El CEO de Airbnb dice que la pandemia acabó con gran parte del negocio de la compañía en menos de dos meses

Brian Chesky habló del impacto de los confinamientos y aseguró que la empresa podría operar con otro tipo de viajes.


El turismo sin duda es una de las industrias más afectadas por el COVID-19, y es que la pandemia no solo ha obligado a millones de personas en todo el mundo a quedarse encerradas en sus hogares, sino que también tiene suspendidos la mayoría de los vuelos y viajes a nivel mundial.

En ese sentido, Airbnb es una empresa que no ha podido quedarse ajena al impacto de esta enfermedad en la economía mundial y aunque su CEO espera que a futuro este negocio pueda remontar de la mano de un nuevo tipo de viajes, por ahora el panorama no sería muy alentador.

En una entrevista con CNBC, el CEO de Airbnb, Brian Chesky, abordó el impacto del coronavirus en esa empresa y aseguró que gran parte del negocio de la compañía se derrumbó en menos de dos meses.

“Pasamos 12 años construyendo el negocio de Airbnb y perdimos casi todo en cuestión de 4 a 6 semanas”, dijo Chesky.

Por supuesto, el impacto del COVID-19 en Airbnb no es algo nuevo y los problemas en la compañía ya se habían evidenciado un par de semanas atrás cuando la empresa despidió al 25% de su personal.

No obstante, aunque todavía no hay ningún tipo de seguridad respecto a cuando se podrán retomar los viajes al mismo nivel previo a la pandemia, Chesky cree que eventualmente Airbnb podría retomar su impulso de la mano de viajes más acotados.

“Viajar como lo conocíamos se acabó. No significa que los viajes haya terminado, solo los viajes como los conocíamos han terminado, y nunca volverán”, dijo Chesky.

“Pero creo que en lugar de que la población mundial viaje a un puñado de ciudades y se quede en grandes distritos turísticos, creo que veremos una redistribución de los lugares a donde viaja la gente”, añadió el CEO. “Porque están viajando cerca, comenzarán a ir a comunidades locales”.

El escenario que plantea Chesky no es descabellado, pero también existe la posibilidad de que el COVID-19 siga presente cuando eso suceda y por ende más confinamientos sigan impactando la propuesta de la compañía.

En ese sentido, Chesky sostiene que Airbnb ya estaría preparado para lo peor.

“Si hay un confinamiento o múltiples confinamientos, si las comunidades entran en cuarentena, si los viajes se detienen, estaremos bien por los cambios que hemos hecho”, dijo Chesky. “Cortamos cerca de mil millones de dólares en marketing y redujimos nuestro personal”.

Comenta