Alta participación marca consulta que definirá futuro político de Ecuador

Según el Consejo Nacional Electoral, el 74, 80% del padrón acudieron a votar. Los ecuatorianos respondieron siete preguntas. Cinco de ellas buscaban modificar la Constitución.


Los ecuatorianos acudieron ayer a las urnas para votar en una consulta popular convocada por el Presidente Lenín Moreno, que definirá el futuro político de su ex aliado, el ex mandatario Rafael Correa. Estaban convocados 13 millones ecuatoriano, de los cuales un 74,80% emitió su voto, según los datos del Consejo Nacional electoral. Una cifra similar a la segunda vuelta de las elecciones de 2017.

“Las decisiones que tomamos el día de hoy (ayer) van a ser trascendentales para el futuro del país, para que nuestros niños vivan protegidos, para que las personas corruptas no vuelvan a burlarse de nosotros (…) por el cuidado a la naturaleza, por la reactivación económica”, dijo Moreno tras votar en una universidad en el norte de Quito.

Las preguntas que tuvieron que responder los ecuatorianos eran siete: cinco buscaban modificar la Constitución y dos perseguían la reforma y derogación de leyes. Las que podrían afectar el texto constitucional plantean inhabilitar permanentemente de la política a los condenados por corrupción, terminar con la reelección indefinida, reestructurar el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, evitar que prescriban los delitos sexuales contra menores y adolescentes, y prohibir la minería en áreas protegidas.

Las otras dos buscaban reducir el área de explotación petrolera en el Parque Nacional Yasuní y derogar la ley orgánica para evitar la especulación sobre el valor de las tierras conocida como “ley de plusvalía”.

Si el mandatario – que fue vicepresidente de Correa entre 2007 y 2013- resulta vencedor, sobre todo en la pregunta que plantea la supresión de la reelección indefinida, Correa perderá la opción de recuperar el poder en las presidenciales de 2021. Cuando dejó el poder en mayo pasado, Correa dijo que se retiraba de la política activa y que se iba a vivir a Bélgica, donde reside. Sus partidarios, eso sí, lo veían como un serio candidato a las presidenciales de tres años más.

Por su parte, Moreno se convirtió tras llegar a la presidencia en mayo pasado en un feroz crítico de su antecesor, al que acusa de haber derrochado la renta petrolera y de haber liderado un gobierno corrupto.

Correa (2007-2017) acusa a Moreno de “traidor”, de haberse vendido a la oposición y que la “convocatoria a la consulta es inconstitucional”. “Estamos en un ambiente de locura, de insensatez, un gobierno absolutamente demagogo, populista. Por eso la pregunta dos la hacen retroactiva para que se cuente mi reelección del 2008 y no pueda volver a participar, porque saben que si me presento mañana les gano en una sola vuelta”, dijo el ex presidente en una entrevista ofrecida el sábado a La Tercera.

Ayer, el ex presidente se presentó ante una junta electoral en Guayaquil para obtener un certificado que justificara su ausencia en Bruselas, donde debía votar.

El presidente de la Asamblea Nacional (Parlamento) de Ecuador, José Serrano, adelantó ayer que se creará una comisión especial en el parlamento para implementar los cambios necesarios que se deriven de los resultados de la consulta popular y referéndum.

“En la Asamblea, dentro de la agenda legislativa, haremos también una pausa para incluir todos los temas concernientes a la consulta popular porque la implementación tiene que darse a través de las normas, a través de las reformas constitucionales, que ya tienen que quedar selladas en la Asamblea”, dijo.

Serrano, del movimiento oficialista Alianza País, señaló que para ello crearán una “comisión ocasional especial” integrada por nueve miembros de las diferentes bancadas, que “permita en los próximos treinta días trabajar en esa perspectiva”.

Recordó que en el proceso electoral de hoy hay enmiendas y reformas legales, por lo que apuntó que la “prioridad” en la Asamblea esta misma semana será conformar la comisión.

Según las principales encuestas, el “Sí”, promovido por Moreno también con el apoyo de los partidos opositores tradicionales, ganaría por una amplia mayoría, entre 72% y 84% de los votos.

Para el politólogo Simón Pachano, citado por AFP, “el margen (de victoria) es lo que hay que ver. Si Lenín Moreno obtiene un margen grande, él conseguiría el objetivo fundamental de la consulta que es legitimarse” en el cargo. “Todos los votos del ‘No’ serán de Rafael Correa. Supongamos que tenga un 40%, él puede reivindicar eso y decir somos la primera fuerza política del país”, agregó Pachano, catedrático de la Flacso de Quito.

Seguir leyendo