El nuevo Jaguar F-Type es más musculoso y de colmillos más afilados

Jag_F-TYPE_R_21MY_Velocity_Blue_Reveal_Switzerland_02.12.19_01

El F-Type 2020 arriba con propulsores más generosos que los de su predecesor. El más radical puede ir hasta los 100 km/h en solo 3,5 segundos.




Jaguar develó a última hora de este lunes el flamante F-Type 2020. El biplaza británico se actualiza respecto de la versión disponible en el mercado desde 2017 y lo hace, además de los cambios estéticos, con el menú de motorizaciones como gran carta de presentación. Esta movida de Jaguar Land Rover se entiende en la medida que el deportivo que se fabricará en Castle Bromwich, Birmingham, tendrá como rivales principales a otros insignes del segmento, como los alemanes Porsche 911 y el BMW M4 o sus compatriotas Aston Martin Vantage o Lotus Evora.

Jaguar F-Type

En su versión de entrada, el F-Type no cambia bajo el capó. Su motor sigue siendo el cuatro cilindros turboalimentado de 2.0 litros que desarrolla 300 caballos dirigidos al eje trasero. Más arriba, se ubica el motor turbo de 3.0 litros y seis cilindros en V, que sube la apuesta a 380 Hp y puede traspasar la fuerza a las cuatro ruedas o solo a las de atrás.

Jaguar F-Type

El F-Type con alma V8

Luego, la oferta se salta al propulsor V8 de 5.0 litros. Este, también con la alternativa de tracción trasera o total, entrega 450 caballos y 580 Nm de par; mientras que como tope de la gama se encuentra un motor de igual configuración de cilindros y de tamaño, pero que se exige para desarrollar 575 Hp (+25, respecto de su predecesor) y 700 Nm de torque (+20), aunque en este caso se parea únicamente a la tracción integral. El más radical de la manada puede ir hasta los 100 km/h en 3,5 segundos y alcanzar una máxima de 300 km/h (limitado electrónicamente).

Jaguar F-Type

En cualquiera de sus cuatro motores, la transmisión es mediante una caja automática con convertidor de par de ocho marchas, que puede utilizarse también como una caja manual, para emociones 100% deportivas. El sistema de escapes para toda la gama cuenta con válvulas en los silenciadores, lo que permite administrar el nivel de ruido que se genera. En los bloques V8 además se integra la función Quiet Start que, como su nombre lo indica, sirve para que las partidas sean los más silenciosas posible.

En el habitáculo, el mayor cambio del biplaza inglés está en el panel de instrumentos, que ahora descansa en una pantalla de serie de 12,3 pulgadas. Por su parte, el sistema multimedia está dotado de un display de 10" con actualizaciones vía OTA (Over The Air), que es compatible con Apple CarPlay y Android Auto. El cargador inalámbrico de dispositivos es opcional.

Comenta