Alza en participación respecto de las primarias marcan legislativas claves para Fernández en Argentina

Ciudadanos argentinos hacen fila para votar en las elecciones legislativas de ayer. Foto: AFP

Al cierre de las urnas había votado un 71% del padrón electoral, cinco puntos porcentuales más que en las PASO de septiembre. Sin embargo, la prensa local destacó que participó menos gente que el promedio histórico.




Este domingo, 34 millones de argentinos estaban convocados a las urnas para renovar un tercio del Senado y la mitad de la Cámara de Diputados. Estas elecciones legislativas de medio término, vistas como una suerte de plebiscito al gobierno de Alberto Fernández, ya tuvieron una precuela en las primarias del 12 de septiembre. De repetirse los porcentajes en esta instancia, donde la oposición logró casi 10 puntos de ventaja, el oficialismo perdería el control del Congreso, condicionando así la segunda mitad de su mandato.

En el Senado, el oficialista Frente de Todos es la coalición que más escaños arriesga: 15, contra los nueve asientos de la derechista Juntos por el Cambio. De los 72 senadores que componen la Cámara Alta, 24 estaban en disputa en estos comicios, haciendo que un resultado demasiado favorable a la oposición fuera capaz de dar vuelta la correlación de fuerzas.

Después de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) y a raíz de la derrota del Frente de Todos, se abrió una profunda grieta entre la coalición oficialista, con dos bandos bien marcados: los kirchneristas de Cristina Fernández, y los leales al Presidente Alberto Fernández. Otro fracaso electoral, esta vez con entrega de escaños incluida, sería la puerta a una crisis dentro de la alianza de centroizquierda, según los analistas.

Argentinos haciendo fila para votar en las parlamentarias en Buenos Aires. Foto: AFP.

A las 15.00, la Cámara Nacional Electoral anunció que ya había votado más del 51% del padrón electoral, con lo que ya se había superado por cuatro puntos porcentuales la participación en las PASO a la misma hora. Ya al cierre de las urnas, más del 71% del padrón electoral había participado de los comicios. “Hemos terminado una muy buena jornada electoral, se votó en toda la Argentina”, dijo el ministro del Interior, Wado de Pedro.

Durante las primarias de septiembre, un 66,2% de los votantes posibles había asistido a las urnas, completando un total de 22,7 millones de argentinos. La participación en las PASO de 2019 alcanzó el 76,40%, mientras que las generales de ese año fue de 80,47%.

En ese sentido, el diario Clarín destacó que si bien votó más gente que en las PASO de septiembre, se trataba del menor porcentaje desde el retorno de la democracia, en 1983. La cifra más baja era la de 2003, cuando votó el 71,88% del padrón. Se sumaron dos millones de personas respecto de las primarias, indicó el periódico.

El Presidente Alberto Fernández, acompañado de su esposa, Fabiola Yáñez, arriban a su local de votación. Foto: AFP

Durante la mañana, el Presidente Alberto Fernández asistió a la Universidad Católica Argentina, en Puerto Madero, donde le correspondía sufragar. Entrevistado por la prensa, y sin quitarle la importancia a la ocasión, declaró: “Les pedimos a los argentinos que se expresen para que podamos construir el país que queremos. Hoy es una elección parlamentaria, nada más. Y mañana con toda la fuerza para seguir haciendo lo que tenemos que hacer para que el país esté de pie”.

Consultado por la fracturada relación que tendría con su compañera de fórmula, Cristina Fernández, el mandatario transandino aseguró que “el diálogo no es nuestro problema, no somos nosotros los que no tenemos diálogo, pero no puedo hablar mucho, porque estamos en veda. Esperamos que el día transcurra con tranquilidad. Hemos hablado con Cristina y estamos trabajando todos juntos”.

En tanto, la aludida vicepresidenta se restó de los comicios debido a una recomendación médica: se había operado a inicios de mes, recibiendo el alta el 6 de noviembre, por lo que se le solicitó no hacer el viaje de tres horas entre Buenos Aires y Río Gallegos que necesitaría para sufragar. A pesar de eso, siguió las elecciones en su departamento, en el barrio de Recoleta, en Buenos Aires.

El expresidente Mauricio Macri, acompañado de su esposa, Juliana Awada, luego de emitir su voto durante las elecciones legislativas en Buenos Aires. Foto: AP

Más entusiasta, el expresidente Mauricio Macri afirmó a la salida de su local de votación: “Espero que esto empiece una nueva era en la Argentina”. Alentado por un grupo de seguidores en una escuela del barrio de Palermo, el empresario aseguró que los próximos dos años “serán difíciles, pero desde Juntos por el Cambio vamos a estar acompañando para que la transición sea la mejor posible”.

A pesar de su optimismo por los resultados, el exmandatario no asistió al tradicional desayuno electoral de su coalición Juntos por el Cambio, al que sí concurrieron otros líderes de la oposición, como María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta.

Este último, una hora más tarde, en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, solo dejó palabras de buena crianza en vista de la veda política que impone la legislación argentina. “Esperamos que salga todo bien. Por las informaciones que nos llegan se desarrolla todo con normalidad. Está todo bien organizado y se espera que los resultados estén temprano”, comentó el alcalde de la ciudad de Buenos Aires.

A quien no le importó ni un poco la veda electoral fue al polémico economista Javier Milei, candidato a diputado de la ciudad de Buenos Aires. Además de gritar “viva la libertad” en la Universidad Tecnológica Nacional, el ultraderechista mostró su descontento tanto con el gobierno como con la oposición representada en Juntos por el Cambio. “Yo no dialogo con inmorales”, indicó, agregando que lo único que tenía en mente en ese momento eran los resultados.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.