Un joven británico gastó casi 3 mil libras esterlinas en loot boxes de FIFA

El caso del jugador que gastó todos sus ahorros universitarios en el juego revivió el debate sobre esos ítems.


Durante los últimos años los loot boxes o cajas de botín se han posicionado como uno de los elementos más controvertidos dentro de los videojuegos. Y es que mientras varios jugadores ven con malos ojos a esos ítems porque muchas veces propiciarían modalidades pay to win en distintos títulos, las autoridades alrededor del mundo han comenzado a mirarlos con atención ante las voces que catalogan a las cajas de botín como una forma de apuestas.

En ese escenario, el debate sobre los loot boxes volvió a encenderse esta semana en Reino Unido de la mano de un artículo de la división de investigaciones de la BBC que relató el caso de Jonathan Peniket, un joven británico de 21 años que durante su adolescencia gastó todos sus ahorros universitarios en cajas de botín de FIFA.

Peniket dice que comenzó a gastar dinero en los Ultimate Team packs de FIFA cuando estaba pasando por un duro momento personal y veía a esa parte del juego como una fórmula para distraerse.

“2017 fue el año en que cambió todo en mi vida”, relató Peniket a la BBC. “Estaba completando mi último año de niveles A, con vagos planes para ir a la universidad. En septiembre, mi madre fue diagnosticada con cáncer. Todo se volcó a esperar hasta que todo fuera solo un recuerdo. Esperar hasta el día en que terminara el tratamiento de mi madre, cuando terminara mis exámenes y todos pudiéramos apreciar la vida normal nuevamente”.

“Busqué cualquier forma de distraerme. La emoción de abrir los packs me ofreció un escape”, añadió. “Cualquier sentido racional de moderación y el valor del dinero que mis padres y abuelos habían ahorrado para mi futuro comenzó a disminuir. Sentí que necesitaba el dinero ahora, para sobrellevar esto, y que en los años venideros mi futuro yo de alguna manera lo entendería”.

Peniket continuó su relato explicando que “estaba gastando 30 libras por vez, luego 40 libras, luego 50 libras. Cuando mi tarjeta comenzó a bloquear mis transacciones, estaba tirando 80 libras al juego cuatro o cinco veces por noche”.

A ese ritmo el jugador cuenta que inevitablemente el dinero que su familia había ahorrado para sus estudios se agotó y a la hora de sacar las cuentas respecto a cuánto había gastado el panorama era simplemente abrumador.

“El dinero para el que mis padres y abuelos habían trabajado, que me habían dado como ahorros para mi futuro, se había ido”, señaló. “Había gastado casi 3000 libras esterlinas”.

Como referencia, consideren que actualmente 3 mil libras esterlinas equivalen a más de 2 millones 900 mil pesos chilenos.

Peniket contó que está consciente de que gastar esa cantidad de dinero en el juego fue su responsabilidad pero, pese a que lamenta el dolor que le causó a sus padres, también apunta a que la propuesta de las cajas de botín no sería muy distinta a lo que pasa con las apuestas.

“Era adicto a la emoción de las oportunidades cuando compraba packs”, señaló el jugador. “Ahora estoy de acuerdo con lo que dijo mi papá que me enojó en 2012: los packs de videojuegos y las cajas de botín son una forma de apuestas”.

Evidentemente esta no es la primera vez que se compara a las cajas de botín con las apuestas y, por ejemplo, países como Bélgica han incluido esa interpretación en sus legislaciones. Todo pese a que compañías como EA, los responsables de la franquicia de juegos FIFA, sostienen que solo serían “mecánicas sorpresa“.

Comenta