Instagram y Facebook prohibirán todas las publicaciones que promuevan la “terapia de conversión” LGBT

Facebook, la compañía matriz de ambas plataformas, anunció que expandirá sus políticas sobre los discurso de odio para incluir a las publicaciones que publiciten o promuevan esa práctica


Facebook anunció que comenzará a prohibir todas las publicaciones que promuevan la “terapia de conversión” LGBT.

Esta medida que fue informada por la compañía a CNN será valida a nivel mundial tanto para Facebook como para Instagram, y contemplará a fotos, videos y en general a todo el contenido ligado a esa controvertida práctica.

“Terapia de conversión” es un término que se usa para identificar a todas las prácticas que pretenden cambiar a la fuerza la orientación sexual o la identidad de género de las personas.

Para implementar la prohibición contra las publicaciones que promueven la “terapia de conversión” LGBT, Facebook aseguró que expandirá sus reglas respecto a los discursos de odio en sus plataformas.

“No permitimos ataques contra personas por orientación sexual o identidad de género y estamos actualizando nuestras políticas para prohibir la promoción de los servicios de terapia de conversión”, comentó la directora de políticas públicas de Instagram para Europa, Oriente Medio y África, Tara Hopkins, a la BBC.

La “terapia de conversión” frecuentemente es promocionada por organizaciones religiosas y no es una práctica que tenga bases científicas reales. De hecho, varias asociaciones médicas han condenado esa práctica y han advertido que, además de ser inútil, propiciaría que las personas que pasan por ese “tratamiento” sean más proclives a tener depresión, ansiedad y comportamientos autodestructivos.

Pese a que en países como Alemania y algunos estados de Estados Unidos se han implementado algunas prohibiciones contra ciertas formas de “terapia de conversión”, CNN recalca que esa práctica aún es legal en varias partes del mundo.

En ese sentido, es preciso señalar que esta determinación de Facebook llega luego de que activistas en el Reino Unido impulsaran una campaña para que su gobierno finalmente prohiba dicha práctica.

Comenta