Ahmed Rashid, analista y periodista paquistaní: "Es impresionante que Arabia Saudita no sea capaz de defenderse"

Iranian-Supreme-Leader-Ayatollah-Ali-Khamenei-(46774070)

Foto: EFE

Para el experto, el actual conflicto en Medio Oriente proviene tanto de Irán como de los países del Golfo, y advierte que eso es peligroso.




El influyente periodista y analista paquistaní Ahmed Rashid ha pasado más de 20 años cubriendo Asia Central. A comienzos de 2000 escribió Talibán, el primer libro que puso en perspectiva al régimen integrista de Afganistán. Poco tiempo después, su trabajo se convirtió en lectura obligada para los que querían entender los ataques del 11 de septiembre de 2001 y los vínculos entre los talibanes y Osama bin Laden. Rashid además es un agudo observador de los eventos en Medio Oriente. En conversación con La Tercera, analiza la creciente tensión en la región, luego de los ataques en Arabia Saudita el fin de semana y el creciente rol de Teherán.

Los ataques a la planta de Abqaiq y al yacimiento de Khurais, en Arabia Saudita pusieron de manifiesto la vulnerabilidad de estas instalaciones petroleras consideradas una suerte de joya de la corona para Riad, debido a que no es la primera vez que son atacadas. ¿Cómo evalúa esta situación?

Este es el evento más extraordinario, porque Arabia Saudita ha gastado más en su Ejército que cualquier otro país, con la excepción de Estados Unidos. Posee el sistema de defensa más sofisticado y tiene sistema de misiles. Todo esto les ha sido dado por los estadounidenses, precisamente para que no ocurra este tipo de eventos. Es impresionante que no sean capaces de defenderse a sí mismos. Habían 19 drones y ninguno de ellos fue derribado. Esto es muy preocupante para todos en la comunidad petrolera, en la comunidad geoestratégica. Si es tan fácil de perturbar todo en Arabia Saudita, la señal que están mandando es bastante terrible.

Tanto Estados Unidos como Arabia Saudita han apuntado a Irán como responsable de los ataques, mientras que los rebeldes yemeníes de los houtíes han reivindicado los atentados. ¿Cuál es su diagnóstico de lo que ha ocurrido?

No tengo idea quién está detrás de los ataques. Claramente, el conflicto en Medio Oriente ahora es entre los Estados árabes del Golfo e Irán. Ese conflicto se ha venido produciendo por muchos años y está adoptando muchas formas. Lo que vemos ahora es una señal que no solo se envía a los Estados del Golfo, sino que a Estados Unidos, porque un país que está profundamente afectado por la pérdida de los suministros de petróleo para sus aliados es Estados Unidos. Así es que, ciertamente, nos encontramos en un lugar oscuro que está en las manos de los iraníes, al margen de que estén involucrados o no. Son ellos los que toman la iniciativa, los que tienen ventaja. No sé lo que los sauditas pueden hacer a menos que estén preparados para provocar una guerra, que parece que no están muy preparados para pelearla.

Occidente siempre ha hablado de los peligros de la influencia de Irán en Medio Oriente. ¿Hay un peligro real?

Creo que la influencia que tiene Irán y los Estados del Golfo contra su propia gente, es muy peligrosa. El Golfo, los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita tienen planes ambiciosos para dominar el este de África y Medio Oriente. Eso, teniendo en cuenta que ni consideran a los palestinos. En el caso de Irán todos sabemos muy bien que tiene partidarios y bases en Líbano, en Irak y en Siria. Sí, la influencia de Irán es muy fuerte. Creo que el peligro es que Occidente está constantemente confiando en Irán y al mismo tiempo está respaldando políticas muy peligrosas de los Estados árabes, que son extremistas, que tienen poco respeto por los derechos humanos, como vimos en el caso del asesinato de Jamal Khashoggi. Uno tiene que aceptar el hecho de que la presión y el conflicto viene de dos fuentes, no solo de una.

Comenta