Review | SNK Gals’ Fighters, un nostálgico revival

El juego de la Neo Geo Pocket Color fue recuperado para la Nintendo Switch, trayendo de regreso a su acción de 16 bits que busca coronar a la Queen of Fighters.


Todo aquél que jugó SNK Gals Fighters - probablemente en un emulador - sabe a lo que va con su relanzamiento en la Nintendo Switch. Haciendo uso de un estilo visual que siguió la senda de Pocket Fighter, en SNK Gals’ Fighters se centran en las mujeres de la saga de King of Fighters, para enfrentarlas mano a mano en un entorno de estilo anime súper deformado.

A partir de ahí, y haciendo uso de un simple sistema de dos botones, dan rienda suelta a combates que recuperan sus técnicas clásicas y los ataques especiales más llamativos. Por ejemplo, ahí están el ataque con el águila de Nakoruru, las técnicas militares de Leona o los abanicos de Mai Shiranui, entre muchos otros.

En ese sentido, tratándose de un port de una videojuego lanzado originalmente en el año 2000, el primer aspecto a considerar con este revival radica en la presentación.

Por un lado, quizás lo más llamativo es que el videojuego no utiliza la pantalla completa de la Switch, ya que en SNK decidieron utilizar un sistema de skins que replican la apariencia de una Neo Geo Pocket Color original.

Aquello tiene un pro nostálgico para todos aquellos que tuvieron una o quienes quieren replicar la experiencia original. Sin embargo, también es probable que no pocos habrían preferido tener la opción de extender la pantalla. Mal que mal, en el modo portátil de la Switch el videojuego se confina a un espacio de 4x4 centímetros. Y ya no estamos en el año 2000 para ese tipo de cosas, ¿No?

Pero más allá de ese aspecto visual que busca replicar las dimensiones originales, el videojuego es una apuesta completamente satisfactoria, especialmente para todos los fans de una saga tan gloriosa como la de los KOF.

Aquí, bajo la premisa de coronar a la Queen of Fighters, el juego convoca a una decena de peleadoras para enfrentarse entre si, con una sola misión: tener el derecho de enfrentar a la misteriosa “Miss X”, que obviamente es otro tradicional personaje de la franquicia principal.

Ante ese terreno base, y considerando que es un spin-off que también busca encantar a un público que no sea tan cercano a la saga KOF, el sistema de combate de este videojuego es simple, pero también cuenta con la particularidad de que cada una de las combatientes logra diferenciarse en su estilo. Y eso es vital para un juego de peleas.

De hecho, cada una de estas aspirantes a reina tiene una amplia gama de ataques en su arsenal, las que inclusive definen a sus personalidades. Y eso solo remarca la notable tradición de SNK en lo que compete a sus juegos de pelea.

Ya sea en el modo de historia “Q.O.F”, un versus de dos jugadores o la infaltable opción de entrenamiento, lo más importante de recalcar es que SNK Gals Fighters es súper básico en algo propio de un sistema portátil de hace más de dos décadas.

Pero lo importante es que a la larga, pese al paso del tiempo, cumple con todo lo esencial que necesita un videojuego de peleas: un buen sistema de combates, personajes bien definidos y un entorno de niveles atractivo. Y es ahí en donde se entiende el rescate de un juego que de partida no tuvo precisamente la difusión más amplia en todo el mundo.

SNK Gals Fighters está disponible en Nintendo Switch.

Comenta