El Ford que destruyó 187 BMW, 477 Mercedes-Benz y casi hunde un barco

Ford

El hecho se produjo en alta mar, cuando un Ford Escape comenzó a incendiarse en uno de los compartimientos de un buque que se dirigía a Estados Unidos con buena parte de la producción de Mercedes-Benz y BMW.


En apariencia el Ford Escape de Mary no tenía problemas cuando lo embarcó en un puerto de Alemania. Sin embargo, su familiar provocó la destrucción de 187 BMW nuevos, casi 500 Mercedes-Benz y otros 221 autos particulares, todo avaluado en 45 millones de dólares. Este hecho ocurrido hace algunos años desató una batalla legal entre Ford, BMW, Daimler (Grupo dueño de Mercedes-Benz) y el gobierno de Estados Unidos.

Ford

El problema se originó por una llamada a revisión que fue desobedecida por Mary, la dueña del Ford. Según Jalopnik, que recoge los hechos, este incidente es la muestra fehaciente de que cuando las empresas llaman a revisión a algún modelo, solo queda acatarla.

“Tenemos humo, mucho humo”

En junio de 2015 el fuego se apoderó del MV Courage, un enorme buque de 52 mil toneladas viajando por el Canal Inglés. El barco trasladaba cientos de autos y las pertenencias de miembros de servicio de Estados Unidos. El Courage, de 200 metros de eslora, habitualmente cubría la ruta entre puertos de Norteamérica y los de Europa.

En este desafortunado viaje, llevaba la producción de nuevos vehículos de los gigantes Mercedes-Benz como los de BMW, además de vehículos militares.

Ford

A las 22.15 horas del 1 de junio de 2015, sonó la alarma de incendios. Un miembro de la tripulación fue enviado a ver de qué se trataba y descubrió que uno de los compartimientos estaba repleto de humo. “Tenemos mucho humo, tenemos fuego”, gritó por la radio, según reporta el sumario.

Ford

A las 22.30 ya el fuego había tomado más fuerza. Las autoridades británicas ordenaron al buque a recalar en Southampton, donde una vez controlada la emergencia, el personal del puerto tuvo que trabajar por varios días para sacar el monóxido de carbono. Luego el buque se devolvió a Alemania, donde se constató la millonaria pérdida.

Seguir leyendo