76 mil ilegales cruzaron a EE.UU. en febrero, el mayor número en 11 años

Migrantes cruzan el Río Bravo rumbo a EE.UU.

Los inmigrantes ilegales que llegaron a EE.UU. el mes pasado son el doble respecto de febrero de 2018. La mayoría proviene de Guatemala, Honduras y El Salvador.


A pesar de los reiterados intentos del mandatario estadounidense, Donald Trump, para detener la inmigración ilegal, el número de indocumentados que ingresó al país a través de cruces clandestinos en la frontera con México registró su mayor nivel en 11 años.

De acuerdo con cifras oficiales, en febrero pasado 76.103 inmigrantes fueron detenidos al ingresar a territorio estadounidense. Este número representa el doble respecto del mismo mes de 2018, que registró 36.751 arrestos, según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza estadounidense (CBP).

“Actualmente estamos enfrentando una crisis humanitaria y de seguridad nacional a lo largo de nuestra frontera suroeste”, expresó en una conferencia de prensa Kevin McAleenan, comisionado de Aduanas.

Contrario a la tendencia que se ha sostenido por años, el 90% de los inmigrantes ilegales que cruzó al país provenía de Guatemala, seguido por Honduras y El Salvador, rezagando a México, como ha ocurrido históricamente. “Las causas podrían deberse a las condiciones en Honduras y Guatemala que se están volviendo más terribles que cualquier otra cosa, por muy dura que sea la política de inmigración de EE.UU.” dijo a La Tercera el cientista político de la Universidad de Pennsylvania, Cary Coglianese.

De los 76 mil inmigrantes ilegales detenidos en febrero, cerca de 40.000 corresponden a “unidades familiares”, mientras que alrededor de 7.000 son menores no acompañados que tras ingresar al país se entregaron a las autoridades para solicitar asilo.

“Los amplios aumentos de familias y niños que cruzan nuestra frontera, en grupos más grandes y en áreas más remotas, representan un desafío único para nuestras operaciones e instalaciones, y las de nuestros socios”, planteó McAleenan.

Desde el inicio del año fiscal, en octubre de 2018, 318.000 inmigrantes ilegales han sido detenidos en la frontera, lo que representa un importante aumento en relación con el mismo período del año pasado, cuando se contabilizaron 186.000 arrestos. “Claramente, es una preocupación humanitaria grave, pero el número creciente en sí mismo no indica ninguna crisis en términos de seguridad nacional”, explicó Coglianese.

Tolerancia cero

Desde que llegó a la Casa Blanca en 2017, Trump ha insistido en la necesidad de construir un muro en la frontera con México. Esto, para impedir el ingreso de indocumentados. Las diferentes medidas que ha implementado el Presidente republicano han incluido la separación de niños, con el objetivo de frenar el éxodo, especialmente de migrantes centroamericanos. Sin embargo, esta política de tolerancia cero ha provocado múltiples críticas.

Con el objetivo de construir el muro y debido a que no cuenta con suficiente apoyo en el Congreso, Trump recurrió días atrás a la figura de “estado de emergencia nacional” para conseguir fondos para la valla fronteriza.

“Esto se está litigando ahora mismo en un tribunal federal. Trump está violando las políticas de inmigración al negar los derechos para solicitar asilo de personas que huyen de la violencia política”, dijo a La Tercera Víctor Narro, académico de la U. de California.

Seguir leyendo