Lo que pilotos del Dakar deberán evitar si no quieren terminar en la cárcel

isis-1200

Cualquiera de los participantes de la 42° edición del Dakar, puede terminar en la cárcel (o condenado a la pena de muerte) si es que no respeta la ley islámica.




Este 5 de enero arranca la 42° edición del legendario Rally Dakar. La evento que en un inicio unía Europa y África, esta vez -y tras varios años en que se organizó en Sudamérica- se llevará a cabo en Arabia Saudita. El cambio de locación no solo supone una exigencia casi sobrehumana para los pilotos, que deberán soportar temperaturas extremas, sino también un comportamiento que se ciña a las que impone la monarquía absoluta e islámica del Reino Saudí. Fua la propia ASO (Amaury Sport Organisation), ente que prepara la fiesta motorsport, la que emitió una circular a los participantes para evitar que los participante o sus staffs terminen en la cárcel o condenados a la pena capital.

Cárcel

El documento advierte que abrazos, besos o incluso tomarse de la mano son ritos que están penados con cárcel según la sharia, la ley que rige en Arabia Saudita y que, a su vez, se basa en el Corán. Uno de los casos más peculiares, reportados por medios europeos, es el del multicampeón francés Stéphane Peterhansel. El apodado Monsier Dakar es navegado por su propia esposa, Andrea Mayer, y, por tanto, podrá dormir junto con ella siempre y cuando consiga un salvoconducto. Lo que no podrá hacer bajo ninguna circunstancia, será demostrar afecto en público.

Cárcel

En el caso de las mujeres extranjeras, se recomienda el uso de al menos un velo, de forma de no ofender en público. En cualquier caso, la vestimenta debe ser "siempre modesta". Llevar las rodillas o los hombros a vista del público se considera como una violación de la normativa local. ¿Los tatuajes? No hay problema mientras no se muestren.

Cárcel

Las restricciones no se quedan en las ropas, puesto que en cualquier punto de Arabia Saudita está totalmente prohibido el consumo de carne de cerdo. Tampoco se permite el alcohol ni las drogas. Quien ose a llevar consigo algún producto de origen porcino, puede enfrentar incluso la pena de muerte.

Finalmente, cada uno de los participantes del Dakar 2020 deberá firmar un documento en el que se compromete a cumplir al pie de la letra todos estos puntos. Después de todo, nadie querrá terminar en la cárcel ni meterse en problemas con la ley islámica, ¿no?

Comenta