Jaguar Land Rover compromete su participación en la próxima era de la Fórmula E

Así la firma británica se une a Mahindra, DS Automobiles, Porsche, Nissan y NIO como fabricantes adheridos al nuevo "Gen 3".




Jaguar Racing está teniendo una gran temporada en la Fórmula E. Sam Bird ganó el doble ePrix de Roma en abril pasado y hoy encabeza la clasificación general antes de las últimas cuatro carreras. El equipo, en tanto, ocupa la tercera posición en el campeonato, a solo cinco puntos del líder.

En medio de este escenario, Jaguar Land Rover confirma su participación para la temporada 2022-23, en la cual se estrenarán los monoplazas “Gen 3″, que serán 120 kilos más ligeros y aumentarán su potencia a 470 Hp. Así la firma británica se une a Mahindra, DS Automobiles, Porsche, Nissan y NIO como fabricantes adheridos a la nueva era.

La participación de JLR en una competencia como la Fórmula E se antoja fundamental dentro de su estrategia comercial, pues pretende ser una de las pocas marcas premium con una gama 100% eléctrica a partir de 2025. Por ende, la FE se postula como un escaparate y banco de pruebas perfecto.

El director ejecutivo de JLR, Thierry Bollore, dijo: “La era Gen3 de la Fórmula E es un nuevo y emocionante capítulo para el campeonato mundial totalmente eléctrico. Ya está demostrando ser el entorno perfecto para diseñar, colaborar, probar y desarrollar nuevas tecnologías sostenibles a buen ritmo”.

Por su parte, el presidente de la FIA, Jean Todt, añadió: “En vísperas de otro importante hito técnico para el Mundial de Fórmula E, doy la bienvenida a Jaguar Racing como un fabricante de primera calidad que se compromete con la próxima era de la disciplina”.

La decisión de Jaguar Land Rover deja ahora a Mercedes como el último de los grandes fabricantes de automóviles que falta por revelar su posición, ya que Audi y BMW abandonarán la Fórmula E al final de la actual campaña.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Las "piedras del hambre" solo son visibles cuando los niveles del agua son extremadamente bajos, y llevan mensajes escritos por los antepasados alertando tiempos de pobreza, carencia y hambruna producto de la falta de agua.