Una corte australiana multó a Sony por la política de reembolsos de PlayStation

La empresa deberá pagar $2.4 millones de dólares por infringir la ley del consumidor de ese país.


Sony deberá pagar una multa de $2.4 millones de dólares ($3.5 millones de dólares australianos) impuesta por las autoridades australianas a raíz de la política de reembolsos de PlayStation.

Este viernes el Tribunal Federal de Australia anunció que Sony Europe, la división que opera como Centro de soporte de PlayStation para ese país, deberá pagar esa millonaria multa porque infringió la ley del consumidor de Australia con su política de reembolsos digitales.

Particularmente el dictamen de las autoridades australianas se produjo porque Sony Europe le dio a entender a cuatro jugadores de ese país que solo tenían 14 días para devolver un juego digital y que incluso en ese escenario cualquier reembolso dependería de los desarolladores del juego.

Además la compañía le habría dicho a un quinto jugador que su reembolso no sería con dinero real, sino que se daría dentro de PlayStation Store.

“Entre octubre de 2017 y mayo de 2019, los Términos de Servicio de Sony Europe implicaron que los usuarios no tenían derechos de garantía del consumidor con respecto a la calidad, funcionalidad, integridad, precisión o rendimiento de sus juegos digitales comprados”, dice la sentencia del tribunal australiano. “Esto era falso ya que estas garantías no pueden ser excluidas, restringidas o modificadas”.

“Los derechos de garantía del consumidor no caducan después de que se haya descargado el producto digital publicitario y ciertamente no desaparecen después de 14 días o cualquier otra fecha arbitraria reclamada por una tienda de juegos o desarrollador”, añadió el presidente de la Comisión Australiana de la Competencia y del Consumidor (ACC, por sus siglas en inglés), Rod Sims.

“Lo que Sony dijo a estos consumidores era falso y no refleja los derechos de garantía del consumidor otorgados a los consumidores australianos”, concluyó.

Sony no es la primera empresa que enfrenta sanciones por parte de las autoridades australianas a propósito de su política de reembolsos. En 2016, Valve recibió un dictamen similar por engañar a los usuarios de Steam los reembolsos producidos entre 2011 y 2014.

Comenta