Montañas rusas sin gritos: La respuesta ante el coronavirus de un parque de diversiones en Japón

“Por favor, grita dentro de tu corazón”, es el mensaje del parque Fuji-Q Highland para sus visitantes en medio de la pandemia.


¿Se imaginan cómo sería subir a una montaña rusa sin poder gritar y usando una mascarilla? Esa opción parece algo extraño e incómodo, pero es lo que aspira a conseguir un parque de diversiones en Japón.

El parque Fuji-Q Highland está ubicado en la ciudad de Fujiyoshida en Japón y recientemente lanzó un video promocional protagonizado por dos ejecutivos que busca demostrar que las personas pueden subirse a una montaña rusa sin gritar. Todo con el fin de prevenir contagios de COVID-19.

Como pueden imaginar, el registro es bastante llamativo ya que, además de mostrar a los ejecutivos muy serios y con mascarillas, no incluye ninguno de los típicos gritos que caracterizan a las montañas rusas.

Además, según The Wall Street Journal, el video concluye con el mensaje: “Por favor, grita dentro de tu corazón”.

Aunque este particular llamado seguramente se popularizará gracias al video de Fuji-Q Highland, cabe señalar que la idea de que las personas no griten en las montañas rusas para prevenir contagios de COVID-19 no fue de ese parque.

De acuerdo a Business Insider, con miras a una reapertura de diversas actividades Japón, a fines de mayo las Asociaciones de Parques Temáticos del Este y el Oeste de Japón dieron a conocer un instructivo que detalló cómo podrían volver a funcionar esos lugares. Y en ese instructivo se contemplaba la llamativa recomendación para que las personas no griten en las montañas rusas.

Naturalmente esa propuesta no convenció a muchos japoneses y por ende Fuji-Q Highland decidió crear este video para disipar las dudas.

“Recibimos quejas de que la solicitud de la asociación de parques temáticos de no gritar era imposible y demasiado estricta”, dijo un vocero de Fuji-Q a The Wall Street Journal. “Por eso decidimos lanzar el video”.

Por supuesto, es posible subirse a una montaña rusa sin gritar. No obstante, aquí la principal interrogante apunta a cómo eso y otras medidas para hacer funcionar los parques de diversiones en la pandemia podrían cambiar esas experiencias.

Comenta