Al menos 24 muertos en un ataque contra iglesia protestante en Burkina Faso

Burkina Faso

Referencial. (Foto: Europa Press)

"El balance provisional deja 24 asesinados, incluido el pastor de una iglesia protestante. Igualmente, lamentamos 18 heridos y personas secuestradas", indicó el coronel Salfo Kabore.




Al menos 24 personas murieron y 18 resultaron heridas el domingo en un ataque contra una iglesia protestante en un pueblo del norte de Burkina Faso, anunció el lunes el gobernador de la región del Sahel.

"El balance provisional deja 24 asesinados, incluido el pastor de una iglesia protestante. Igualmente, lamentamos 18 heridos y personas secuestradas", indicó el coronel Salfo Kabore en un comunicado transmitido a la AFP.

Un balance anterior de fuentes de seguridad daba cuenta de al menos diez muertos en este presunto ataque yihadista, durante el culto dominical en el pueblo de Pansi, en la provincia de Yagha (noreste).

El domingo "un grupo armado terrorista" irrumpió en el pueblo y "atacó a la apacible población de la localidad", detalló.

"Los heridos fueron evacuados a Sebba y Dori para ser atendidos" y los fallecidos "enterrados el mismo día por los supervivientes, con la ayuda espontánea de los habitantes de pueblos vecinos", añadió el gobernador, que precisó que se estaba buscando a las personas secuestradas.

"Es difícil tener una idea de la situación pues los habitantes huyeron tras el ataque", declaró a la AFP un vecino contactado en Sebba, localidad cercana donde se refugiaron pobladores de Pansi.

"Incluso en Sebba hay una situación de psicosis porque terroristas mataron a cristianos y su pastor", agregó este habitante que quiso conservar el anonimato.

El 10 de febrero, un grupo de yihadistas irrumpió en Sebba y secuestró a siete personas en el domicilio de un pastor.

Tres días después, fueron halladas muertas cinco personas, entre ellas el pastor, y otras dos (mujeres) sanas y salvas, según el gobernador de la región del Sahel.

En un incidente separado el domingo, cinco soldados burkineses murieron cuando un artefacto artesanal explotó al paso de su vehículo en los alrededores de la provincia de Lorum, al norte del país, indicaron el lunes fuentes de seguridad.

Desde 2015, han dejado unos 750 muertos y 600.000 desplazados en este país fronterizo con Malí y Níger.

Según la ONU, 4.000 personas murieron en 2019 en ataques yihadistas en estos tres países.

Comenta