámenes por sí solo no muestra si se están utilizando de manera efectiva. También debe asegurarse de priorizar las pruebas en las personas adecuadas”, plantea el empresario.

“Por ejemplo, los trabajadores de la salud deberían poder obtener una indicación inmediata de si están infectados para saber si deben seguir trabajando”, añadió. “Las personas sin síntomas no deben hacerse la prueba hasta que tengamos suficientes pruebas para todas las personas con síntomas”.

Rastreo de contactos

El co-fundador de Microsoft cree que la “forma ideal” de prevenir más contagios del nuevo coronavirus es mejorar las técnicas de rastreo de contactos para que las personas sepan rápidamente cuando estuvieron con alguien con COVID-19 y puedan tomar las medidas pertinentes.

En es sentido, si bien Gates destaca las medidas que ha tomado Alemania en la materia, también recalca que se están desarrollando alternativas desde el mundo de la tecnología, como lo que están haciendo Google y Apple.

“Se están proponiendo una serie de enfoques digitales en los que los teléfonos detectan qué otros teléfonos están cerca de ellos (...)”, escribió Gates. “La idea es que si alguien da positivo, su teléfono puede enviar un mensaje a otros teléfonos y sus propietarios puedan hacerse la prueba. Si la mayoría de las personas instalaran voluntariamente este tipo de aplicación, probablemente ayudaría a algunos. Una limitación es que no necesariamente tienes que estar en el mismo lugar al mismo tiempo para infectar a alguien: el virus puede quedar en la superficie. Este sistema omitiría este tipo de transmisión”.

Políticas de apertura

Finalmente Gates apunta a las decisiones que se tendrán que tomar para poner nuevamente en marcha distintas partes de la economía y cómo eso requerirá un importante análisis por parte de los gobiernos.

Básicamente el empresario dice que la decisión de qué abrir y qué mantener cerrado no será sencilla y que a medida que algunos países pasan a otra etapa del avance del virus ese será el principal desafío.

“Las reglas sobre lo que está permitido deben cambiar gradualmente para que podamos ver si el nivel de contacto está comenzando a aumentar la cantidad de infecciones. Los países podrán aprender de otros países que cuentan con sistemas de prueba sólidos para informarles cuándo surjan problemas”, dice Gates.

“El principio básico debe ser permitir actividades que tengan un gran beneficio para la economía o el bienestar humano pero que presenten un pequeño riesgo de infección”, concluyó. “Pero a medida que profundizas en los detalles y miras a través de la economía, la imagen se complica rápidamente. No es tan simple como decir ‘puedes hacer X, pero no Y’. La economía moderna es demasiado compleja e interconectada para eso”.

Comenta