Ford prueba una tecnología de georreferencia que reduce automáticamente la velocidad

La firma del óvalo realiza en Alemania un estudio que lleva el auto a la velocidad máxima permitida, incrementando así la seguridad vial.




El problema del exceso de velocidad es un dilema en todo el mundo. A pesar de las restricciones que se imponen, a diario vemos cómo se suceden los siniestros viales, acontecimientos que seguramente se podrían haber evitado manejando a una velocidad permitida.

Para enfrentar estas acciones irresponsables, muchas ciudades limitan la velocidad alrededor de escuelas, hospitales y zonas residenciales. Incluso en Chile existen proyectos pilotos que buscan reducir muertes por velocidad, pero aún queda un largo camino por recorrer y más actores se deben involucrar en esta apuesta por la seguridad si es que se quiere reducir de manera real las muertes en el tránsito.

Una de las marcas que lleva años avanzando en tecnologías que aporten a la disminución de siniestros viales es Ford, compañía que ahora está probando una tecnología de vehículos conectados que utiliza el geoperimetraje (un límite geográfico virtual) que algún día podría eliminar por completo la necesidad de señales de límite de velocidad.

Además de hacer las calles más seguras, el sistema de control de límites de velocidad por georefrencias de Ford podría ayudar a los conductores a evitar multas por exceso de velocidad.

“La tecnología de los vehículos conectados tiene el potencial demostrado de ayudar a que la conducción diaria sea más fácil y segura para beneficiar a todos, no sólo a la persona que está al volante”, cuenta Michael Huynh, director de City Engagement Germany, Ford Europa, agregando que “la geovalla puede garantizar que la velocidad se reduzca donde -e incluso cuando- sea necesario para ayudar a mejorar la seguridad y crear un entorno más agradable”.

Cómo funciona

La prueba es el resultado de la colaboración entre el equipo de Ford City Engagement, las autoridades municipales de Colonia y Aachen, y los ingenieros de software de Ford en Palo Alto, en Estados Unidos. Junto con sus colegas de Aachen, los ingenieros de Palo Alto desarrollaron una tecnología que conecta el vehículo con el sistema de geofencing para el seguimiento por GPS y el intercambio de datos.

El conductor recibe la información a través de la pantalla en el tablero frontal, con el nuevo límite de velocidad parpadeando por debajo de la velocidad actual. El vehículo entonces reduce automáticamente la velocidad en función de la zona georeferenciada. El conductor puede anular el sistema y desactivar el control del límite de velocidad en cualquier momento.

En el futuro, el sistema de Control de Límite de Velocidad Geoperimetral de Ford podría permitir a los conductores establecer sus propias zonas geofencing a velocidades tan bajas como 20 km/h, incluso en centros comerciales e instalaciones privadas. Los límites de velocidad también podrían establecerse de forma dinámica, para tener en cuenta los peligros locales, como obras temporales en la carretera o la hora del día.

La prueba se prolongará hasta marzo de 2023 y forma parte de iniciativas de investigación más amplias que ponen a prueba los vehículos de preproducción y los prototipos de Ford ETransit en una variedad de escenarios de operación intensiva en el mundo real, incluyendo los servicios postales, municipales y de servicios públicos, así como la última milla y de reparto de comestibles en Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Noruega y Reino Unido.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Una manzana sin pelar contiene más vitamina C, vitamina K, calcio, potasio y fibra que una pelada.