McLaren lanza su propia copa monomarca con el Artura como protagonista

El Artura Trophy estará basado en el reciente GT4, pero más potente y con mejor aerodinámica.




A la Ferrari Challenge, Porsche Supercup y Lamborghini Super Trofeo, ahora se sumará la McLaren Trophy, la nueva copa monomarca de los de Woking que iniciará el próximo año y que tendrá al Artura como protagonista.

Será una categoría Pro-Am, que se desarrollará junto a la Fanatec GT World Challenge Europe y cuya temporada inaugural contará con cinco carreras en icónicos circuitos de Grand Prix, incluidos Paul Ricard, Hockenheim y Barcelona.

“Tengo muchas ganas de ver en acción el nuevo Artura Trophy”, señaló el director de competición de McLaren Automotive, Ian Morgan.

“Por mi experiencia en las carreras y en McLaren, creo que éste es un auto de carreras fantástico y un paso adelante enorme respecto a todo lo que hemos fabricado en el pasado para campeonatos de este tipo”.

El McLaren Artura Trophy estará basado en el Artura GT4, pero no estará atado a las regulaciones de Balance of Power (BoP), lo que le permitirá ofrecer unos niveles de potencia y aerodinámica superiores. Su V6 biturbo a 120º dispondrá ahora de 585 Hp de potencia, haciéndolo sensacionalmente rápido en línea recta.

También será sumamente ágil en curvas de baja y alta velocidad, gracias a un paquete aerodinámico mejorado, que incluye un nuevo y generoso alerón trasero, un buen splitter delantero y algunos aletines laterales, además de un buen difusor en la parte de atrás.

Pero más allá de sus mejoradas prestaciones este Artura Trophy estará diseñado para ser tan accesible como su hermano GT4 y también para ser amigable en su mantenimiento y fiabilidad, con un sistema de gestión del motor Bosch ajustable, radiadores internos, una plataforma en la zona de atrás fácilmente levantable sin necesidad de quitar el alerón. Pirelli se encargará del suministro de neumáticos.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Las "piedras del hambre" solo son visibles cuando los niveles del agua son extremadamente bajos, y llevan mensajes escritos por los antepasados alertando tiempos de pobreza, carencia y hambruna producto de la falta de agua.