SIHH: Un año que se moverá entre distintas tendencias

Más allá de los importantes lanzamientos que nos dejó el Salón Internacional de Alta Relojería (SIHH), esta vez quisimos rescatar algunas de las tendencias que reinaron en esta muestra y que seguirán vigentes durante el año. Modelos complejos, súper detallados, otros de estilo vintage y algunos que desafían las convenciones, sin olvidar los colores sólidos… 2019 se viene cargado a la diversidad y aquí te mostramos las líneas a seguir.


Look vintage con detalles atemporales

 

Líneas simples, diales de fácil lectura y funciones clásicas serán parte del estilo retro de algunos modelos, que privilegiarán la funcionalidad y un estilo atemporal para seguir marcando tendencia en un segmento que se inclina por modelos poco llamativos y más clásicos.

Emblema de este estilo es el A. Lange & Söhne Lange 1, con su edición 25 Aniversario (foto principal), o los colores tierra del IWC Top Gun Mojave Desert, que se inspira en los colores del desierto para una imagen sencilla.

 

Montblanc, por su parte, se hace parte de este estilo con el Heritage Pulsograph, cuya edición limitada de 100 unidades replica el look de sus modelos de los años 40.

 

Todo el esplendor del cielo azul

Clásico y elegante, hace un tiempo ya les hablábamos acerca de los diales en azul y su gran relevancia en el mundo de la relojería.

Para esta temporada prácticamente todos los fabricantes contarán con un modelo en este tono en sus catálogos, pasando desde los diseños más sencillos, como el Baume & Mercier Clifton Baumatic, a otros más complejos, como el Jaeger-LeCoultre Master Ultra Thin Moon Enamel, con indicador de fase lunar.

Los diseñadores de Bovet optaron por la probada combinación de azul y dorado para dar vida al Virtuoso IX, que incluye tourbillon volante, doble huso horario y hasta 10 días de reserva de marcha.

 

Extravagantes formas

Ni redondos ni cuadrados, los relojes del 2019 no tendrán límite de formas, con cajas y diales que desafían las convenciones para ofrecer una alternativa al diseño clásico.

Como siempre, es Cartier, con modelos como el Libre Diagonale, el que inicia la revolución de los diseños, trayendo de vuelta también la forma Tonneau (un rectángulo de orillas redondeadas), con el XL Skeleton Dual Time, que con su movimiento esqueletizado deja al descubierto sus complicaciones.

Laurent Ferrier también hizo lo suyo con el Bridge One, que, como su nombre lo dice, se inspira en la Passarelle de l’Ile bridge en Ginebra, un famoso puente que Ferrier podía ver desde su ventana cuando era pequeño.

 

Grandes complicaciones que desafían la ingeniería

Complicaciones es el nombre que se le da a cada una de las funciones adicionales de un reloj (además de dar la hora), las cuales pueden ir desde los sonidos, la repetición de minutos, hasta los múltiples husos horarios o la indicación de las fases de la luna.

Mucho de esto veremos este año, y es que el SIHH nos dejó con modelos impresionantes en capacidades mecánicas y diseño, como el Armin Strom Dual Time Resonance Sapphire, con dos cuerpos oscilantes que se sincronizan gracias a la resonancia.

Por su parte, Vacheron Constantin llegó con el Traditionnelle Twin Beat, un modelo con calendario perpetuo que sorprende por su estilo, pero impresiona por sus capacidades.

 

Tecnologías y soluciones con un feeling futurista

Más que ser smartwatches, los relojes futuristas de esta edición del SIHH parecen sacados de una serie de ciencia ficción. Mientras que el Ressence Type 2 e-Crown destaca por su caja de antracita y su corona digital que lo transforma en el primer reloj mecánico autoajustable, donde el trabajo de la corona lo hacen diversos chips y sistemas de conectividad, manteniéndolo siempre a la hora a través de un sistema de asistencia electromecánico.


Siempre en el extremo, el MB&F Horological Machine 6 llega con su edición final de ocho piezas, diciendo adiós al emblemático modelo que se presentó en 2014 y que revolucionó al mundo con su especial forma de decir el tiempo.

 

Seguir leyendo