Coco Zurita: Sueños de libertad

Coco Zurita

El destacado rider chileno está inmerso en una serie de proyectos que le permitan dejar un legado a los más jóvenes. Los planes van desde la filmación de un cortometraje con un McLaren, para dar a conocer los encantos de Santiago, a la fundación de una ONG para apoyar a niños. Es la vida del medallista de los X Games abajo de las dos ruedas.


“Quiero mostrarle al mundo la ciudad donde nací, donde viví cuando niño y que puedan ver el maravilloso lugar que es hoy”. Francisco “Coco” Zurita, el exitoso rider nacional, el de las medallas en los X Games, el mismo que a los 19 años dejó su tierra para emprender su propio sueño americano sobre una bicicross y llevar la bandera nacional a los lugares más altos, comienza a emprender uno de los desafíos más trascendentes de su vida.

Coco Zurita

En pleno apogeo de su carrera, con el objetivo de ganar nuevamente una presea en los próximos X Games, Zurita no quiere esperar el retiro de la actividad deportiva para dejar un legado que entregue beneficios y estímulos a las nuevas generaciones. Así nace el proyecto #CZ650S, una intervención que realizó a un McLaren 650S, con el que pretende exhibir la capital.

“El proyecto del McLaren 650S parte por mi necesidad, como deportista chileno mundial, de conectarme con mi ciudad, mi gente, mis amigos y los fans. Y lo quise hacer a través de los automóviles, ya que son mi hobby, mi pasión. Hasta ahora, todos mis trabajos con los autos los había hecho en Estados Unidos”, dice.

¿De qué se trata el trabajo con McLaren?

Hace un tiempo me dije que necesitaba hacer algo en Chile, pero quería que fuese en grande. Y qué mejor forma que hacerlo sobre la plataforma de un superauto. La idea de mezclar un superdeportivo con un deportista extremo me pareció muy atractiva. Lo bueno es que McLaren me apoyó 100% y les encantó la idea. Y para darle la relevancia que tiene, al auto le pusimos nombre, se llama #CZ650S, lo que le entrega personalidad, look y una identidad propia.

¿Qué se va a hacer con el auto?

Hicimos un video muy profesional en formato cine, donde mostramos desde el armado del auto a un recorrido por la ciudad. Santiago tiene lugares increíbles y eso queremos mostrarlo. El primer tráiler lo mostramos para Navidad, el segundo cuando terminamos la gráfica y el tercero y definitivo, que será de seis a siete minutos, se estrenará en las próximas semanas a través de redes sociales (@cocozurita en Instagram).

No es primera vez que realizas un cortometraje con autos. Antes lo hiciste con Mitsubishi Evo, luego Nissan GT-R y hasta con una moto. ¿Qué es diferente ahora?

Por primera vez lo hacemos con un superauto. Y lo distinto es que ahora quisimos mostrar mi pasión por los autos, con los juguetes que tenía de niño, hasta tener el auto de mis sueños, y manejarlo por las calles de mi ciudad, los barrios donde andaba en bicicleta…, porque no tenía otro medio de transporte. Es mostrar que los sueños se hacen realidad.

Coco Zurita

¿Cuánto demora un proyecto de este tipo?

Armar un auto así lleva unos 30 días de trabajo duro, porque no le hicimos modificaciones electrónicas, sino gráficas, que fue lo que más demora. El diseño fue hecho por Nacho Infante, un artista chileno que también es deportista, y para pegar el ploteo lo hicimos con Churestyle, que realizó un trabajo muy complejo, pues tenía que alinear perfecto las láminas entre los paneles, la puerta y el tapabarro. No fue nada de sencillo, especialmente en un auto como el McLaren 650S, que tiene muchas curvas.

El deseo de entregar un legado, como si fuese un acto de agradecimiento, es constante en tu persona. Se vio cuando abriste Zignal Park, cuando donaste una rampa de nivel mundial y ahora se repite. ¿A qué obedece?

La idea del Parque Araucano nació gracias a mi padre. La Municipalidad de Las Condes el año 98 hizo una rampa y en 2006 mi padre tomó esa pista y la convirtió en un bikepark y empezó a agregar rampas y agrandar el lugar. Cuando falleció, en 2013, decidí continuar ese trabajo. También lo vi como la oportunidad de entregarles a jóvenes la posibilidad de entrenar, de salir adelante con el deporte, que tengan una vida sana y se alejen de las drogas y las calles.

Coco Zurita

Esa pista debe ser un orgullo, ya que se convirtió en un centro de nivel internacional.

Exacto, Zignal Park es un proyecto que armamos para que la gente tuviera una buena plataforma para entrenar y hoy es una de las mejores de la región, tenemos una de las rampas más grandes, una media tubería, la misma que se ocupa en los X Games. Ahí podemos enseñarles a las nuevas generaciones y me sirve para poder entrenar. Además, damos clases gratuitas todos los domingos, es un espacio abierto para niños pequeños y jóvenes.

Poco a poco se ha hecho más conocido el BMX, especialmente con la visita de figuras mundiales que te han acompañado, como fue el caso durante la exhibición que se hizo en la Fórmula E.
Esto de traer a mis amigos a andar en bicicletas y hacer exhibiciones es la expresión máxima del deporte, donde puedes reunir a dos, tres o cuatro campeones del mundo y mostrarle a la gente acá de lo que se trata nuestro deporte, cuál es nuestra visión y qué tipo de trucos se pueden hacer en este tipo de rampas. Si bien es un deporte que lleva 20 años, que se ha hecho reconocido por los X Games, en Chile es algo muy nuevo. Entonces, para mí poder traer este deporte y compartirlo con mi gente es lo máximo y qué mejor que hacerlo con los mejores del mundo. Esa es un poco la idea, tener un show premium en nuestro país.

Coco Zurita

Con las bicicletas tienes otros planes también, más alejados del deporte y enfocados a lo social.

Así es, tengo otra idea que me gustaría consolidar de dos a tres años y consiste en regalarles bicicletas y kits de reparación a niños que viven en lugares rurales, donde deben caminar de cinco a 10 km para llegar al colegio. Creo que es un déficit de la sociedad, ellos hacen un esfuerzo enorme, y si nosotros podemos hacer algo, feliz. La idea es crear una ONG que permita solucionar este problema y trabajar con empresas privadas que estén asociadas a estas actividades sociales.

Varias ideas paralelas a la bicicleta. ¿Quieres seguir compitiendo? ¿Por cuánto tiempo?

Ahora estoy preparándome para ir a los X Games, donde espero volver a ganar una medalla (ganó plata en Foz de Iguazú 2013 y bronce en Minneápolis 2016). Creo que me puedo mantener en el más alto nivel competitivo unos cinco años más, por lo menos hasta que llegue a los 40 años. Es el objetivo.

Coco Zurita

Y con los autos, tu otra gran pasión ¿viene algo interesante?

Por supuesto. Tengo un par de proyectos andando, uno de ellos es una camioneta Datsun 620 del 73, que tiene instalado un motor de Skyline de R33 y queremos tenerla andando en tres o cuatro meses. Estará orientada al drifting, con tracción trasera y mucha potencia. También tenemos que preparar el GT-R para mostrarlo en el Sema Show, y estoy en planes con la marca BF Goodrich y Red Bull para armar un nuevo auto de carrera que no lo hemos definido. Si todo sale bien, también lo deberíamos tener listo para el Sema Show el 3 de noviembre.

Más allá de la satisfacción personal, ¿qué buscas con todos estos emprendimientos paralelos a tu carrera deportiva?

Busco poder armar los proyectos que tengo en mente, que sean cada vez más grandes, que podamos alcanzar a más gente, que generen mayor impacto. Eso me hace feliz, tener una plataforma que llegue a mucha gente y poder lograr que la gente crea en ti a través de lo que uno hace, creo que eso es sumamente importante.

¿Alguna meta específica que te plantees?

Al ser una figura pública, de cierta forma se tiene mucho poder por el alcance y el contacto con la gente. Por eso, una de mis metas es poder ayudar a la gente a través de lo que hago, positivamente, siempre entregando un mensaje de fe, de motivación, de que sí se pueden cumplir los sueños en la vida, de libertad también. Creo que la gente necesita eso hoy, hay mucha negatividad en el mundo y tenemos que enfocarnos en los mensajes y las personas positivas. Por lo mismo, para mí es muy importante poder llegar a la mayor cantidad de jóvenes, influenciarlos y que ellos mismos se den cuenta de que pueden convertirse en las personas que sueñan. MT

Seguir leyendo